La tierra de diatomeas en el cultivo de cannabis

Las diatomeas son microalgas unicelulares foto-sintetizadores y que forman parte del fitoplancton. Se encuentran en cualquier lugar con agua

Las diatomeas son microalgas unicelulares foto-sintetizadores y que forman parte del fitoplancton. Se encuentran en cualquier lugar con agua.

En ocasiones el cultivador de cannabis se encuentra con productos conocidos para un uso. Puede ser el caso de la ortiga, famosa como remedio natural contra determinadas plagas. Pero además es una gran fuente de nitrógeno cuando se usa como nutriente, o un gran aliado en la lucha contra algunos hongos. O también el neem, famoso sobretodo como preventivo de plagas e insecticida, pero además también previene determinados hongos y enfermedades, por no mencionar la gran cantidad de nutrientes que aporta a las plantas. Nuestro post de hoy lo dedicaremos a la tierra de diatomeas, conocido sobretodo por sus propiedades insecticidas.

Las diatomeas son microalgas unicelulares foto-sintetizadores y que forman parte del fitoplancton. Se encuentran en cualquier lugar con agua, sea agua salada o agua dulce, además de en tierras húmedas. Una de sus características es que se hallan rodeadas por una pared celular única hecha de dióxido de silicio hidratado. Esta pared celular llamada frústula, es lo que da origen a la tierra de diatomeas una vez las algas mueren y el contenido orgánico se descompone. La tierra de diatomeas queda depositado sobre el fondo marino o de acuíferos, formando grandes depósitos de un característico color blanco intenso.

Entre sus usos principales destaca el campo de la agricultura, pero también se emplea como medio de filtración de agua o filtraciones químicas, para estabilizar la nitroglicerina y formar con ella la dinamita, como agente abrasivo para el pulido de metales, en la fabricación de dentífricos o cremas exfoliantes, o también en la fabricación de biocombustibles. Es un material seguro y que no resulta tóxico, aprobado para la agricultura ecológica.

LA TIERRA DE DIATOMEAS COMO INSECTICIDA

Como decimos, la tierra de diatomeas es sobretodo conocida como insecticida. Se trata de un polvo blanco formado principalmente por cristales de silicio microscópicos, natural y totalmente seguro. Se emplea también para desparasitar mascotas, lo que nos puede dar una idea lo inocuo que llega a ser con personas y animales.

Actúa de dos modos. Por un lado los microcristales perforan el exoesqueleto de los insectos, provocándoles la muerte. Y por otro y gracias a su capacidad de absorción, provoca el desecamiento del insecto, produciéndole la muerte por deshidratación.

Es eficaz contra prácticamente todas las plagas. Desde pulgón o mosca blanca, hasta orugas en sus primeros estadios (incluso adultas), hormigas o insectos de suelo. Literalmente mata a cualquier insecto al que se le aplique, tanto malignos como beneficiosos.

LA TIERRA DE DIATOMEAS COMO FERTILIZANTE

Sin duda el silicio es el nutriente que más agradecerán las plantas durante el cultivo. Se trata del segundo elemento más abundante en la corteza terrestre. Diversos estudios han demostrado que plantas que presentan deficiencias de silicio tienden a ser más susceptibles a sufrir estrés término e hídrico. Además ayuda a incrementar el grosor y resistencia de tallos y ramas.

Pero además del silicio, contiene bario, calcio, cobalto, cobre, fósforo, hierro, magnesio, manganesio, potasio, sodio y zinc, entre otros. La tierra de diatomeas también es capaz de neutralizar elementos tóxicos y la acidez de la tierra, recuperar suelos sobreexplotados, de mejorar la retención del agua y la capacidad de almacenar y distribuir carbohidratos mediante una mejor fotosíntesis.

Más Artículos
Técnica de revegetación para plantas de cannabis
>