Minadores en el cultivo: detección, control y tratamiento

Continuamos con nuestros post dedicados a las plagas más típicas que pueden afectar a un cultivo de cannabis en exterior, y en esta ocasión le toca el turno al minador de la hoja

Foto: La Huerta Grow Shop

Continuamos con nuestros post dedicados a las plagas más típicas que pueden afectar a un cultivo de cannabis en exterior, y en esta ocasión le toca el turno al minador de la hoja. Se trata de una de las plagas más comunes, fáciles de identificar, y difíciles de prevenir y tratar. Pero afortunadamente no es una plaga que cause grandes daños como veremos.

¿QUE SON LOS MINADORES DE LA HOJA?

Los minadores es el nombre con el que se conocen a las larvas de algunos insectos que viven en el interior del tejido de las hojas. La gran mayoría de estos insectos son generalmente de lepidópteros (mariposas y polillas) y dípteros (moscas, mosquitos, tábanos…). También algunos escarabajos y avispas muestran este comportamiento. Pero aún siendo los insectos tan diferentes, los daños con prácticamente los mismos.

Durante los meses de primavera y verano, las hembras del minador depositan sus huevos en el tejido interno de las hojas, donde se encuentran a salvo del ataque de cualquier depredador. El ciclo biológico depende mucho de la especie y puede atravesar varios estadios antes de adulto. Pero realmente el problema para el cultivador como decimos son las larvas.

Una vez los huevos eclosionan, la larva comienza selectivamente a comer tan solo las capas que tienen la menor cantidad de celulosa. Ésto la obliga a ir desplazándose siempre en el interior de la hoja, haciendo minas (de ahí su nombre). Éstas generalmente son irregulares y de un color claro, como si hiciésemos con un rotulador un garabato en la hoja. Estas minas se pueden extender por gran parte de la hoja.

Cuando llega el momento, la larva del minador se transforma en pupa. En este nuevo estadio, deja de alimentarse de la planta. Dependiendo del insecto, puede permanecer en la hoja o dejarse caer el suelo para completar el estadio. Tras unos días, un insecto adulto emergerá y comenzará su nueva vida, posiblemente sin causar más daños a nuestras plantas al ser insectos voladores que recorren grandes distancias.

DAÑOS

Los daños no son muy graves, ya que realmente es extraño que afecten a una gran cantidad de hojas. Además una larva siempre permanece en la misma hoja. Las minas que producen causan necrosis y a la larga reduce la capacidad fotosintética de esa hoja. Aunque en una planta con cientos o miles de hojas, ésto resulta insignificante. Cuando se trata de plantas pequeñas, sí que puede llegar a frenar su crecimiento.

CONTROL Y TRATAMIENTO

Como decíamos al principios no es una plaga fácil de prevenir, ya que el insecto adulto no permanece en la planta ni se alimenta de ella. Además el huevo en el interior de la hoja estará protegido contra insecticidas de contacto. Hasta que el huevo eclosione y la larva comience a alimentarse, será prácticamente imposible detectar su presencia.

Una vez veamos las típicas minas en alguna hojas, será muy sencillo localizar la larva en alguno de sus extremos, si es que no ha completado ya su ciclo y no se encuentra en la planta. En caso de que la larva aún se encuentre en la hoja, simplemente podemos apretar con los dedos para matarla sin tener que recurrir a ningún insecticida.

En el caso de recurrir a algún insecticida, éste debe ser sistémico, ya que penetrará en el organismo  siempre será mejor uno sistémico. Éstos penetran hasta los tejidos tejidos y a través de ellos, distribuyéndose por todas sus partes. Por ejemplo el aceite de Neem usado en riego, hace que la savia posea un gusto amargo, nada agradable para quien se alimente de ellas.

 

Más Artículos
Consejos para evitar que los hongos ataquen un cultivo interior
>