No seas como éstos y cultiva con discreción

Cuando se cultiva cannabis, lo que el cultivador busca tanto en interior como en exterior es una máxima discreción.

cannabis_en_exterior

Cuando se cultiva cannabis, lo que el cultivador busca tanto en interior como en exterior es una máxima discreción. Cuantas menos personas sepan que cultivamos, o si incluso no lo sabe nadie, mejor qué mejor. Pero no siempre lo que en principio parece ser el mejor lugar, lo termina siendo. Es el caso de estos 7 cultivos descubiertos por las autoridades de diferentes países.

A dos cultivadores de Carolina del Norte, Estados Unidos, les pareció una brillante idea aprovechar un autobús escolar para sus plantas. Tras comprarlo en un desguace y transportarlo a su propiedad, contrataron los servicios de una excavadora para hacer un gran agujero donde meterlo y enterrarlo, a modo de cuarto de cultivo subterráneo. Nada llamó la atención de los vecinos ni autoridades, hasta que a uno de ellos lo sorprendieron vendiendo la hierba.

El propietario de un Pub inglés en Birmingham, en vista de la poca clientela femenina que frecuentaba su negocio, se le ocurrió aprovechar el poco usado baño de mujeres para montar un cultivo interior. La policía lo descubrió e incautó un total de 110 plantas con una producción estimada de 6800 euros en el mercado negro.

La Guardia di Finanza italiana, cuyas competencias son el contrabando y el tráfico internacional de droga entre muchas otras, descubrió en 2002 en una sección de un túnel de metro abandonada construida durante la dictadura de Mussolini, cerca de la estación Roma Casilina, un cultivo de cannabis. El fuerte olor de éstas en floración alertó a las autoridades; los que se encontraron una superficie de cultivo de casi 4000 m2 con cientos de plantas.

Y, más casos…

En la localidad de Bullas, provincia de Murcia en España, en el año 2016 la Guardia Civil descubrió en una chalet una piscina un tanto singular desde un helicóptero. Al investigar más, se encontraron una gran plantación de cannabis con casi 350 plantas cubiertas con una lona, además de dos kilos y medio de hierba lista para su venta en el tinterior de la vivienda. Detuvieron a tres ingleses acusados de tráfico y cultivo ilegal.

También en España, en este caso en Laguna de Duero, en la provincia española de Valladolid, en el año 2008 la Guardia Civil descubrió un pequeño cultivo de 4 plantas en un lugar poco frecuentado del cementerio de la localidad. Tras unas leves pesquisas, dieron con el culpable. Como si de una película de asesinatos se tratase, fue el jardinero. Que a su vez también era el enterrador. Se imputó un delito contra la salud pública.

Uno de los casos más simpáticos de cultivos descubiertos por agentes de la ley tuvo lugar en Haarlem, localidad cercana a Amsterdam. Un ático de una vivienda en primer lugar parece un lugar perfecto para unas plantas de cannabis. Con lo que no contaban los propietarios, es que tras una nevada y debido al calor generado por la iluminación, la nieve se derritiese única y sospechosamente en esa vivienda y no en las adosadas. Fue la propia Policía la que en sus redes sociales compartió la simpática foto.

En la ciudad de Plymouth, en el condado de Devon, Inglaterra, a dos hombres les pareció la mejor idea usar la cuarta planta de un edificio abandonado para cultivar cannabis. La presencia de una comisaría de policía en la acera de enfrente hizo que su brillante idea se quedase en nada. Fueron descubiertos, incautaron un total de 146 euros y cogollos listos para vender por un valor en torno a 30000 libras esterlinas.

Más Artículos
Mosca blanca: detección, control y tratamiento
>