Nutrición vegetal: macronutrientes, nutrientes secundarios y micronutrientes

Las plantas para su desarrollo precisan 16 nutrientes esenciales. De estos 16 nutrientes, tres de ellos son absorbidos de la atmósfera o del agua

nutrientes
Macfoto

Las plantas para su desarrollo precisan 16 nutrientes esenciales. De estos 16 nutrientes, tres de ellos son absorbidos de la atmósfera o del agua. Son el oxígeno, el hidrógeno y el carbono. Los otros 13 nutrientes restantes, se clasifican no por su importancia, ya que todos y cada uno de ellos son igual de importantes, sino por su demanda. Así nos encontramos con los macronutrientes, que se requieren en cantidades relativamente grandes. Los nutrientes secundarios, que se requieren en menores cantidades. Y finalmente los micronutrientes u oligoelementos, que se requieren en  muy pequeñas cantidades.

Además, en una segunda clasificación, los nutrientes pueden ser móviles o inmóviles. Los móviles son los que se la planta puede traslocar o trasladar de un lugar de la planta a otro en caso de deficiencia. Los inmóviles por otro lado, permanecen fijos en toda la planta y en caso de deficiencia, la planta no los puede traslocar. Es por ello que las carencias de nutrientes móviles se localizan generalmente en las hojas viejas, ya que de ahí son transportados a las zonas de crecimiento. Y las carencias de nutrientes inmóviles se localizan en las zonas de crecimiento.

LOS MACRONUTRIENTES

Nitrógeno: es un nutriente móvil y el que más demandan las plantas durante la fase de crecimiento. Es esencial para la formación de nuevos tejidos, ya que regula la producción de proteínas y es fundamental en el crecimiento de hojas y tallos. Las carencias de nitrógeno se manifiestan muy rápidamente, causando el típico amarilleamiento de las hojas.

Fósforo: es un nutriente móvil y empleado por la planta en la formación de flores y raíces, además de en la transferencia de energía solar a compuestos químicos. Es fundamente especialmente en las primeras fases de crecimiento, además de por supuesto en la formación de los cogollos.

Potasio: es otro nutriente móvil, esencia para que la planta consiga absorber el agua del suelo para asimilarla mediante un proceso de osmosis. Sin el potasio la planta no podría absorber todos los demás nutrientes. También esencial tanto para la producción de azúcares y almidones, como para la división celular.

LOS NUTRIENTES SECUNDARIOS

Calcio: es un nutriente inmóvil esencial para regular el crecimiento. Forma parte de las paredes celulares. Los suelos calcáreos suelen producir deficiencias de hierro en variedades no adaptadas.

Magnesio: es un nutriente móviles un elemento imprescindible para las plantas, pues es un ladrillo con el que se fabrica la clorofila, el pigmento de las células de las hojas que les da su color verde. Por lo tanto, es también imprescindible para la transferencia de energía en la planta.

Azufre: es un nutrientes inmóvil que la planta precisa para fabricar muchas proteínas, hormonas y vitaminas como la B1. Está presente en importantes tejidos de la planta, en las semillas y en el líquido celular.

LOS MICRONUTRIENTES

Boro: es un nutriente inmóvil relacionado con el transporte de azúcares a través de la planta. Además es posible su relación con la fabricación de RNA y ácido giberélico.

Hierro: es un nutriente inmóvil que cumple importantes funciones en el metabolismo de la planta. Además es esencial para la síntesis de clorofila.

Manganeso: es un nutriente inmóvil que está relacionado tanto con la respiración celular y como con la fotosíntesis.

Zinc: es otro nutriente inmóvil. Interviene en la síntesis de las auxinas, además de estar relacionado con el buen funcionamiento de varias enzimas.

Cobre: es un nutriente inmóvil y necesario para la síntesis correcta de las proteínas. Además forma parte de diversos compuestos enzimáticos.

Molibdeno: es un nutriente inmóvil que su actividad está relacionada con la asimilación del nitrógeno atmosférico. Además participa en la reducción de los nitratos y nitritos aprovechables.

Cloro: es un nutriente inmóvil que se relaciona con la transpiración vegetal y la reducción de agentes oxidantes perjudiciales. En la naturaleza no se encuentran deficiencias de este mineral.

Más Artículos
Aprende a diferenciar una planta femenina de una masculina
>