La prefloración o fase de transición: todo lo que necesitas saber

Macfoto

Llamamos prefloración a la fase de transición de crecimiento a floración. Suele ser una fase corta, generalmente de 1-2 semanas, aunque depende en gran medida de la variedad cultivada, además de ciertas condiciones de cultivo de las que hablaremos más adelante.

En esta fase, las plantas que todavía no hayan mostrado su sexo lo mostrarán. Por lo tanto en prefloración y especialmente cuando se cultivan semillas regulares, conviene no perder de vista ninguna planta para retirar en cuanto sea posible los machos para evitar polinizaciones accidentales.

LA PREFLORACIÓN EN EXTERIOR

En exterior, la prefloración comienza una vez comienzan a reducirse las horas de luz. Ésto sucede pasado el solsticio de verano que en el hemisferio Norte es sobre el 21 de Junio. Las plantas reciben la señal de que deben comenzar la floración antes de que la llegada del otoño, con la bajada de temperaturas y las lluvias puedan poner en riesgo la cosecha. En exterior la bajada de luz es gradual, por lo que la fase de prefloración es más larga que en interior.

LA PREFLORACIÓN EN INTERIOR

En interior la prefloración comienza cuando se cambia el fotoperíodo de crecimiento a floración. Normalmente en crecimiento se emplea un fotoperíodo de mínimo 18 horas de luz, mientras que en floración debe ser de máximo 12 horas de luz, ya que de lo contrario las plantas podrían no florecer. Este cambio tan brusco de horas de luz hace que la fase de prefloración sea más corta que en exterior.

En interior además existe una relación entre este cambio brusco de horas de luz con un crecimiento intenso. Es habitual que prácticamente todas las variedades experimenten en la fase de prefloración un fuerte estiramiento de en ocasiones varios centímetros al día. Algunas variedades, especialmente las sativas e híbridos sativa, pueden llegar a multiplicar x3 o x4 su tamaño en tan sólo 7-10 días.

FACTORES QUE RETRASAN O ACELERAN LA FLORACIÓN

Además de la reducción del fotoperíodo, hay otros factores que influyen en la duración de la fase de transición. Desde las condiciones climáticas, hasta abonos, plagas u hongos. Por ejemplo los abonos de crecimiento ricos en nitrógeno hacen que esta fase sea más larga.

Aditivos que contengan vitaminas o aminoácidos, además de abonos de floración ricos en fósforo y potasio generalmente la acortan. También los suplementos con alto contenido en giberelinas, generalmente extractos de algas, aumentan la distancia de los internudos.

Fotoperíodos de luz más cortos de las 12 horas precisas para que una planta florezca, también aceleran la floración. Ésto es muy típico en cultivos en interior. Y especialmente en variedades sativas para evitar el estiramiento excesivo que ya comentamos anteriormente.

 

Más Artículos
¿Por qué usar en crecimiento un fotoperíodo 12/12?
>