Maple Leaf de Sensi Seeds, una variedad muy deliciosa

Maple Leaf de Sensi Seeds es una de las variedades de Sensi Seeds más deliciosas y una de las grandes desconocidas de muchos cultivadores, pese a llevar muchos años en su catálogo y que sus orígenes se remontan a la finales de la década de los 70, antes de que comenzase la invasión soviética a Afganistán y cuando se consiguieron sacar del país unas pocas variedades de cannabis que de otro modo se perderían para siempre, como ha sucedido con más del 80% de las landraces afganas.

Algunas de estas semillas consiguieron llegar a Estados Unidos, donde se comenzaron a hacer programas de cría. Uno de ellos en especial fue en el que se dio a conocer la genética Northern Lights, con 3 plantas destacando en esa selección que se etiquetaron como Northen Light#1, Northen Light#2 y Northern Light#5, introducidas después en Holanda gracias a Neville Schoenmakers, también el responsable de ofrecer al cultivador esta maravilla de planta y desarrollando nuevos híbridos en su banco The Seed Bank.

Tras la fusión de The Seeds Bank y de Sensi Seeds Club nació Sensi Seeds tal y como lo conocemos hoy en día, donde uno de los primeros trabajos fue con la línea original Northen Lights y en concreto un híbrido Northern Lights#1/Northern Lights#2 llamado Ortega, y que se pasaría a llamar finalmente Maple Leaf índica. Tanto NL#1 como NL#5 fueron muy importantes para el desarrollo de otras nuevas variedades de Sensi como NL#5xHaze o la legendaria Jack Herer, una de las 10 mejores plantas de toda la historia.

Maple Leaf es una típica planta afgana, compacta y pegajosa, famosas por producir el hachís más delicioso y apreciado del mundo. No en vano sus padres provienen de Mazar-i-Sharif, cuna de las mejores hash plant o plantas de hachís situado en frontera norte de Afganistán, donde debido a la proximidad de la antigua URSS lo hizo un lugar vulnerable y fue una de las primeras zonas afectadas por la invasión. Es una planta fácil de cultivar y se adapta a los terrenos más complicados. En interior es de las variedades que no complican el cultivo, de crecimiento contenido y rendimiento elevado.

Prefiere los climas soleados como el mediterráneo, aunque dada su rapidez de floración es apropiada también para zonas de veranos cortos y donde las primeras lluvias se adelantan a finales de verano. En zonas húmedas, sus grandes y compactos cogollos pueden ser caldo de cultivo del hongo botrytis, nunca es mala idea realizar una poda apical para reducir el tamaño de una única gran cola central a cambio de más cogollos secundarios de un tamaño mayor.

En interior es perfecta para cultivos en SOG, siendo semillas regulares siempre conviene asegurar un esqueje de cada planta y quedarse con el mejor de ellos, será sin duda una madre que se disfrutará durante años. Desde el cambio de fotoperíodo a floración, tarda de 45 a 50 días en completar el ciclo, con unos cogollos completamente blancos por la cantidad de resina que llegan a acumular, y con una relación cáliz/hoja muy baja. Los cogollos superiores apenas requieren manicura, algo que siempre se agradece.

Los aromas y sabores son espectaculares, como a suave sirope cítrico y un inconfundible toque a hash afgano. En extracciones de resina es un auténtico filón tanto por rendimiento como por textura y sabor, sin duda de las mejores en este aspecto de todo el catálogo de Sensi Seeds. Los efectos son muy potentes y narcóticos, siempre con el punto de positividad típico de las genéticas afganas. Un monstruo resinoso por el que parece que no pasan los años.

 

Más Artículos
¿Por qué son tan importantes los trasplantes en cultivos de cannabis?
>