Los hongos micorrizas en el cultivo de cannabis

Cuando se habla de cultivo orgánico de cannabis, pocos productos resultan tan interesantes como las micorrizas.

Cuando se habla de cultivo orgánico de cannabis, pocos productos resultan tan interesantes como las micorrizas. Micorriza es una palabra de origen griego que se usa para definir la simbiosis entre un hongo y la raíz de una planta (mycos = hongo y rhizos = raíz). Y en dicha actividad simbiótica, tanto el hongo como la raíz obtienen beneficios. Por un lado el hongo suministra agua y nutrientes a la planta, y la planta suministra al hongo vitaminas e hidratos de carbono que por sí mismo no puede producir al no realizar la fotosíntesis.

Es una relación tan común, que se estima que existe en aproximadamente el 90-95% de las familias de plantas terrestres. Muchas plantas tendrían muy complicado sobrevivir en determinados climas sin hongos micorrizas, que entre otros, les aportará mayor resistencia a plagas, sequía, exceso o humedad baja…  La mayor parte de las 5.000 especies de hongos identificadas en las micorrizas pertenece a la división Basidiomycota. Menos numerosos son los de la división Ascomycota. Y la tercera división Glomeromycota la forman un grupo cuyos integrantes mueren cuando no hay presencia de raíces.

¿CÓMO ACTÚAN LAS MICORRIZAS?

La asociación simbiótica se establece entre las raíces de plantas y las hifas de hongos de cualquiera de las divisiones antes mencionadas. Al comienzo de la colonización, el hongo forma un manto de hifas que rodean el ápice de la raíz. A continuación, otras hifas penetranlas células radiculares formando la conocida como red de Hartig. Aquí es donde se lleva a cabo tanto el intercambio de nutrientes, como de minerales y agua. El hongo absorbe agua y minerales que luego transloca hacia la planta y en retorno la planta le provee azúcares y otros productos derivados de la fotosíntesis al hongo.

MEJORA LA ASIMILACIÓN DE NUTRIENTES

La principal función de la micorriza es la de aumentar el suelo explorado para una mejor utilización de los nutrientes disponibles, y favorecer después su asimilación. Las hifas de los hongos micorrizas que se extienden de la raíz son capaces de absorber y posteriormente transportar fosfatos desde el suelo a la raíz de la planta. La superficie de absorción ofrecida alrededor de las raíces micorrizadas permite que la planta pueda aprovechar este fosfato. Además también se incrementa la asimilación de otros nutrientes como cobre, zinc, manganeso, calcio, magnesio y nitrógeno, lo que se refleja en un incremento del crecimiento y floración.

MEJORA LA RESISTENCIA A SEQUÍAS

Otro de los motivos de usar micorrizas, es el aumento de la resistencia de la planta en condiciones ambientales adversas, especialmente en climas cálidos y suelos secos. En las plantas que existe esta simbiósis, se ha demostrado que son capaces de almacenar mejor el agua, por consiguiente requiere menos agua. Los hongos micorrizas crean unas estructuras que almacenamiento agua en el interior de las raíces. Los filamentos microscópicos de estos hongos beneficiosos retienen el agua, actuando como pequeñas reservas que la planta asimila cuando realmente lo necesita.

CONTROL DE PATÓGENOS

Aunque todavía faltan estudios al respecto, algunos de ellos bastante recientes aseguran que las plantas con micorrizas reciben mayor protección contra patógenos que afectan a las raíces. La micorriza crea una barrera que hace imposible que algunos patógenos puedan penetrar en las raíces. Hay pocos estudios al respecto de enfermedades sobre tallos y hojas, pero, en general, las plantas micorrizadas son menos susceptibles que las no micorrizadas.

Más Artículos
¿Cómo afecta las aguas duras y aguas blandas al cultivo de cannabis?
>