Los 5 consejos más importantes para la fase de floración

Poco a poco las plantas de cannabis de exterior se acercan a su momento álgido y comenzarán la fase de floración.

Macfoto

Poco a poco las plantas de cannabis de exterior se acercan a su momento álgido y comenzarán la fase de floración. Si a estas alturas hemos hecho todo como deberíamos, a estas alturas tendremos las plantas mejor preparadas para en inicio de esta nueva fase de fructificación. Pero no debemos despistarnos ni pensar que ya está todo hecho, ya que en las siguientes semanas nos jugaremos la cosecha.

Contaminación lumínica

La contaminación lumínica es causada principalmente por las farolas y cualquier otro tipo de iluminación exterior que en una intensidad elevada, puede hacer que las plantas retrasen o no inicien la floración. También es un factor de estrés importante ante el que las plantas hembra pueden reaccionar produciendo flores macho. Además las plantas genéticamente débiles como las que tienen algún gen hermafrodita, tendrán más tendencia a mostrar este rasgo. Es algo muy común por ejemplo en sativas africanas o tailandesas.

Para saber si la contaminación lumínica, probaremos a intentar leer la letra grande de una revista o periódico. Si somos capaces, es que entonces debemos tomar medidas. Solucionar ésto puede ser fácil si usamos una malla de sombreado o tenemos la posibilidad de mover las plantas de sitio.

Cuidado con los potenciadores de floración

Los potenciadores de floración son generalmente suplementos con una alta concentración de nutrientes, especialmente fósforo y potasio. Usarlos se puede considerar imprescindibles para aumentar la cantidad y calidad de cosecha, ya que se trata de dos nutrientes que la planta demanda en altas cantidades. Se debe evitar comenzar con dosis muy elevadas. Una sobrefertilización a estas alturas dejará las plantas dañadas e irrecuperables. Siempre se debe empezar por una dosis mínima, subiendo paulatinamente hasta las dosis que sugiere el fabricante.

Las orugas

Éstas son fechas de máxima actividad para mariposas diurnas y nocturnas. Las plantas de cannabis son uno de los lugares preferidos para hacer las puestas de huevos. Una vez nacen las larvas, comienzan a comerse las hojas con un apetito voraz. El mayor daño lo producen cuando deciden introducirse en los cogollos, donde se sienten protegidos y la comida abunda, ya que comenzarán a comerse literalmente los cogollos desde su interior.

Los excrementos de las orugas además producen el hongo botritis, que pudrirá los cogollos dejándolos inservibles. Las revisiones periódicas ayudarán a detectar tanto huevos, como pequeñas orugas. Conviene también abrir ligeramente algunos cogollos y comprobar que en su interior no haya alguno de estos indeseables visitantes.

Regula el pH

Regular el pH es imprescindible para que la planta pueda asimilar correctamente los nutrientes del suelo. Y especialmente cuando se cultiva en maceta. En floración el pH debe ser ligeramente ácido, en torno a 6.5. Para conocer estos valores, un simple medidor de pH reactivo es suficiente. No son los más exactos, pero si evitarán regar continuamente nuestras plantas con un pH o muy bajo o muy alto, algo que afectará sin duda a la producción final.

Los excesos de humedad

En la fase de floración, los excesos de humedad son perjudiciales. La suma de humedad y temperaturas elevadas, son una invitación para que todo tipo de hongo ataque nuestros cultivos. Desde oídio, que es como un polvillo blanco sobre las hojas, hasta botrytis o el temido fusarium, capaz de matar una planta en muy poco tiempo.

No podremos controlar el clima de nuestra zona, pero sí podemos con nuestros hábitos evitar que en gran medida el cultivo se vea atacado por los hongos. No riegues en horas de máximo sol ni al atardecer, hazlo siempre a primera hora del día siempre que sea posible. Y si es necesario, usa algún fungicida preventivo que evitará males mayores.

Más Artículos
Variedades de leyenda: la historia de la Bubblegum
>