Buscar

sativex - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

1 459 vistas

Pamplona, Navarra. Entrevista a  Cristina Bustince Río, nº 9 al parlamento por RCN-NOK

¿Se considera una delincuente con consumir cannabis?

En absoluto. Sí me siento una delincuente cuando tengo que ir a comprar al mercado negro.

Ha tenido tres tumores y fuma por razones terapéuticas, ¿le ofende que le llamen fumeta?

Sí, porque tomo doce pastillas y nadie me llama pastillera. ¿Por qué fumeta sí y pastillera no?

¿Cómo empezó a consumir?

Lo descubrí a raíz de las náuseas que me causaba la radioterapia. Tras empezar a consumir me disminuyeron y me mejoran otras dolencias. Año y pico después me encuentro mejor. Fueron mi hija y su novio quienes me pusieron en contacto con el RCN y el banco medicinal.

Con la de delitos graves que hay, ¿no es un derroche enviar helicópteros a buscar macetas de marihuana?

Sí. Una compañera, cuando oye el helicóptero, sale a la terraza y se quita la camiseta, se queda en tetas y así no pueden hacerle una foto o no la pueden usar contra ella porque sería invadir su intimidad. ¡Tener que andar así por unas plantitas! Nos quieren endosar el cannabis a través de las farmacéuticas, pero el Sativex (un fármaco), que no nos lo suministran ni para uso compasivo, vale 300 euros y la semilla de la planta cuesta de 5 a 10 euros y da 150 gramos.

¿Buscan el voto de los castigadores?

Pedimos ese voto de castigo. Después de tanta prohibición hay que hacer algo para que exista libertad de escoger, ese es nuestro proyecto, eso no significa que queramos que los chavales empiecen a consumir desde que son estudiantes. Mi hija, de 20 años, esta afiliada, consume y yo se lo regulo mucho si está de exámenes porque al fumar en ese momento se te olvidan las cosas, pero no a largo plazo.

Lo que no se puede negar es que su programa electoral es reducido. Sólo proponen una cosa.

Somos la representación de una demanda de libertad para plantar y consumir. Nos disolveremos en cuanto legalicen el cannabis.

Decir que el cannabis puede ser una solución a la recesión económica es mucho decir, ¿no?

Plantar cáñamo reanimaría el sector agrícola y crearía empleos. El cannabis se ha cultivado durante muchos siglos. Colón lo llevó a América. No solucionaríamos la crisis, pero se pueden crear 1.000 o 2.000 puestos en Navarra.

¿Cree que Colón y sus marineros fumaban?

No lo sabemos, los viajes son muy largos (risas).

Esta crisis la han causado los bancos, ¿no será el del cannabis?

En absoluto. Nuestro banco medicional solo da alegría y felicidad. Más daño hacen los banqueros.

¿Le ha pillado la Policía alguna vez con cannabis?

No, porque no tengo aspecto de fumeta: tengo 43 años, no llevo piercing ni tatuajes y mi coche es un Espace. No soy susceptible de ser parada, pero a los del partido, más jóvenes, anillados y con coches pequeñitos, les paran a todos y están hasta el gorro. También están hartos los cultivadores a los que les roban las plantas. No pueden ir a denunciar porque salen multados así que los ladrones de cannabis campan a sus anchas. Están organizados y vienen de fuera. Suben a los pisos a robar en balcones aunque sea solo una planta .

¿Para cuándo un coffeeshop en la plaza del Castillo?

Para ya, así los navarros no se tendrían que ir a Holanda.

Como acto electoral podrían ofrecer una degustación, como las de los supermercados…

Se intentó con bizcochos y pasteles canábicos, pero se prohibió.

¿Se puede conducir fumado?

Es más peligroso conducir borracho que fumado. El que ha fumado se centra más, va despacio y muy cauto, el que bebe corre como en un videojuego. He ido más segura con conductores fumados que borrachos.

¿Le han llamado la atención alguna vez por fumar?

Consumo en casa, la sede o el coche aunque la última vez que fui a un restaurante, en la calle Olite, salí a la calle con mis cigarritos de marihuana junto a todas las señoras pijas de la zona, que fumaban sus cigarros normales. ‘Ahora nos juntamos todos, los que los que fumamos cigarros normales y los de sustancias’, dijeron. Entres risas les di a probar… ¡Unas carcajadas todas! A la siguiente vez que salí, todas querían de mi cigarrito.

Fuente NoticiasdeNavarra

 

0 361 vistas

Brasil.- Un proyecto ronda a los parlamentarios del Partido de los Trabajadores (PT), mayoritario en la Cámara de Diputados y segunda fuerza en el Senado. El bloque se apresta a discutir la legalización de la marihuana . Entre las propuestas que se barajan, todas “intermedias” entre la despenalización y el libre consumo, hay una que llama la atención: promueve la creación de cooperativas para plantar Cannabis.

“Es una manera de combatir el tráfico de drogas de modo de apuntar contra los traficantes y no contra los usuarios”, sostuvieron quienes defienden esa tesis, entre ellos el titular del bloque del PT en Diputados Paulo Teixeira y su colega de senadores, Humberto Costa.

De acuerdo con este senador, que fue ministro de Salud del gobierno del ex presidente Lula da Silva, lo esencial es “apuntar contra el blanco correcto”.

Al contrario de lo que dice el gobierno de Dilma Rousseff, el líder del PT en la Cámara, Paulo Teixeira, defiende la liberalización de la plantación de marihuana y la creación de cooperativas formadas por los usuarios.

Para algunos diputados del PT la política de cercar al drogadicto no hace más generar violencia . “Es perversa”, dijeron los defensores de la liberalización. Pero esa posición no comulga con la defendida durante la campaña por la presidenta Dilma Rousseff, cuando perseguida por rumores que la señalaban como “abortista” tuvo que replegarse de sus posiciones más avanzadas para adecuarse a las expectativas de sus electores.

La reapertura de la discusión ocurre en un momento particular en el mundo, justo cuando se acaba de lanzar en Estados Unidos y Europa una droga basada en la marihuana cuyo fin es aliviar los dolores de ciertos cánceres y la esclerosis múltiple , una enfermedad que provoca una agonía lenta. Brasil prohíbe el medicamento. En este país está incluso vedada la posibilidad de realizar investigaciones ya que ha firmado tratados que colocan a la planta de Cannabis como substancia ilícita. No obstante se permite el empleo de morfina que es un derivado del opio, otra droga.

Los especialistas abogan a favor de “sativex”, el derivado de la Cannabis. Sostienen que es un medicamento que ha sido estudiado en el mundo y que se torna imprescindible en el tratamiento de algunas dolencias.

Se acepta, en cambio, que la marihuana es una sustancia con impacto negativo en la salud humana, ya que puede causar desde ansiedad hasta depresión y psicosis .

Como los legisladores del PT, también los especialistas critican las prohibiciones “exageradas”. Señalan que la cuestión pasa por controlar el empleo. Hay, sugieren, “prejuicios infundados” que comprometen el uso medicinal de la marihuana. La Cannabis tiene impacto moderador de los efectos colaterales de la quimioterapia, al evitar náuseas y vómitos. Si bien la legislación brasileña es terminante en la excomunión de esa droga, hay algunos vericuetos legales que permiten su empleo. Claro que eso va a depender de la voluntad del juez ante el que se presente el pedido

Fuente Infoalternativa

 

0 12.127 vistas

Científicos británicos han investigado los efectos de un extracto de cannabis sobre la disnea en cinco sujetos sanos y cuatro pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en un estudio doble ciego cruzado y controlado con placebo. Los participantes recibieron extracto de cannabis sublingual (Sativex) o placebo.

Se les administró hasta un máximo de 10’8 mg de THC (dronabinol) y 10 mg de CBD (cannabidiol). La falta de aire se simuló con cargas fijas de dióxido de carbono. Se midió la disnea (mediante escala analógica visual y descripción de la falta de aire), el humor y la activación, la tensión de dióxido de carbono y parámetros ventilatorios. Se evaluaron antes del inicio del estudio y 2 horas después de la administración del placebo o del fármaco. La descripción de la disnea se hizo mediante frases como “Tengo la respiración pesada”, “No puedo obtener suficiente aire”, “Tengo avidez de aire”, “Siento que se me ha estrechado el pecho”.

Los sujetos normales y los enfermos con EPOC no mostraban diferencias en las puntuaciones de disnea analógica visual y en las mediciones respiratorias antes y después del placebo o del medicamento. Después de la administración del medicamento los sujetos con EPOC describieron la “falta de aire” con menor frecuencia en comparación con el placebo. Los autores concluyen afirmando: “Hemos demostrado que mediante la descripción de la falta de aire se puede detectar la mejoría que producen los cannabinoides en la sensación desagradable de falta de aire sin que exista un cambio en las pruebas convencionales de medición de falta de aire según la escala analógica visual. Puede que sea necesario un estímulo de falta de aire más específico para demostrar de modo directo el efecto de un fármaco sobre la disnea”.

(Fuente: Pickering EE, Semple SJ, Nazir MS, Murphy K, Snow TM, Cummin AR, Moosavi S, Guz A, Holdcroft A. Cannabinoid effects on ventilation and breathlessness: A pilot study of efficacy and safety. Chron Respir Dis. 2011 Mar 24. [en imprenta])

 

Fuente CannabisMedicinal

 

0 365 vistas

Novartis ha accedido al mercado de marihuana medicinal desarrollado por una empresa británica de biotecnología para pacientes con esclerosis múltiple en varios mercados en Asia, Oriente Medio y África.

GW Pharmaceuticals, la empresa británica, ha desarrollado el fármaco Sativex (un fármaco resultado de rociar un híbrido especial de la planta de marihuana) y ha llegado a un acuerdo de licencia con el grupo farmacéutico suizo. El acuerdo incluye el pago de GW de 34 millones de dólares, condicionado a ganar la aprobación reguladora y otros obstáculos.

Parece que así será, pues ha ganado en los últimos meses una serie de aprobaciones regulatorias para ofrecer el producto en América del Norte y Europa. Su principal aplicación es reducir la espasticidad, la rigidez o los espasmos en personas con esclerosis múltiple. El precio de las acciones de GW subieron 13 por ciento el lunes en el mercado de Londres.

El acuerdo marca también un camino para que Novartis amplíe su gama de productos en varios mercados emergentes de rápido crecimiento, con Sativex planean complementar su lanzamiento de tratamientos propios e innovadores en el tratamiento de la esclerosis múltiple.

Sin embargo, en los EE.UU. de la compañía se ha centrado en un uso alternativo para el Sativex, como alivio del dolor para pacientes con cáncer, y recientemente se han iniciado los últimos ensayos del tratamiento clínico.

 

Fuente Expansion

 

0 3.031 vistas

Científicos de Estados Unidos hallan una fórmula para desarrollar una variante sin efectos alucinógenos

El cannabis calma el dolor, alivia la rigidez muscular, reduce las náuseas y aumenta el apetito. Muchos de estos síntomas los comparten a diario las personas con sida, cáncer y esclerosis múltiple.

Pero no todo son ventajas en esta droga ilegal. A cambio de este alivio temporal, los pacientes deben lidiar con los efectos alucinógenos y con cierto deterioro de sus habilidades mentales. Estos efectos están frenando su uso en las consultas, aunque puede que por poco tiempo. Una investigación, que se publica en la revista «Nature Chemical Biology, parece despejar el camino al desarrollo de tratamientos que conserven todas las ventajas del cannabis y eliminen los efectos indeseados.

Las buenas noticias llegan desde el Instituto Nacional de Salud de Bethesda (EE.UU.), donde un grupo de investigadores ha abierto la vía para acabar con los efectos alucinógenos y mantener las propiedades analgésicas de la sustancia original. Tanto los efectos psicoactivos como analgésicos de la marihuana vienen determinados por su principio activo, el THC (tetrahidrocannabinol). Es conocido que los efectos alucinógenos de la sustancia se deben a la interacción del THC con un receptor llamado CB1R, pero el mecanismo por el cuál se produce su efecto analgésico se conoce con menos detalle. En experimentos con ratones, los investigadores de Bethesda han descubierto cómo se producen esos efectos analgésicos y, al mismo tiempo, cómo evitarlos. Hallaron un receptor que puede convertirse en una diana para desarrollar variantes no psicoactivas del cannabis.

Peores resultados cognitivos

Se trata de un avance importante que permitirá aprovechar las propiedades terapéuticas de esta droga ilegal. Hace una semana, un estudio publicado en la revista «Neurology» advertía que los enfermos con esclerosis múltiple que habían recurrido con frecuencia a la marihuana para calmar sus síntomas tenían a largo plazo peores resultados cognitivos.

Si no triunfa el trabajo del Instituto Nacional de Salud de Bethesda hay otras opciones. El año pasado un laboratorio lanzó en Europa «Sativex», el primer medicamento basado en el principio activo del cannabis. Este fármaco se ha autorizado, de momento, para calmar la rigidez y los espasmos de las personas con esclerosis múltiple. «Sativex» libera THC al organismo muy lentamente, entre 20 y 40 veces más despacio que si el cannabis se fumara sin producir efectos alucinógenos. No se conoce su efecto a largo plazo.

 

Fuente Abc

 

0 1.095 vistas

Se ha llevado a cabo un gran estudio en Fase III con el extracto de cannabis Sativex en varios países EURopeos con pacientes con espasticidad refractaria por esclerosis múltiple. Consistió en dos fases: en la primera, durante 4 semanas los participantes fueron tratados con el extracto de cannabis de forma simple ciego; posteriormente, aquellos que alcanzaron una mejoría de la espasticidad del 20 por ciento o más fueron incluidos en otra fase de 12 semanas, aleatorio, doble ciego, controlado con placebo. Los resultados ya habían sido publicados el 11 de marzo de 2009 por el fabricante de Sativex, la compañía británica GW Pharmaceuticals, y después en el Boletín de la IACM.

De los 572 sujetos inscritos, 272 lograron al menos un 20 por ciento de mejoría después de las 4 semanas y 241 fueron aleatorizados. Hubo una diferencia altamente significativa a favor del Sativex en la reducción de la espasticidad. Además de la frecuencia de espasmos, fueron significativos a favor del Sativex el sueño y la impresión global de cambio por los pacientes y los médicos. Los investigadores concluyen afirmando que el diseño del estudio utilizado proporciona un método para determinar la eficacia y seguridad de los cannabinoides “de una manera más fiel a la práctica clínica, al limitar la administración a los enfermos que pueden beneficiarse de ellos”.

(Fuente: Novotna A, Mares J, Ratcliffe S, Novakova I, Vachova M, Zapletalova O, Gasperini C, Pozzilli C, Cefaro L, Comi G, Rossi P, Ambler Z, Stelmasiak Z, Erdmann A, Montalban X, Klimek A, Davies P; the Sativex Spasticity Study Group. A randomized, double-blind, placebo-controlled, parallel-group, enriched-design study of nabiximols* (Sativex(®) ), as add-on therapy, in subjects with refractory spasticity caused by multiple sclerosis. EUR J Neurol. 2011 Mar 1. [en imprenta])

Fuente IACM

 

1 1.574 vistas

Barcelona.- Clubes privados para consumidores de marihuana florecen en algunos puntos de España. Solo admiten socios cuyas cuotas financian plantaciones colectivas para abastecerse. Otros socios lo son por motivos terapéuticos. Se amparan en cierto limbo legal

En una de las calles del barrio barcelonés de Sants un discreto dibujo de una hoja de marihuana en una fachada anuncia un club peculiar: “La Maca, asociación cannábica”. En el interior, el aspecto es el de una oficina, pero no huele a archivo y burocracia. El humo del cannabis se escapa bajo la puerta de la sala lúdica, donde los socios hablan y fuman porros tranquilamente, sentados alrededor de la mesa o en cualquiera de los cuatro sofás. Otros esperan su turno para entrar en el pequeño despacho donde recogerán la cantidad de marihuana que les corresponda para la semana. Un socio viste con americana y corbata: “Acabo de discutir de cosas importantes en una reunión de trabajo. No quiero fotos”, dice tajantemente.

Esto no es Amsterdam.Sucede en Barcelona, en San Sebastián, Bilbao y Madrid. Y, no, no se han legalizado los coffee shops en España. Se trata de clubes privados (hasta 22 se han unido en una federación, por el momento) que gestionan plantaciones colectivas de cannabis para producir la marihuana y el hachís que consumirán sus socios, que son quienes sufragan las plantaciones a través de las cuotas. Socios los hay de dos tipos: los terapeúticos (que consumen la droga por razones de salud) y los lúdicos. Pero todos quieren fumar “rico y de calidad por un precio razonable”.

 

En la sala lúdica de La Maca, Joana se lía un porro en uno de los cuatro sofás. No es una mujer mayor, pero tampoco una jovencita. Inspira el humo con parsimonia, como si cumpliera un ritual: “Fumar me ayudó a seguir con mi vida cuando la depresión lo hacía imposible”. Entrar en una de estas asociaciones tiene sus requisitos. Para ingresar como socio lúdico es necesario el aval de otro socio y que el club disponga de plazas, en función de la cosecha prevista; hacerlo por motivos terapéuticos, como Joana, requiere de un certificado médico. El servicio terapéutico de esta asociación pasa consulta los miércoles por la mañana. En los últimos tres meses, los médicos voluntarios han rechazado a dos pacientes por considerar que no estaban dentro de uno de los ocho grupos de enfermos para los que el cannabis parece ser eficaz como sustancia paliativa. “No pretendemos predicar el uso, sólo hacer un uso inteligente, empezando por adecuar las dosis”, explica Joan Parés Grahit, uno de los doctores.

 

Hace cuatro años que José Afuera y otros amigos decidieron reunirse para formar un cultivo colectivo. De aquellas primeras reuniones en el salón de su casa nació La Maca. Hoy, la asociación que preside Afuera tiene más de 500 socios y varios terrenos alquilados para las plantaciones agrícolas. La Maca ha crecido. En el local, además de la sala lúdica y el pequeño despacho, hay una sala para que el equipo terapéutico pase consulta una vez a la semana, un baño y dos habitaciones aún vacías. Una de ellas será la sala para los trabajos que requiere la cosecha. La más grande albergará en unos meses una plantación de interior.

 

Los comienzos no fueron fáciles: no había unas normas claras de cómo actuar, porque los límites de lo legal no están definidos. Ensayo y error. Siguieron el camino que habían abierto otros clubes ya en marcha, la mayoría en el País Vasco, que contaban con sentencias judiciales que han salido reforzadas después de ganar al menos siete juicios por las plantaciones decomisadas. La sentencia más conocida afectó a la asociación bilbaína Pannagh: en 2007, la Audiencia Provincial de Vizcaya determinó que el cultivo colectivo que les fue incautado en 2005 era legal. Y no solo eso, sino que obligó a la policía a devolver los 17 kilos que quedaban de la marihuana. La droga, que aún guardan en cajas en la antigua sede, está inservible, pero se convirtió en un trofeo simbólico.

No hay, sin embargo, un plan de actuación de las instituciones frente a estos clubes. Un portavoz del Ministerio de Sanidad explica a este periódico que los cultivos del cannabis deben estar “sometidos siempre a autorización administrativa estatal previa”. Pero, ¿quién debe emitir esta autorización? No queda claro. En el Plan Nacional Sobre Drogas responden que la Agencia del Medicamento es el organismo que debe aprobar los productos derivados del cannabis que tengan un fin farmacológico. Esta agencia precisa, a su vez, que solo el Sativex (a razón de 440 euros el frasco) está autorizado.

 

¿Y cuando se trata de fines lúdicos? El artículo 368 del Código Penal castiga el cultivo con entre uno y tres años, pero los jueces suelen aplicar atenuantes y eximentes (por tratarse de consumidores habituales) que suponen una despenalización de facto, según fuentes policiales y judiciales.

 

No hay regulación. “Las leyes no especifican nada. Estamos construyendo nuestro propio camino”, explica Martín Barriuso, presidente de la Federación de Asociaciones Cannábicas (FAC), que agrupa a 22 de estos clubes

 

Leer articulo completo ElPais

 

3 1.386 vistas

El primer fármaco derivado sintético del cannabis, autorizado por la Agencia Española del Medicamento el pasado mes de julio del 2010 y comercializado como Sativex, será financiado a partir de ahora por la sanidad pública para determinadas enfermedades, según aprobó ayer el Ministerio de Sanidad.

El nuevo fármaco, cuyo principio activo es uno de los componentes químicos del cannabis –el tetrahidrocannabidol– podrá obtenerse con receta médica para el tratamiento de la espasticidad muscular que provoca la esclerosis múltiple.

Dichas recetas deberán contar con el visado de un inspector médica, un requisito adicional que se incorpora para disuadir a quienes pretendieran obtener recetas públicas alegando algún subterfugio, sin sufrir esclerosis, enfermedad para la que está destinado inicialmente.

Los estudios realizados hasta la fecha con el medicamento Sativex han demostrado que también es eficaz en el tratamiento de los vómitos que en numerosas ocasiones son consecuencia de los tratamientos realizado con quimioterapia que se emplea para combatir determinados casos de cáncer.

Fuente: El Periódico de Aragón

3 10.801 vistas

La marihuana medicinal sigue siendo un mito. Sólo un reducido sector de médicos, científicos y estudiosos del tema, conocen los beneficios de esta planta como medicamento. Para el resto de los mortales no deja de ser un vehículo de diversión, evasión e incluso inspiración, en el mejor de los casos. Y vicio, corrupción o tabú, en el peor.

Pero seamos fieles a la realidad, el cannabis tiene importantes aplicaciones beneficiosas para la salud. Negarlo sería volver la espalda tanto al pasado como al futuro. La marihuana medicinal es un hecho.

A lo largo de la historia, la práctica totalidad de civilizaciones han considerado el uso de la marihuana con fines medicinales: desde China hasta la India, pasando por Egipto, Asiria, Persia, Tíbet, Grecia, Israel, y un largo etcétera, muestran evidencias documentadas de la marihuana aplicada al uso terapéutico. Veamos algunos ejemplos:

Se conservan tablillas de arcilla pertenecientes a los asirios, en las que se menciona el “Azallû” (semillas de cannabis) como remedio contra hinchazones, contusiones, enfermedades de los ojos, depresiones, impotencia, cálculos renales o para facilitar contracciones en partos difíciles. Los mismos asirios, echaban hachís sobre piedras calentadas al fuego, en habitaciones cerradas,  para inhalar el humo y adormilarse.

El papiro Ebers, considerado el tratado médico más importante del antiguo Egipto, conservado hoy en día en la universidad de Leipzig, relata la aplicación del cannabis por vía oral, anal y vaginal.

El legendario emperador Shen.Nung, en un libro de fármacos escrito en el año 2.737 A.C., prescribe la resina del cáñamo como remedio contra la gota, el reuma, la malaria, la gripe y los desmayos. El “Ma”, que es como llaman los chinos a la marihuana, tiene una interminable lista de aplicaciones medicinales, por lo que se reconoce al cannabis como planta sagrada.

El Canon Medicinae, escrito por Ibn Sina en 1.012, es considerado hasta el siglo XVII la obra de referencia más completa de la medicina. En esta colección de libros árabes, se hace alusión al empleo de la marihuana para enfermedades como la epilepsia o la migraña.

En los tiempos de Buda (560 A.C.) se practicaban en el Tíbet complicadas operaciones de cráneo y abdomen utilizando como anestesia nuestra querida marihuana.

Los tracios, echaban al fuego la parte superior de la planta del cáñamo (las flores), con fines sedantes y  somníferos.

En Grecia, Plinio el Viejo mantenía que las raíces del cáñamo hervidas en agua aliviaban los calambres y la gota, y que aplicado en crudo, calmaba las quemaduras. Su contemporáneo Dioscórides, autor de “Cáñamo cultivado”, tratado de farmacología que durante más de 1.500 años fue el principal referente en Europa, afirma que la marihuana es un buen remedio para el dolor de oído.

Para los Vedas no hay discusión sobre las propiedades curativas de la marihuana. Los hindús usan el Bhang (hojas secas de la planta tanto femenina como masculina), El Ganja (compuesto por hojas y flores de la planta femenina) y el Charas (formado únicamente por resina de cannabis). Afirman que los tres curan la lepra, ayudan a conciliar el sueño, son afrodisíacos, neutralizan los dolores ciáticos, calman la histeria y mitigan las inflamaciones. Sólo entrado el siglo XIII se reconoce a la marihuana como estupefaciente. Hasta ese momento, ninguna civilización conocida negaba la marihuana medicinal.

Y entre este pasado y un futuro esperanzador, encontramos en el presente un nutrido grupo de médicos, activistas, asociaciones, pacientes e investigadores que no cesando en su constante interés por reivindicar la marihuana medicinal trabajan día a día con el fin de que todos tengamos a nuestro alcance lo que el cannabis fue y es: una medicina.

A partir del Convenio de Ginebra de 1925 en el que se incluye al cáñamo y la heroína entre las drogas hasta entonces establecidas, opio, morfina y cocaína, los extractos de cáñamo o resina ya no se venden de modo libre y legal en las farmacias. Hay que destacar que dicho Convenio no prohibía el empleo de la marihuana, sino que solo lo restringía a “fines médicos, científicos y terapéuticos”.

¿Por qué entonces dejó de emplearse? ¿Acaso dejaron de haber enfermos necesitados? ¿Quizás han desaparecido enfermedades como la migraña, la epilepsia, el dolor de oído, la esclerosis, el glaucoma, el asma o las depresiones? Nada más lejos de la realidad. ¿Acaso hemos encontrado otros medicamentos que superan en efectividad al cannabis en algunas dolencias? En absoluto. Siguen existiendo patologías que no reaccionan a nada conocido excepto a la marihuana, hay multitud de pacientes que no toleran ciertos fármacos y que sí muestran reacciones positivas frente al cannabis sin padecer efectos secundarios (SIDA, artrosis, inhibición de náuseas en tratamientos de quimioterapia). En estos casos, es cuanto menos “curioso” que no se reconozca y admita la marihuana medicinal.

En una sociedad que se vanagloria de no negar asistencia médica a ningún ser humano, es chocante observar como sí se les niega la medicina. Señoras y señores, no es suficiente con diagnosticar, hay que ofrecer soluciones,  hay que aliviar y si es posible curar.

¿En qué clase de casta nos hemos convertido?  En una que admite la venta de “Sativex”, medicamento que basa su contenido en extractos de marihuana, pero con un precio que supera con creces al cannabis natural. ¿Qué diferencia al Sativex de la marihuana? Un margen de beneficio que queda en las arcas de las industrias farmacéuticas, las mismas que se oponen como al mismísimo diablo al cultivo y comercialización de marihuana natural. Curioso…

Entonces, ¿en qué quedamos? ¿En que la marihuana medicinal es legal o no? Bueno, sí, pero sólo si la venden las grandes empresas farmacéuticas camuflada bajo un nombre comercial registrado por cuatro gatos muy ricos que lo serán más. Ricos, no gatos.

Dejémonos de hipocresías, no estamos hablando de un lujo ni de un capricho, estamos hablando de una necesidad,estamos hablando de un medicamento que nos ofrece la naturaleza y que nos lo quita el ser humano,bueno, algunos seres humanos. Los mismos que se encargan de difamar y embrutecer el nombre de la Marihuana. Que el cannabis no está bien visto es cierto, pero desde luego no es culpa del cannabis, que no ha hecho más que ayudar al ser humano a hacer más llevaderos sus dolores a lo largo de miles de años. Si ahora tiene mala fama es porque “alguien” se ha encargado, en su propio beneficio, de mancillar sus virtudes para engrandecer un  defecto humano, la avaricia.

Intereses económicos que a lo largo de casi todo el siglo XX han prevalecido sobre la generosidad de la naturaleza.

La marihuana medicinal tiene que dejar de ser un mito para convertirse en una realidad al alcance de todos los que la necesiten, así fue en el pasado y así debería volver a ser en el futuro.

RAM.

0 977 vistas

Por Jon Gettman.  Publicado en HighTime  ,La columna del cannabis

Ha sido un buen par de años para la reforma de la ley de marihuana, en particular con los avances de las leyes de marihuana medicinal a nivel de estado y el surgimiento de los dispensarios locales en varios estados. La atención y el apoyo público recibido por la Proposición 19 en California, también ha estimulado el debate nacional sobre la legalización de la marihuana, a pesar de que la medida fue rechazada por escaso margen. Se ha recorrido mucho por los defensores y los reformadores y muchos acontecimientos indican un progreso significativo en la larga lucha por poner fin a la prohibición de la marihuana.

Sin embargo, una oposición significativa a la reforma de la ley de la marihuana sigue existiéndose  en todo el país, y la oposición tiene un gran alcance en eso. Personas importantes y de gran alcance y la oposición influyente serán un obstáculo formidable para la legalización de la marihuana. Y no van a desaparecer en el corto plazo. De hecho, se va a montar un contraataque en los próximos años en respuesta al movimiento de los últimos avances de la reforma.

Ya está en marcha.

A nivel local se manifiesta en los intentos de limitar el alcance de leyes sobre la marihuana médica del estado con regulaciones restrictivas, leyes de zonificación y las ordenanzas locales para la prohibición de dispensarios locales.

A nivel nacional es evidente en las columnas de opinión y artículos de opinión que tratan de transmitir el sentido común y razonable para la oposición de legalización de la marihuana.

En el nivel local,  los temas comunes de la contra es que las leyes de marihuana médica están siendo explotadas por los especuladores y los usuarios recreativos, proveedores de marihuana médica que se supone que son sin fines de lucro, las empresas no y en su lugar utilizan argumentos para generar grandes ganancias. La marihuana medicinal se supone que estará disponible sólo para los individuos crónicamente enfermos, sino que se pone a disposición a casi cualquiera que pueda encontrar un pretexto suficiente para obtener la recomendación de un médico. Peor aún, según los críticos, los dispensarios atraen mucho tráfico y también muchos visitantes, rompiendo así, el pacífico y tranquilo barrio – especialmente cuando los ciudadanos pueden descubrir que los pacientes son en realidad la gente normal como todo el mundo. En otras palabras, hay muchos intentos de ocultar los pacientes de la marihuana medicinal a la vista pública. Es muy parecido a los intentos para mantener el juego y la prostitución en especial los distritos de luz roja, fuera de la vista, y más fácilmente controlables.

A nivel nacional, “la historia” sobre la legalización es que si bien la reforma puede estar justificada, la legalización sigue siendo impensable e inaceptable. Aquí el ataque vuelve a caer en el descrédito y la mayoría de defensa más antigua de la prohibición. La marihuana es una droga de entrada, se argumenta, mala para los adolescentes, y la legalización daría lugar a una mayor disponibilidad y un mayor uso. Tal vez la marihuana no debe ser clasificada como la heroína bajo la ley federal, por ejemplo, y penas de cárcel que realmente no deben ser demasiado duras, pero la legalización no es la respuesta. Estos argumentos ignoran los costos de la prohibición, incluido el apoyo de una capitalización de mercado-más, lo que crea incentivos para la venta a menores y exacerba los problemas, muy citada este tema en la oposición a la legalización.

Al acecho debajo de la superficie federal y estatal, las dos oposiciones a la reforma, sin embargo, es una importante y dramática batalla más sobre quién cosechará los beneficios de la explotación comercial de cannabis y de sus constituyentes químicos.

Esta batalla se está convirtiendo rápidamente en la dinámica dominante en la determinación del ritmo y el progreso en la reforma de la legislación del cannabis.

¿Sabía usted que muchos productores se opusieron a la Proposición 19 en California? Hacen un montón de dinero en virtud de la legislación vigente, y se cree que la legalización en California destruiría sus beneficios lucrativos. Pero los individuos que se benefician del mercado ilegal son sólo una pequeña parte de la oposición a la legalización.

El gobierno federal ha mantenido durante mucho tiempo que todos los beneficios médicos que  pueden ser proporcionados por la planta de cannabis puede ser más eficaces y eficientes proporcionados por f medicamentos con cannabinoides creados por farmacéuticas, ya sean basado en formas naturales o sintéticas de ingredientes naturales de la marihuana. En la década de 1980, sostuvieron que la sintética de THC, conocido químicamente como el dronabinol y se venden bajo la marca Marinol, era un sustituto suficiente de la marihuana. De hecho el Marinol ha sido un producto de éxito que se están realizando esfuerzos para autorizar la venta de un genérico (forma más barata de dronabinol). Mientras tanto, GW Pharmaceuticals ha reunido con éxito un extracto de cannabis producto ya en el mercado europeo y canadiense bajo la marca Sativex y se sometan a pruebas clínicas necesarias para obtener la aprobación para entrar en el mercado de los EE.UU.. Por otra parte continúan las investigaciones sobre una serie de análogos de cannabinoides, las variaciones de los ingredientes activos de la planta de marihuana, con la esperanza de desarrollar otros productos farmacéuticos rentables y eficaces.

Los opositores de la ley de reforma de la marihuana han aprendido a vivir con las revisiones de las sanciones penales, tales como la despenalización, y la aparición de acceso restringido a la marihuana para los pacientes médicos. Su estrategia global, sin embargo, es asegurarse de que estas reformas siguen siendo pequeños cambios en la administración de la prohibición en lugar de cambios fundamentales en la política nacional de la marihuana. En otras palabras, su intención de mantener una tapa sobre la reforma hasta que se disponga de sustitutos para hacer frente a su uso médico. Entonces, ellos creerán que no habrá ninguna necesidad de acceso médico a la marihuana ni a la reforma de las leyes de la marihuana medicinal y habría que deshacerla o eliminarla.

Esta estrategia no puede tener éxito en el largo plazo, la experiencia sugiere que es imposible crear un mercado cerrado y controlado de la marihuana y / o de sus constituyentes químicos. Es demasiado fácil para la producción en pequeña escala – conocido como el cultivo – para escapar a la detección y la represión. Pero esto no significa que los intentos de cerrar el mercado no vayan a continuar.

Cuando se trata de la marihuana medicinal el gobierno federal espera que se pueda elegir a los ganadores y perdedores. Quieren que las empresas estadounidenses ganen el  conseguir el monopolio de la venta de medicamentos basados en cannabis para uso médico, en parte porque el gobierno cree que esto les permitirá perpetuar la prohibición de la marihuana en términos de cultivos no-médicos y el uso. Como alternativa, esto sugiere que la prohibición de la marihuana si no se puede conservar, aplicaran la misma estrategia de selección de ganadores para que produzcan y vendan los beneficios del consumo de marihuana. Esto también puede ser un esfuerzo inútil en el largo plazo, porque esto es una lucha que aún no ha empezado

Estos son tiempos interesantes y desafiantes para los defensores de la legalización de la marihuana, con nuevos desafíos y nuevas oportunidades. Este no es momento para la autocomplacencia, sin embargo, s el progreso  se ha producido durante los últimos años. El imperio va a devolver el golpe, la oposición a la reforma sigue siendo formidable y Sin desanimarse, y hay mucho por hacer para defender los logros recientes y avanzar la causa de la legalización.

Jon Gettman es un factor mucho tiempo en High Times. Un ex Director Nacional de la NORML, Jon tiene un doctorado en las políticas públicas y desarrollo económico regional y consultas con abogados, defensores y sin fines de lucro relacionadas con la investigación sobre el cannabis y la política de los asuntos públicos. El 8 de octubre de 2002, junto con una coalición de organizaciones , presentó una nueva petición para que el cannabis reprogramada bajo la ley federal. En esta columna se hará un seguimiento de la petición de que el progreso.

Traducción Lamarihuana


Fuente Hightimes

2 3.141 vistas

Un equipo formado por científicos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), la Universidad Complutense y el Centro Nacional de Biotecnología ha constatado, en un artículo publicado recientemente en Molecular Cancer, que los componentes activos de la marihuana y sus derivados ejercen un potente efecto antitumoral en un modelo genético de cáncer de mama reduciendo el número y tamaño de los tumores y las metástasis en pulmón.

Los usos medicinales y recreativos de la planta Cannabis sativa L. (marihuana) se conocen desde épocas muy remotas. Una de las aplicaciones terapéuticas más prometedoras de los cannabinoides es su posible utilización como agentes antitumorales. Así lo comprueban investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), la Universidad Complutense (UCM) y el Centro Nacional de Biotecnología (CNB), quienes han publicado recientemente un artículo en la revista Molecular Cancer en el que establecen que los cannabinoides ejercen un marcado efecto antitumoral en el modelo genético de cáncer de mama MMTVneu, ya que no sólo reducen drásticamente el crecimiento de los tumores y la aparición de metástasis, sino que también son capaces de bloquear la propia generación de nuevos tumores.

Los ratones MMTVneu generan de forma espontánea tumores de mama que posteriormente metastatizan a pulmón, debido a que expresan elevados niveles del oncogén ErbB2. Esta proteína también se encuentra sobre-expresada en un 25-30% de tumores de mama humanos, lo que se correlaciona con un fenotipo más agresivo, un mayor índice de recurrencia o metástasis y, por tanto, con un peor pronóstico. Por estas razones, los ratones empleados en este estudio son un buen modelo para esta clase de tumores de mama, denominados ErbB2 positivos, para los que hacen falta nuevas terapias.

Los autores del trabajo también han demostrado que los derivados del cannabis detienen el crecimiento e inducen la muerte de células en cultivo derivadas de tumores de mama humanos ErbB2 positivos. En ambos casos (en el modelo animal MMTVneu y en las células tumorales humanas) el efecto antitumoral de estos compuestos parece estar mediado por el receptor de cannabinoides CB2. Los efectos psicotrópicos asociados al uso del Cannabis se deben fundamentalmente a la activación del receptor CB1, que es el que se expresa predominantemente en el sistema nervioso. Por tanto, una terapia antitumoral basada en fármacos que activen selectivamente el receptor CB2 no desencadenaría los efectos psicotrópicos asociados normalmente al consumo de la marihuana.

Otro aspecto que añadiría seguridad a esta terapia es que los cannabinoides actúan de forma selectiva sobre las células tumorales de mama sin afectar a las células de epitelio de mama normal (no tumoral), como demostró el mismo grupo de investigación en un artículo anterior publicado en la revista Cancer Research.

En resumen, los datos obtenidos recientemente por los investigadores permiten proponer que los cannabinoides, y especialmente los compuestos que activen selectivamente el receptor CB2, podrían ser empleados, solos o combinados con otros fármacos antitumorales, para el tratamiento de este tipo de tumores de mama para los que hacen falta terapias más efectivas.

Recientemente se ha aprobado en España y en Reino Unido el uso del Sativex® (un medicamento basado en cannabinoides) para el tratamiento de la espasticidad asociada a la esclerosis múltiple. Este hecho ha reabierto el debate social sobre el uso de los cannabinoides en la clínica, por lo que, según el equipo de investigadores, ahora puede ser el momento apropiado para plantearse el uso de estos compuestos en otras enfermedades como el cáncer de mama.

Los cannabinoides disminuyen el crecimiento de tumores en un modelo animal preclínico de cáncer de mama. Semuestran en la imagen las curvas de crecimiento de los tumores tratados con cannabinoides (THC y JWH-133) o el correspondiente vehículo (Veh) e imágenes representativas de los tumores al final del tratamiento (3 meses después de su aparición). THC, Δ9-tetrahidrocannabinol, principal cannabinoide de la marihuana en términos tanto de potencia como de abundancia; JWH-133, cannabinoide sintético que activa selectivamente a los receptores de cannabinoides de tipo CB2, receptores no implicados en la acción psicotrópica de estos compuestos.

María M. Caffarel, Clara Andradas, Emilia Mira, Eduardo Pérez-Gómez, Camilla Cerutti, Gema Moreno-Bueno, Juana M. Flores, Isabel García-Real, José Palacios, Santos Mañes, Manuel Guzmán y Cristina Sánchez, Cannabinoids reduce ErbB2-driven breast cancer progression through Akt inhibition, en: Molecular Cancer 2010, 9:196, doi:10.1186/1476-4598-9-196

 

Fuente UAM

0 1.653 vistas

Los autores concluyen diciendo que el cannabis “añadido a la terapia antiemética estándar fue bien tolerado y proporciona una mejor protección” contra las náuseas y los vómitos tardíos.

Varias instituciones científicas españolas han participado en un pequeño estudio aleatorio, doble ciego, ensayo clínico controlado con placebo con un extracto de cannabis (Sativex) en el tratamiento de las náuseas y los vómitos causados por diferentes formas de quimioterapia. El Sativex contiene parecidas cantidades de THC (dronabinol) y CBD (cannabidiol). Los pacientes con náuseas a pesar de la profilaxis con tratamiento antiemético estándar fueron asignados al azar al grupo cannabis o al placebo durante 5 días posteriores a la quimioterapia, añadido al tratamiento estándar antiemético. El criterio de valoración para el análisis de eficacia preliminar fue la proporción de enfermos que presentaron respuesta completa o parcial.

Siete pacientes fueron asignados al azar al Sativex y nueve al placebo. Un paciente del grupo cannabis fue retirado del estudio debido a los efectos adversos. En el grupo que recibió cannabis una mayor proporción de enfermos experimentaron una respuesta completa durante el período de observación global (71’4 por ciento) en comparación con el grupo placebo (22’2 por ciento). La incidencia de efectos adversos fue mayor en el grupo Sativex (86 por ciento vs 67). No presentaron efectos secundarios graves. La dosis media diaria fue de 4’8 aerosoles en ambos grupos (que corresponde a 12 mg de THC para el grupo de cannabis). Los autores concluyen diciendo que el cannabis “añadido a la terapia antiemética estándar fue bien tolerado y proporciona una mejor protección” contra las náuseas y los vómitos tardíos.

(Fuente: Duran M, Pérez E, Abanades S, Vidal X, Saura C, Majem M, Arriola E, Rabanal M, Pastor A, Farré M, Rams N, Laporte JR, Capellà D. Preliminary efficacy and safety of an oromucosal standardized cannabis extract in chemotherapy-induced nausea and vomiting. Br J Clin Pharmacol 2010;70(5):656-63.)

Fuente CannabisMed

6 2.218 vistas
La aprobación del derivado cannábico Sativex es un paso importante pero absolutamente insuficiente para resolver la cuestión del cannabis medicinal.
El Sativex cuesta entre 12 y 50 veces más caro que la marihuana

La autorización anunciada por parte del Ministerio de Sanidad del fármaco Sativex, producido a partir de un extracto de marihuana, supone un avance importante que permitirá mejorar la calidad de vida de muchas personas que no responden a otras alternativas terapéuticas. Desde la Federación de Asociaciones Can nábicas (FAC) nos congratulamos de este paso, ya que supone un nuevo espaldarazo al uso de cannabis con fines medicinales, uso cuya normalización venimos reclamando desd e hace muchos años.

Sin embargo, la manera en que se ha llevado a cabo la autorización y las limitaciones que se han impuesto al uso del fármaco son una buena muestra de que la verdadera normalización aún queda lejos. En efecto, no se entiende que el Sativex solo se ponga al alcance de los enfermos de esclerosis múltiple, dejando al margen a los pacientes de cáncer en tratamiento con quimioterapia, a quienes sufren síndrome de anorexia-caquexia y a los afectados por dolores de origen neuropático, patologías para las que existen sobradas evidencias científicas de la eficacia del uso de cannabis. De hecho, el cannabis es en estos momentos la mejor alternativa existente para el tratamiento de las naúseas y vómitos, pese a lo cual el Ministerio de Sanidad ha decidido dejar al margen esta indicación, seguramente debido a las presiones de Sanofi, laboratorio que fabrica y distribuye el fármaco metoclopramida (comercializado bajo la marca Primperan), producto que ya ha sido sometido a ensayos comparativos con la marihuana, habiendo demostrado esta última una mayor eficacia y menos efectos secundarios.

Por otra parte, el cannabis se utilizará como última opción, cuando fallen las demás alternativas terapéuticas, lo cual significa que se alargará el sufrimiento de personas que se podrían beneficiar de las propiedades del cannabis desde el comienzo de su tratamiento, pero que deberán esperar, sometidas a tratamientos menos eficaces y perdiendo calidad de vida, a causa de los reparos morales de los responsables sanitarios y de las presiones espurias de la industria farmacéutica, que intenta conseguir un monopolio de facto sobre una planta de fácil cultivo y uso milenario. En efecto, el cannabis es una planta con una toxicidad muy baja, una capacidad adictiva relativamente reducida, y con unos efectos secundarios en general leves. El único problema, y donde reside la clave de todo el problema, es que el cannabis es una planta psicoactiva y se halla perseguida por esa causa, persecución que está sirviendo de muro de contención para impedir el acceso verdaderamente normalizado a una planta medicinal de propiedades sobradamente demostradas.

La falta de psicoactividad: Un argumento falso

Los responsables sanitarios afirman que el Sativex no es psicoactivo, mientras que la marihuana sí lo es. Pues bien, esta afirmación no responde a la realidad. La psicoactividad del cannabis viene dada por la proporción entre los principios activos Tetrahidrocannabinol (THC) y Cannabidiol (CBD). El Sativex tiene una proporción de alrededor de 1:1, lo cual hace que tenga psicoactividad baja, pero hay pacientes que, aún así, notan efectos psicoactivos en el Sativex que, en general, suelen ser percibidos como positivos. Sin embargo, existen variedades de marihuana con proporciones similares de THC y CBD y, por tanto, con propiedades similares a las del Sativex. E incluso hay cannabis natural donde predomina el CBD y son aún menos psicoactivas que el fármaco ahora autorizado.

Por otra parte, el hecho de que el Sativex sea la única alternativa disponible reduce enormemente las posibilidades de encontrar el tratamiento más adecuado para cada paciente. En el cannabis hay 63 principios activos del grupo de los cannabinoides, exclusivos de la planta. La mayoría no han sido aún estudiados y se desconoce su papel a la hora de modular el efecto de la sustancia. Por eso, las diferentes variedades de cannabis tienen efectos muy distintos, que además varían de una persona a otra. Hay variedades más relajantes, más estimulantes, que abren más el apetito o producen más somnolencia. El Sativex como alternativa única significa “café para todos”, a pesar de que no le funciona igual a todo el mundo. Como resultado, en nuestras asociaciones conocemos ya bastantes casos de personas que accedieron al uso de Sativex a través del llamado “uso compasivo” y han tenido que volver a consumir marihuana u otros derivados que consiguen en las asociaciones e incluso en el mercado negro, ya que el uso de Sativex no resolvía sus problemas con la misma eficacia.

El cannabis ya estuvo en las farmacias

No es cierto que, tal y como se recoge en algunos medios, sea la primera vez en la historia en que el cannabis entra en las farmacias españolas. Durante todo el siglo XIX y hasta 1918, el cannabis era un producto de venta libre, siendo suficiente a partir de esa fecha la receta médica. La planta estaba disponible en forma de tres genéricos (pomada de base grasa, tintura hidroalcohólica y sumidades floridas, es decir, cogollos de marihuana) y numerosos específicos, incluyendo tinturas, jarabes y hasta cigarrillos ya liados, o sea, porros para uso médico. Durante todo ese tiempo existe una amplia literatura médica sobre el cannabis, considerada ya entonces como una planta con numerosas aplicaciones y efectos secundarios leves.

El parón que hemos vivido desde aproximadamente el final de la Guerra Civil hasta hoy, tanto en el campo de la investigación como en el uso terapéutico, es el resultado de las políticas de prohibición basadas en criterios morales, que ignoraron las evidencias científicas existentes en la época y han provocado un gran retraso en el conocimiento de la planta y sus propiedades. En realidad, si comparamos la gran variedad de preparados cannábicos disponibles a comienzos del siglo XX, la situación actual es de una pobreza desoladora. De una amplia panoplia de presentaciones y vías de uso hemos pasado a un único tipo de tintura hidroalcohólica con una única formulación. De tres genéricos y unos treinta específicos, destinados a un gran número de enfermedades y síntomas, hemos llegado a tener que alegrarnos de disponer de un único producto para una única enfermedad. Y a esto lo llaman avance científico…

Y con el resto, ¿qué hacemos?

La inminente autorización del Sativex había creado expectativas en diversos grupos de pacientes, expectativas que han quedado frustradas. Por ejemplo, las mujeres afectadas de cáncer de mama, las primeras que lucharon como colectivo para conseguir el acceso a la planta y así dejar de sufrir náuseas y vómitos por la escasa eficacia de los antieméticos disponibles, han quedado fuera de los planes del ministerio y tendrán que seguir recurriendo a la compleja y burocratizada vía del llamado “uso compasivo”, igual que otros muchos pacientes que podrían haber mejorado su situación.

¿Qué pasará ahora con estos grupos de pacientes –sobre todo oncológicos- a los que se ha comprobado que les beneficia el uso de cannabis pero a los que la administración se empeña en privarles del mismo? ¿Y con los pacientes de enfermedades menos investigadas como la fibromialgia, que en muchos casos responden positivamente al tratamiento con cannabis, y cuyo acceso a derivados legales del cannabis puede retrasarse años? ¿Y con los miles de personas que, sin tener una patología concreta, usan cannabis para ayudarles a dormir, reducir el stress o abrir el apetito? ¿Hasta cuándo se les obligará a la clandestinidad, cerrando los ojos a una evidencia cada vez más percibida por la sociedad?

Un negocio más que redondo

La clave para entender los retrasos y limitaciones a la autorización de derivados de cannabis, impidiendo el acceso a la propia planta, no son las razones de tipo médico, sino las puramente económicas. Prohibir el cultivo y el uso de la planta evita que se pueda recurrir a ella directamente y obliga a los pacientes a utilizar un fármaco mucho más caro.

En Canadá, donde el Sativex está autorizado desde junio de 2005, un frasco del producto para 48 pulverizaciones cuesta unos 125 dólares canadienses, unos 93 € al cambio. Aquí se pretende comercializar a 124 € el frasco. Como el producto dispensa 2,7 mg de THC por aplicación, eso supone un total de unos 130 mg de THC por frasco, es decir, el miligramo de THC sale a 0,95 €. Un paciente que utilice marihuana proveniente de un Club Social de Cannabis paga por ella entre 3 y 4 €/gr. Dado que la marihuana que se cultiva actualmente suele contener entre 5% y 15% de THC, eso significa que el paciente asociado a un Club paga entre 0,08 y 0,02 €/mg. En otras palabras, el miligramo de THC obtenido a través del Sativex es, aproximadamente, entre 12 y 50 veces más caro que el que venimos produciendo en las asociaciones. No es de extrañar que las acciones de las compañías que producen y distribuyen el Sativex hayan subido como la espuma. Y tampoco es difícil llegar a la conclusión de que eliminar el monopolio otorgado al Sativex no solo mejoraría la eficacia terapéutica al ofrecer una mayor variedad de productos, sino que supondría un enorme ahorro para las arcas públicas.

Hacia un modelo mixto de dispensación

Desde la Federación de Asociaciones Cannábicas (FAC), venimos reclamando que se levante la prohibición que pesa sobre la planta de cannabis para que las personas adultas que desean utilizarla con cualquier fin, especialmente el terapéutico, puedan acceder a ella legalmente y con garantías de calidad. Actualmente, cientos de pacientes de diversas enfermedades recurren a nuestras asociaciones, cuyas actividades son completamente legales, para conseguir el cannabis que les niega el sistema sanitario. Desde nuestros grupos se intenta ofrecer preparados y vías de uso de la mayor calidad y diversidad, incluyendo vaporizadores para evitar tener que fumar, tinturas y cremas. En este sentido, nuestra oferta se adapta mucho mejor a las necesidades de los/as pacientes y resulta mucho más económica. Por otro lado, la mayoría de Clubes Sociales de Cannabis que tratan a pacientes cuentan con personal médico voluntario para hacerles un seguimiento y supervisar el tratamiento, algo que aún rechazan hacer muchos médicos, negándose a aceptar la realidad que sus pacientes les ponen ante los ojos: Que el cannabis funciona en un amplio abanico de trastornos y dolencias, aportando calidad de vida con un bajo riesgo.

Ante esta realidad, y visto que desde distintos centros sanitarios públicos y privados se nos derivan pacientes extraoficialmente, hace tiempo que venimos reclamando una regulación legal que ofrezca las debidas garantías. En este sentido, consideramos modélico el ejemplo de Canadá, el país donde se creó el Sativex y donde primero empezó a usarse, además de otros derivados cannábicos sintéticos y semi-sintéticos y que, sin embargo, permite también a varios miles de pacientes el cultivo y posesión de marihuana para su propio uso, a fin de cubrir aquellos pasos en los que los productos de la industria farmacéutica, a falta de investigaciones más profundas, no pueden llegar.

Federacion de Asociaciones CannabicasTambién nos parece muy interesante el modelo californiano, donde el paciente para el que se considera indicado el uso de cannabis recibe un volante médico que le permite acudir a un club cannábico debidamente autorizado. Aquí ya tenemos los clubes y el marco legal, solo falta la audacia política para coger el toro por los cuernos y regularlo claramente para evitar la actual situación de inseguridad jurídica, con incautaciones, detenciones y multas contra personas y colectivos que están trabajando por el derecho a la salud y por mejorar la calidad de vida de las personas. El paso dado en España es importante por ser el primero, pero es un paso muy corto y en una única dirección. Responder al reto que plantea el uso medicinal de cannabis exige mucho más que eso.

Federación de Asociaciones Cannábicas
Comunicado de la FAC
24 de agosto de 2010

1 16.418 vistas

135 enfermos de esclerosis múltiple y vejiga hiperactiva de hospitales del Reino Unido y Bélgica fueron incluidos en un estudio doble ciego controlado con placebo y grupos paralelos para estudiar el efecto del extracto de cannabis Sativex. Durante ocho semanas recibieron el extracto o un placebo.

Sólo hubo una pequeña diferencia entre el extracto de cannabis y el placebo en la variable principal, la reducción de la cantidad diaria de episodios de incontinencia urinaria al final del tratamiento. Cuatro de los siete criterios de valoración secundarios fueron significativamente a favor del Sativex: el número de episodios de micciones (vaciados) durante la noche, el estado general de la vejiga, el número de micciones al día y la impresión global de cambio del paciente. Los autores concluyen: “Aunque el objetivo primario no alcanzó significación estadística, llegamos a la conclusión de que el Sativex tuvo algún impacto en los síntomas de la vejiga hiperactiva en los pacientes con EM, proporcionando evidencia de una mejoría en los síntomas asociados con la disfunción de la vejiga en estos casos.”

Fuente CannabisMed

2 3.319 vistas

Hoy fumar cannabis es un auto-tratamiento que requiere verificar las condiciones médicas en 14 estados de EE.UU., Canadá, Holanda e Israel, entre otros lugares. Por lo general, requiere una recomendación del médico y el papeleo.

La gente fuma la droga para aliviar el dolor, el sueño más fácil y tratar las náuseas, falta de apetito y trastornos del ánimo como la ansiedad, el estrés y la depresión. Los pacientes que no quieren fumar cannabis pueden buscar recetas para cápsulas aprobado por la FDA que contienen compuestos de cannabis para el tratamiento de algunos de estos mismos problemas.

La investigación ahora sugiere que la esclerosis múltiple podría unirse a la creciente lista de enfermedades tratadas con cannabis. Más de una docena de ensayos médicos en la última década han demostrado que los tratamientos que contienen THC (y algunas que combinan THC con otro derivado llamado cannabidiol, o CDB), no sólo aliviar el dolor en pacientes con EM, sino también alivia los problemas asociados con la enfermedad. MS resulta del daño a la capa de grasa que aísla los nervios en el cerebro y la médula espinal.

“Los pacientes con EM tienen dolor de ardor en las piernas y la rigidez muscular y espasmos que los mantienen despiertos durante la noche”, dice John ZAJÍ?EK, un neurólogo de la Universidad Península de Medicina y Odontología en Plymouth, Inglaterra. Los pacientes pueden tomar esteroides potentes y otros medicamentos anti-inflamatorios, pero los efectos de estos medicamentos pueden ser incompatibles.

Pertwee ha analizado 17 ensayos en los que los pacientes con EM han recibido algún tipo de cannabis o sus derivados. Los informes de los propios pacientes, que no sabían si estaban recibiendo los cannabinoides reales o un placebo en la mayoría de los ensayos, muestran mejoras en la espasticidad muscular, la calidad del sueño, temblores, sensación de bienestar y movilidad. Pertwee, quien también es consultor de GW Pharmaceuticals – que hace una droga cannabinoides que se administra en forma de spray, llamado Sativex – analiza las conclusiones de Neurobiología Molecular en 2007.

Sativex fue aprobado en Canadá para el MS en 2005 después de los estudios (algunos incluidos en el análisis de Pertwee) mostró su éxito en el alivio de los síntomas de la enfermedad.

GW Pharmaceuticals espera autorización para el tratamiento de la EM en el Reino Unido y España este año. Más tarde, la compañía planea buscar la aprobación en EE.UU. de Sativex en el dolor oncológico.

El equipo de ZAJÍ?EK también ha comparado los pacientes con EM que recibieron un placebo con pacientes que recibieron una cápsula que contiene el THC o uno con THC y CBD. los medicamentos a base de cannabis superaron un placebo, y los investigadores ahora están trabajando en un proceso de varios años de MS.

Calmar los síntomas como la espasticidad muscular y el dolor es útil, ZAJÍ?EK dice, pero el verdadero valor de los cannabinoides puede superar eso. “Para mí, lo realmente interesante es si estos medicamentos tienen un papel mucho más fundamental para cambiar el curso de la EM a largo plazo”, dice. “No tenemos nada que realmente disminuya la progresión de la enfermedad”.

Fuente Universitam

0 656 vistas

Se llama Sativex, es para pacientes con esclerosis múltiple y costará cerca de 15 Euros en Gran Bretaña.

Fuera de Gran Bretaña, el medicamento podría ser aprobado pronto en España y luego en otros países europeos.

El Sativex, un medicamento derivado de la Cannabis sativa (marihuana), acaba de salir a la venta en Gran Bretaña y costará aproximadamente 16,3 dólares el frasco para los pacientes con esclerosis múltiple y con una duración media de 11 días por recipiente

“Es el primer tratamiento para la espasticidad causada por la esclerosis múltiple en más de dos décadas y es un producto que sabemos que los pacientes estaban esperando”, dijo el director de GW Pharmaceuticals Plc, Justin Gover.

Sativex, que se aplica debajo de la lengua y tiene una presentación de 10 mililitros para suministrarse en 11 días, será presentado en Gran Bretaña por Bayer AG, el titular de la patente, tras su aprobación la semana pasada.

El próximo obstáculo para GW y Bayer será convencer al Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica de Gran Bretaña de que Sativex es un tratamiento rentable para el Servicio Nacional de Salud. Los analistas consideraron que hasta que eso ocurra, sus ventas pueden ser bajas.

El fármaco también podría ser usado a largo plazo para tratar el dolor provocado por el cáncer, lo que abriría un mercado con un valor potencial de más 500 millones de dólares, según expertos.

Fuente Peru21

0 4.905 vistas

Alemania – En su reunión del 3 de mayo el comité alemán de expertos en drogas recomendó al gobierno la reclasificación del “Cannabis (marihuana, la planta perteneciente a la especie cannabis y sus distintas partes)” del anexo I al II de la ley de estupefacientes si “está destinada a la elaboración de preparados con fines terapéuticos”. Además, el comité recomendó añadir en el anexo III de la ley de estupefacientes la siguiente opción: “Extracto de cannabis (extracto obtenido de la planta perteneciente a la especie de cannabis y de sus distintas partes)” y sólo “en forma de preparado autorizado como medicamento.”

El anexo I de la ley de narcóticos alemán contiene sustancias que no se pueden prescribir y no están comercializadas, como la heroína, la cocaína, el LSD y el cannabis. La nueva clasificación del cannabis en el anexo II lo capacita para la fabricación de preparados con fines terapéuticos, lo que hace que pueda ser comercializado y que las farmacias puedan manejarlo sin tener que contar con un permiso especial. Hasta ahora las que querían vender cannabis para uso terapéutico, importado de los Países Bajos, tenían que solicitar permiso para poder hacerlo. La inclusión del extracto de cannabis en el anexo III de la ley de narcóticos se establece ante la prevista aprobación del Sativex, extracto de cannabis de la compañía británica GW Pharmaceuticals. En general el gobierno federal sigue las recomendaciones de este comité de expertos.

Fuente Cannabinoid-medicines

0 208 vistas

sativexUn medicamento pionero contra la esclerosis múltiple fabricado con cannabis y cuya admisión se ha ido retrasando durante mucho tiempo podría ser aprobado en España y Reino Unido en el segundo trimestre de 2010, dijo el jueves su fabricante.
GW Pharmaceuticals dijo que los reguladores de ambos países habían llegado a la conclusión de que no había ningún problema de calidad, seguridad o eficacia por resolver. Las negociaciones están ahora centradas en aclarar algunos puntos relacionados con el folleto de información para el paciente.
La aprobación del fármaco Sativex en España y Reino Unido será un importante acontecimiento para el laboratorio británico.
El medicamento, que se administra mediante la extensión de un spray por debajo de la lengua, será comercializado en Reino Unido por la compañía alemana Bayer y en el resto de Europa por la española Almirall.
Los ensayos clínicos demostraron que Sativex reduce las convulsiones en los pacientes con esclerosis múltiple que no responden adecuadamente a las terapias existentes.
En 2005, el fármaco se convirtió en el primero del mundo con cannabis como base principal en obtener la aprobación de los reguladores en Canadá.
GW esperaba que fuera aprobado en 2003, pero el lanzamiento del medicamento, que se extrae de plantas de marihuana plantadas en lugares secretos en el campo inglés, se vio retrasado por los reguladores europeos.sativex1
Samir Devani, analista de Nomura Code, dijo que el anuncio del jueves fue un “hecho muy positivo” para GW, aunque sigue habiendo dudas sobre el potencial comercial de Sativex.
En particular, la tasa de consumo en Reino Unidos estará limitada hasta que el Instituto Nacional para la Salud y Excelencia Clínica (NICE, por su sigla en inglés) decida si debe ser reembolsado al Servicio Nacional de Salud (NHS, por su sigla en inglés), lo cual, según Devani, será un desafío.
Aún deben realizarse nuevas pruebas clínicas antes de que la medicina esté preparada para ser presentada en Estados Unidos, donde el socio de GW es la japonesa Otsuka.

Fuente Swissinfo