Las 6 reglas de oro para regar correctamente las plantas de cannabis

Si hay una tarea que repetitiva a lo largo de un cultivo de cannabis, ésa es el riego. En principio es una tarea sencilla

cannabis_en_exterior

Si hay una tarea que repetitiva a lo largo de un cultivo de cannabis, ésa es el riego. En principio es una tarea sencilla. O parece una tarea sencilla, ya que regar no es sólo echar agua a una planta cada determinado tiempo. Con unos buenos hábitos de riego, no nos aseguraremos el mejor de los cultivos, pero sí tendremos más probabilidades de conseguirla. No deja de ser uno de los muchos factores que a

DEJA REPOSAR SIEMPRE EL AGUA

Hoy en día prácticamente todas las aguas se someten a la cloración, un método eficaz para potabilizarla y eliminar los microorganismos que contiene. Aunque el cloro es un elemento que se degrada con unas horas de reposo, un agua clorada sin reposar puede matar los microorganismos beneficiosos que habitan en el sustrato. Un buen hábito es el de almacenar agua en cubos o bidones, y dejarla reposar unas 24 horas antes de regar con ella. Las plantas siempre lo agradecerán.

NO USES AGUA NI DEMASIADO FRÍA NI DEMASIADO CALIENTE

Un día de mucho calor, las plantas no agradecen un riego con agua fría. Los nutrientes se disolverán con más lentitud y las raíces tendrán más dificultades para asimilarlos. Además podría producirse un shock radicular y una transpiración intensa en las zonas aéreas. El agua demasiado caliente también es muy perjudicial, ya que aumenta la energía cinética de las moléculas, lo que a su vez produce un aumento en la velocidad de las reacciones químicas y podría producirse un colapso. La temperatura del agua de riego ideal es de unos 22-24º.

REGULA SIEMPRE EL PH

Todos los nutrientes necesarios para el desarrollo de la planta se encuentran disponibles cuando el rango del pH oscila entre 5.5 y 7.0. Ciertos nutrientes no son asimilables cuando el pH está por encima o debajo de este rango, lo que obliga a la planta a consumir los almacenados en las hojas. Cuando éstos se agoten, la planta empezará a mostrar signos de carencias. Tanto si se usa agua sola, como con abono, siempre se debe regular el pH para asegurarse de que todos los nutrientes están disponibles para su asimilación.

LOS RIEGOS SIEMPRE PAUSADOS

Es muy común que cuando la superficie del sustrato se seca, adquiera impermeabilidad. Y al regar, el agua se desliza directamente por los bordes de la maceta hasta el drenaje sin llegar siquiera a humedecer el sustrato. Ésto lleva a muchos cultivadores a pensar que han regado sus planta, cuando realmente las plantas no habrán recibido ni una gota de agua. Los riegos siempre deben ser pausados, añadiendo agua poco a poco y dejando que el sustrato la vaya absorbiendo lentamente.

El RIEGO NI EXCESIVO NI ESCASO

Las plantas de cannabis consumen gran cantidad de agua. Pero en cambio a sus raíces no les gusta la humedad constante. Se dificulta la oxigenación de las raíces y los hongos son más propensos a instalarse y atacar en esas condiciones. Y por supuesto, la falta de agua puede terminar con su vida en pocas horas. Cuando toque regar, empaparemos todo el sustrato hasta que comience a salir agua por el drenaje. Y no volveremos a regar hasta que los 2-3 primeros cm de la superficie del sustrato se hayan secado completamente.

RIEGA A LAS HORAS ADECUADAS

Una planta debe regarse cuando sea necesario, preferiblemente a primera hora de la mañana o al anochecer. Se debe evitar regar en horas de máxima calor, lo que sería un derroche innecesario de agua ya que mucha se evoporaría en contacto con el sustrato caliente. Regando en horas en las que el sustrato está más fresco, asegurará que las raíces reciben y asimilan la mayor parte del agua que usemos.

  • Llevo ya casi dos meses con un esqueje y no crece mas de unos 15 cm esta sano le echo fertilizantes sus oras de luz su ph todo oerfevto que ago la corto

  • Más Artículos
    ¿Qué beneficios tiene el fotoperíodo Reinhard Delp o 12+1?
    >