¿Macho o hembra? Aprende a diferenciar el sexo de las plantas

Al ser una especie dioica y a no ser que partamos de semillas feminizadas, nos encontraremos con ejemplares macho y hembra

La marihuana es una especie dioica, es decir que existen ejemplares macho y hembra. A no ser que el fin del cultivo sea la crianza, tan sólo serán de interés las plantas femeninas. Estas son las que producen los cogollos cargados de tricomas, donde se encuentran la mayor cantidad de cannabinoides, terpenos y flavonoides de la planta.

Si no se tiene en mente realizar una polinización para conseguir algunas semillas, una planta macho siempre es un peligro. El polen de sus flores puede recorrer varios kilómetros transportado por el aire. Y en su camino polinizará cualquier planta hembra que se encuentre.

Así que no es sólo un peligro para el propio cultivador que tenga un macho cerca de sus plantas hembra, sino para todos los cultivadores en un radio de varios kilómetros a la redonda. Lo que podría parecer la mejor de las cosechas, puede convertirse en la peor a causa de las semillas producidas por una polinización accidental.

Así que aún siendo la única planta con la que se cuente, se debe cortar y tirar en cuanto se detecte para no perjudicar a posibles cultivadores cercanos. Es algo así como una ley no escrita que debería conocer todo cultivador: no desees para otro lo que no desees para ti mismo. Y nadie desea cogollos con semillas.

DIFERENCIAS ENTRE MACHO Y HEMBRA

Durante la fase de crecimiento es imposible determinar si una planta es macho o hembra. Morfológicamente las diferencias llegan a ser tan pocas, que no son suficientes para distinguirlas. Los machos suelen ser más altos con el fin de que al abrir sus flores y expulsar el polen, éste caiga sobre las hembras que suelen ser más bajas.

Pero también es posible que una hembra posea un fenotipo diferente de otras y tenga un crecimiento mayor, por lo que la altura en principio no es indicativo de si una planta es macho o hembra. Ni lo son tampoco el tamaño de sus hojas, la distancia internodal o el olor.

La única forma de distinguirlas, será cuando comiencen a aparecer las preflores. Esto puede suceder una vez la planta alcanza la edad sexual adulta (a partir de la 4ª-5ª semana de crecimiento), o una vez que las plantas entran en fase de floración. Y debemos siempre buscar las preflores que nacen de los nudos superiores de la planta.

PLANTAS DE MARIHUANA HEMBRA

Las preflores de una planta de marihuana hembra tiene forma de gota de agua, estrechas en la punta y más gordas en su unión con el nudo. De cada preflor hembra, sobresalen dos pelitos blancos y largos llamados pistilos. En floración, los cálices se agrupan y sobreponen formando los cogollos. Las preflores hembra comienzan a desarrollar tricomas aún estando la planta en fase de crecimiento.

¿Macho o hembra? Aprende a diferenciar el sexo de las plantas

PLANTAS DE MARIHUANA MACHO

Las preflores masculinas en cambio tienen forma de una pica de la baraja de cartas francesa, más redondas que las preflores de una hembra. Pueden nacer de manera individual o formando racimos. Cuando pasen los días, estas flores abrirán dejando a la vista normalmente 5 sépalos y otros tantos saquitos de polen o estambres. Desde la aparición de las primeras preflores macho hasta que los estambre comiencen a desprender el polen no hay muchos días de diferencia.

¿Macho o hembra? Aprende a diferenciar el sexo de las plantas

PLANTAS DE MARIHUANA HERMAFRODITA

Pese a ser una especie dioica, puede darse el caso de alguna planta monoica. Es decir que la misma planta puede poseer los dos sexos. Y no tienen nada que ver con una hembra que sometida a algún tipo de estrés pueda llegar a producir alguna flor macho y que en cierto modo se puede llegar a solucionar mejorando las condiciones de cultivo.

¿Macho o hembra? Aprende a diferenciar el sexo de las plantas

Una planta hermafrodita es hermafrodita por cuestiones hereditarias y a causa de uno de sus progenitores del que heredó ese gen. Si bien es cierto que en situaciones de estrés no suele tardar en expresar el gen hermafrodita, puede darse el caso de llegar a cosecharla sin que lo muestre aunque no es lo más habitual.

¿QUÉ SE DEBE HACER CON LAS PLANTAS MACHO Y HERMAFRODITAS?

Como hemos comentado, a no ser que se quiera aprovechar la ocasión para polinizar algunos cogollos de una hembra para conseguir unas pocas semillas para futuros cultivos, una planta macho debe cortarse en cuanto se tenga claro su sexo. Y siempre será mejor hacerlo en la fase de crecimiento, que en la de floración por el riesgo de una polinización accidental.

En cuanto a las hermafroditas, no interesan ni para la crianza, pues su descendencia tiene grandes posibilidades de heredar el gen hermafrodita. Lo mejor es cortarlas en cuanto se detecten, cosa que a menudo sucede en la fase de floración. No merecerá la pena mantenerla aunque la planta cuente ya con cogollos de buen calibre. El riesgo de que esos cogollos terminen polinizados es muy alto.

En ambos caso la mejor opción es o hacer compost con las plantas macho y hermafroditas, o meterlas en una bolsa de plástico y tirarlas al contenedor. Y siempre con mucho cuidado, no vaya a ser que alguna flor macho esté por abrir y con el movimiento lo haga y esparza su polen en tu cultivo de plantas hembra.

 

  • Más Artículos
    pecho
    Fumar en tu cuarto
    >