NEWS

Las Leyes de Mendel, principios básicos de genética

31 mayo, 2021, 9:00 AM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

En nuestro post de hoy os vamos a hablar de las Leyes de Mendel. Te ayudarán a comprender los fundamentos básicos de la genética, además de poder aplicarlos siempre con un sentido.

¿Quién fue Mendel?

Gregor Mendel es considerado el padre de la genética moderna. Junto a Charles Darwing, es uno de los nombres más importantes en la biología y que sentaron las bases de la biología moderna.

Aunque ambos fueron contemporáneos, los estudios sugieren que nunca se llegaron a conocer. Además, ninguno jamás tuvo constancia de los trabajos del otro.

Mientras Darwing, creador de El Origen de las Especies y que en su Teoría de la Evolución apoyaba la “pangénesis”, Mendel, un fraile agustino católico y naturalista, comenzó a interesarse por la herencia genética.

dg

La “pangénsesis” fue un concepto equivocado que proponía que las características de cada uno de los progenitores se fusionaban entre sí en la descendencia.

Por otro lado, Mendel, comenzó a trabajar con dos variedades de guisantes que cruzó durante generaciones, anotando minuciosamente los resultados obtenidos.

Varios años después, terminó desarrollando las que conocemos como Leyes de Mendel. Fueron publicadas en 1866 y en un principio fueron rechazadas y olvidadas.

No fue hasta 1900, cuando fueron redescubiertos por 3 científicos europeos que le dieron la importancia que se merecían, años después de la muerte de Mendel.

Sus años de estudio los resumió en 3 LEYES con las que es mucho más sencillo comprender que se puede esperar de cualquier cruce de dos variedades de marihuana que decidamos hacer.

PRIMERA DE LAS LEYES DE MENDEL: principio de uniformidad

Mendel tomó guisantes de color amarillos y unos menos habituales de color verdes, y comenzó a cruzarlos y a encontrarse ante la primera sorpresa.

Todos los guisantes que resultaron de este primer cruce salieron de color amarillo, y no de un color intermedio como intuía que sucedería.

Leyes de Mendel 1

Y resultó indiferente que el cruce fuese guisantes amarillos x guisantes verdes, o guisantes verdes x guisantes amarillos. El resultado siempre fueron guisantes de color amarillo en esta primera generación filial.

Con esto dedujo que el color amarillo se debía a un alelo dominante. Un alelo es cada una de las posibles variantes genéticas que determinan un carácter, que puede ser recesivo o dominante.

Así que en la primera de sus Leyes concluyó queal cruzar dos razas puras, la descendencia será uniforme y dominante”.

SEGUNDA DE LAS LEYES DE MENDEL: la segregación independiente de los caracteres

Mendel cruzó la primera generación filial de guisantes amarillos. Y observó que en la segunda generación, 1 de 4 guisantes salía de color verde.

Dedujo que en esta segunda generación aparecía el alelo recesivo de color verde y que en la primera generación permaneció oculto.

Descubrió lo mismo cuando cruzaba otros dos guisantes con dos alelos o más diferentes, como guisantes lisos con otros rugosos.

Leyes de Mendel 2

En la primera generación todos salían lisos. Pero en cambio, en la segunda generación 1 de cada 4 salía siempre rugoso.

Concluyó que el carácter hereditario que se transmite como una unidad que no se combina, se diluye o se pierde al pasar de una generación a otra, sólo se segrega o se separa“.

También que los dos genes que rigen cada carácter no se mezclan ni se fusionan, sino que se segregan a la hora de formarse los gametos, teniendo cada gameto uno y sólo uno de los alelos diferentes

TERCERA DE LAS LEYES: la distribución independiente o libre combinación de los caracteres

Mendel cruzó guisantes amarillos lisos, con guisantes verdes rugosos. Todos los guisantes de esta primera generación eran amarillos y lisos, cumpliéndose su primera ley.

Pero en cambio, en la segunda generación se encontró con 4 combinaciones distintas: de cada 16 guisantes, 9 eran amarillos lisos, 3 amarillos rugosos, 3 verdes lisos y 1 verde rugoso.

Leyes de Mendel 3

Esto también reforzaba su segunda ley, donde los caracteres son siempre independientes entre sí y no se mezclan ni desaparecen.

Concluyó que  “al cruzar varios caracteres, cada uno de ellos se transmite de manera independiente en proporciones de 9 (ambos caracteres dominantes) : 3 (uno dominante) : 3 (el otro dominante) : 1 (ambos caracteres recesivos) en la segunda generación filial”.

Las Leyes de Mendel y la crianza cannábica

Todo esto nos vale para entender por que al cruzar una variedad fotodependiente con una variedad autofloreciente, la primera generación resultante no es autofloreciente.

O al cruzar una variedad de flor verde con una variedad de flor morada, la primera generación puede que no produzca flores moradas.

En cualquiera de los dos casos anteriores, los genes recesivos hacen que ciertas características no se expresen en la primera generación, sino en las siguientes.

Se tendrían que cruzar dos variedades de la primera generación, para en las siguientes generaciones obtener plantas autoflorecientes en un caso, o de flor morada en el otro.

Lo mismo ocurre con el aroma, sabor, producción… puede que haya que recurrir a siguientes generaciones para que esas características que buscamos se expresen.

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular