LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Las claves del éxito en la fase de crecimiento de las plantas...

Las claves del éxito en la fase de crecimiento de las plantas de cannabis

0 1.467 vistas

La fase de crecimiento o período vegetativo comienza una vez termina la fase de plántula. Sucede cuando las plantas ya cuentan con unos 3 nudos de altura y el grosor de su tallo supera el medio cm. Es ahora cuando las plantas comienzan a desarrollar fuertes raíces, hojas más grandes y a engordar el tallo. Ésta es una fase de gran importancia, y todos los cuidados empleados en la planta, se verán correspondidos con ejemplares saludables y en plena forma para cuando comience la fase de floración.

Para un buen crecimiento, las plantas no necesitan nada más que un buen sustrato y una buena agua de riego. El sustrato será el soporte para las raíces, que son las encargadas de absorber los nutrientes. Debería ser muy esponjoso, lo que garantizará una buena oxigenación, retención de líquidos y una fácil expansión de las raíces. Con un sistema radicular fuerte, más capacidad tendrán para asimilar nutrientes y por lo tanto las plantas crecerán más y mejor.

Siempre podremos favorecer un buen crecimiento de las raíces, además de con un sustrato de calidad, con algún producto específico como micorrizas, que son hongos beneficiosos que actúan en simbiosis con las raíces. Las plantas les proporcionan azucares y vitaminas que no pueden producir por ellos mismos, y los hongos proporcionan a la planta nutrientes minerales y agua. Se deben usar en las fases tempranas de crecimiento o en los trasplantes, siempre en contacto con las raíces.

Otros productos interesantes son las trichodermas, otro hongo beneficioso que actúa como antagonista de los hongos del suelo, como algunos hongos patógenos. Las trichodermas contribuyen a la protección de la planta de enfermedades del suelo. También las enzimas son muy útiles, ya que principalmente transforman las raíces muertas de la propia planta, en nutrientes fácilmente asimilables, reduciendo así el peligro de aparición de otros hongos patógenos.

Y cómo no, cualquier tipo de estimulador radicular, que pueden incluir micorrizas, trichodermas, enzimas, vitaminas, aminoácidos y/o una serie de nutrientes en cantidades específicas que promueven el desarrollo radicular.

No menos importantes son los nutrientes en la fase de crecimiento. Las plantas de cannabis consumen generalmente grandes cantidades de nutrientes, y conforme crecen, más nutrientes demandan. En esta fase se requieren grandes cantidades de nitrógeno. Usemos abonos líquidos o sólidos, debemos asegurarnos que sean apropiados para el crecimiento y contengan buenas dosis de este nutriente esencial, muy diferentes de los abonos para floración donde la demanda de determinados nutrientes es totalmente diferente.

Cuando se cuenta con un sustrato enriquecido, con buenas cantidades de humus de lombriz, no es necesarios usar ningún otro tipo de abono en unas 3-4 semanas. Si vamos realizando trasplantes cada vez a una maceta mayor, añadiendo siempre un sustrato enriquecido, prácticamente nos ahorraremos el tener que usar cualquier tipo de abono hasta que comience la fase de floración. Pero en cualquier caso es importante que nuestras plantas no pases necesidad de alimento, y en el momento que veamos alguna de las hojas más viejas amarillear, debemos aportar un abono nitrogenado.

El agua como no, es fundamental para no sólo que la planta viva, sino que se desarrolle sana. El cannabis consume grandes cantidades de agua, así que no debemos escatimar. Es importante regular siempre el pH en torno a 6-6.5, ya que de lo contrario no será capaz de asimilar los nutrientes disponibles en el sustrato. Si se usa agua de grifo, es importante dejarla reposar durante al menos 24 horas para que se degrade el cloro. Y también evitar usar aguas duras, aquellas que contienen excesivo calcio y magnesio y que puede causar un bloqueo de nutrientes.

A la hora de regar, se debe regar abundantemente, empapando completamente todo el sustrato. Y no debemos volver a regar hasta que se haya consumido gran parte del riego anterior. Ésto lo sabremos si al levantar la maceta del suelo, su peso es muy bajo. También podemos mirar si la capa superior del sustrato está seca, pero 2cm más abajo aún se mantiene húmeda.

Y para terminar, las plantas en exterior, cuanto más sol y horas de luz natural reciban, más crecerán. Las plantas no son alérgicas al sol y no les sienta mal. Si una planta al sol muestra signos de debilidad, puede deberse a varios motivos, como un sistema radicular débil. Siempre que no le falta agua, lógicamente.

NO COMMENTS

Leave a Reply

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 17 vistas
Sin lugar a dudas, la marihuana y todo lo relacionado se acerca más y más a Nueva York, la capital del mundo

0 56 vistas
El ex ministro de salud, Norman Lamb, pidió a los parlamentarios británicos que legalicen la posesión y el uso de cannabis en Gran Bretaña

0 27 vistas
Aurora Cannabis Inc., ha sido la seleccionada por el Ministerio de Salud luxemburgués para suministrar cannabis medicinal a Luxemburgo .

0 250 vistas
Quien tiene una buena planta madre, tiene un tesoro. Por un lado permitirá el cultivo de un número ilimitado de esquejes,