Pakistán apuesta por la industria del cáñamo y cannabis medicinal

Pakistán aprueba la legalización del cáñamo para fines industriales y medicinales y busca crear y potenciar esta industria. 

Pakistán
Macfoto

Pakistán aprueba la legalización del cáñamo para fines industriales y medicinales y busca crear y potenciar esta industria.

El Hindustan Times informó que el Gobierno de Pakistán ha legalizado y puesto las bases para que el país pueda convertirse en un actor importante dentro de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial. La decisión del ejecutivo de aprobar el uso del cannabis medicinal y el cáñamo por la población, es catalogada como histórica. El ministro de ciencia y tecnología, Fawad Chaudhry, dijo que la medida ayudará a Pakistán a ingresar al mercado multimillonario del cannabidiol (CBD).

El Ministro en un mensaje en las redes sociales dijo que el país cultivará y producirá cannabis medicinal en un parque de cultivo de plantas medicinales.

“El gabinete aprobó la primera licencia para @MinistryofST y PCSIR [Consejo de Investigación Científica e Industrial de Pakistán] para el uso industrial y médico del cáñamo … [La] decisión histórica colocará a Pakistán en el mercado de CBD de miles de millones de dólares”, publicó desde su cuenta de Twitter el Ministro.

Primeras licencias aprobadas

El Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Consejo de Investigación Científica e Industrial de Pakistán aprobaron las primeras licencias de cannabis y cáñamo.

Las plantas se cultivarán en un Herbal Medicine Park en Jhelum. Chaudhry dijo que el programa controlado por el gobierno permitirá que la investigación incluya “salvaguardias adecuadas” a través del Ministerio de Estupefacientes.

Estas autorizaciones con la planta se producen después de las conversaciones entre las distintas administraciones. El país importará variedades de semillas ricas en CBD para su cultivo y para la posterior producción del extracto.

“El extracto de CBD tiene tiene importancia en la medicina terapéutica. A partir del  2016, se reveló una investigación revolucionaria que llevó a China a establecer un departamento de investigación de cannabis y ahora está cultivando cáñamo en 16.000 hectáreas, y Canadá en más de 40.000 hectáreas”, dijo  el MInistro Chaudhry en una rueda de prensa en Islamabad.

Los niveles máximos permitidos de THC no deben pasar el 0,3%. Pasar esa cifra de tetrahidrocannabinol sería ilegal.

Aprovechamiento total de la planta

En la rueda de prensa el Ministro dijo que de la planta se utiliza casi todo. De sus semillas se puede producir un aceite de alta calidad comestible. De sus hojas se puede extraer cannabinoides para el desarrollo de medicamentos. Y  de los tallos se pueden utilizar para la confección de fibras que se utilizan en la industria textil, recordó. Además, agregó que con la producción de algodón en Pakistán en declive debido a varios factores, el cáñamo brindaba a los agricultores una alternativa viable

“En todo el mundo, esta fibra está reemplazando al algodón. La ropa, los bolsos y otros productos textiles se fabrican con la fibra de esta planta. Este es un mercado de $ 25.000 millones. Pakistán puede tener una gran participación en este mercado “, dijo Chaudhry. Además. añadió que ” esto está bajo el control del gobierno, por lo que se pueden realizar más investigaciones y se pueden colocar las salvaguardias adecuadas a través del ministerio de narcóticos “.

Informes y datos estimaron el año pasado que el mercado del cáñamo de Asia y el Pacífico crecerá un 14,2 por ciento hasta 2026, una tasa más alta que la del resto del mundo.

Cannabis en la región

En todo el subcontinente, las personas han cultivado cannabis y fumado hachís durante siglos.

La planta  es anterior a la llegada del Islam a la región, y el cannabis aparece en el texto sagrado hindú Atharva Veda que describe sus usos medicinales y rituales.

El cáñamo crece casi como maleza en muchas partes de Pakistán, incluso en gran abundancia en la capital, donde se pueden ver enormes plantas brotando en las rotondas de tráfico.

Más Artículos
“Cannabis antes de Cristo”, un documental necesario
>