La raíz de cannabis, valor terapéutico en alza

Macfoto

En la China antigua, se prestó especial atención en el uso de las raíces de cannabis. De hecho, en el Shennong Ben Cao Jin, antiguo libro chino sobre plantas medicinales, ya se mencionaba el uso de estas raíces para aliviar el dolor. Éstas se procesaban, secándolas y posteriormente trituarandolas hasta hacerlas polvo para mezclarlas con jugo de cáñamo.

Las raíces de cannabis se han usado a lo largo de la historia en muchas preparaciones caseras. Se han usado para combatir erupciones cutáneas. Mezcladas con las hojas de cannabis se hacían compresas para tratar la inflación de la piel. Tenían fama sus propiedades analgésicas para combatir las erupciones cutáneas y hemorroides.

Los chinos las usaban como un diurético e incluso para parar los sangrados durante el parto. En 2002, una investigación de Ethan Russo, afirmaba que “el jugo de cannabis tenía efectos beneficiosos en la detención de la placenta y la hemorragia posparto “.

Proceso de la raíz de cannabis

Secar y moler las raíces del cáñamo en un mortero. Posteriormente hervir las raices en agua y aceite para disolver los cannabinoides y terpenos . El líquido resultante se separa del agua y secongela, luego se mezcla con cera de abejas, para obtener una consistencia adecuada. Si le agrega una pimienta negra, el resultado es un remedio para la artritis o el dolor muscular .

También puede seguir las enseñanzas de la antigua medicina china y prepararse té regenerador. Limpiar a fondo las raíces, después cortarlas y desmenuzarlas hasta hacerlas polvo y secar completamente.. Cuando se quiera una taza de té, solo hay que hervir una pequeña cantidad de polvo en 1 litro de agua.

También se puede hervir el polvo con palitos de canela, anís y otras hierbas en una olla de barro durante 12 horas y colar el líquido. Dejar enfriar y beber. Si se vuelve a hervir de nuevo, se obtiene una sustancia oscura perfecta para las tinturas. También se usan las raíces como laxante, textos antiguos romanos documentan este dato.

En una tribu de pigmeos de la cuenca africana del Congo, los Aka,  se usa la raíz del cannabis como una forma de prevenir los parásitos intestinales.Además, a finales del siglo XVII en Indonesia se documentó el uso de la raíz de cannabis para el tratamiento de la gonorrea. Años más tarde, los colonos estadounidenses tomaron el relevo y comenzaron a usar las raíces de cannabis para tratar enfermedades venéreas.

¿La raíz del cannabis contra el cáncer?

En lugar de THC, que prácticamente no existe en las raíces, las propiedades curativas de las raíces están relacionadas con los terpenos que se producen en ellas. Un estudio realizado en 1971 reveló que las raíces contienen un grupo de compuestos químicos con propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y analgésicas. También sugirió que el etanol extraído de las raíces contenía friedelina, un antioxidante hepatoprotector que protege el hígado.

El más interesante, sin embargo, fue el descubrimiento de un compuesto conocido como epifriedelanol, que es un potente agente contra el cáncer. Las pruebas de laboratorio con una planta similar al cannabis , Phyllanthus watsonii, han demostrado que sus componentes inhiben efectivamente el crecimiento de las células de cáncer de colon.  El THC ofrece propiedades similares y que también conducen a la apoptosis de las células cancerosas en condiciones de laboratorio.

Además de friedelina y epifriedelanol, las raíces también contienen triterpenos pentacíclicos, un tipo de molécula soluble en grasa que se ha demostrado que causa la apoptosis en las células cancerosas. Las raíces de cannabis pueden ser un elemento importante en el tratamiento del cáncer.

Más Artículos
Estudio: personas con cáncer tienen más probabilidades de usar cannabis
>