Más trabajo gracias al cannabis en Puerto Rico

El cannabis medicinal, legal en Puerto Rico, continúa su irrefrenable carrera de expansión y beneficia a los usuarios recreativos, al punto que la propia policía de la isla que es un estado agregado a Estados Unidos ha decidido ablandarse en la persecución a todo aquel que tuviera en su poder, para consumo propio, una onza (28,35 gramos) o menos de cannabis y/o cualquiera de sus derivados o parafernalia.

“Los gobiernos municipales tienen cada vez menos recursos. Hay situaciones mucho más graves que la posesión de un cigarrillo de marihuana. Por eso, la Policía Municipal tiene que dedicarse a asuntos más serios y no a cosas irrelevantes”, explicó el presidente de la Legislatura de San Juan de Puerto Rico, Marco Antonio Rigau. 

Pero, claro, la expansión genera demanda y como el número de pacientes que usan cannabis medicinal para manejar sus dolores y afecciones sigue en aumento, a la par, se produce la apertura de nuevos establecimientos de cannabis que además traen nuevas ofertas de empleo a miles de puertorriqueños.

“La industria se está moviendo a paso acelerado. A poco menos de dos semanas de haber comenzado el 2019 ya tenemos nuestros próximos cursos del mes de enero casi vendidos. Los ciudadanos se están educando y mientras más se educan más seguros se sienten de los beneficios de la planta y eso genera mayor interés en las certificaciones”, explicó el presidente de Puerto Rico Legal Marihuana –PRLM-, Goodwin Aldarondo.

Apertura de 250 establecimientos relacionados con el cannabis

El hombre explicó que se estima que en los próximos seis meses comenzarán a operar 250 nuevos establecimientos. Esto ha provocado un aumento en la demanda por las certificaciones o cursos que requiere el Departamento de Salud a toda persona que interesa trabajar en la Industria de Cannabis Medicinal.

Según adelantó, los cursos comenzarán este 26 y 27 de enero y se extenderán por los próximos cuatro meses alrededor de la isla. Los mismos abarcarán temas relacionados al aspecto médico, legal, científico e histórico a nivel mundial del cannabis medicinal. También se les capacitará acerca de los métodos de cultivo, la preservación del producto, su empaque y el equipo necesario, así como la trayectoria económica del cannabis y los retos que enfrenta la industria por la temperatura, el costo de vida y la población de Puerto Rico. 

Los talleres de capacitación, que garantiza otra expansión -tal vez la más importante-, la de las conciencias, se estarán ofreciendo en San Juan, Mayagüez, Ponce, Arecibo y Fajardo y tienen una duración de entre tres y seis horas, dependiendo del curso. El Reglamento 9038 establece que los cursos de licencia ocupacional y técnico de dispensario tienen como requisito una duración de seis horas y los cursos de las buenas prácticas agrícolas y de manufactura dos horas.

3000 empleos directos y 5.000 indirectos

Las autoridades boricuas estiman que la apertura de los nuevos establecimientos, que comenzarán a operar en los próximos meses, generarán 3.000 empleos directos y 5.000 indirectos. Cada taller será dictado por expertos y profesionales en el campo de la medicina, leyes y regulaciones y el derecho.

“Estamos más que satisfechos con el avance que la industria mostró el pasado año. Las tendencias y las expectativas para este 2019 están enmarcadas en la salud de los pacientes y el desarrollo económico de Puerto Rico, por eso estoy seguro que el cannabis seguirá ganando terreno”, concluyó Goodwin Aldarondo.

Por Rama

Más Artículos
Suecia, fondo del Gobierno invierte en acciones de cannabis
>