Parten más de 300 gramos de cannabis de Colombia a Canadá

Macfoto

Clever Leaves es una de las tantas empresas que desembarcaron en Colombia, uno de los países mejor adaptados para los cultivos, por su condición de verano eterno. El año pasado, la corporación recibió la licencia de cultivo y fabricación y, posteriormente, la habilitación comercial por parte del Gobierno Nacional. Así fue como cobraron vida los cultivos localizados en Sogamoso, región de Boyacá, en invernaderos semiautomatizados.

Hace aproximadamente un mes que Clever Leaves exportó el primer cargamento de marihuana hacia Canadá con fines farmacéuticos y científicos. 

“Es la primera vez que Colombia exporta Cannabis de manera legal hacia cualquier país y fue hacia Norteamérica, eso marca un hito. Vamos a exportar no solo hacia Canadá, sino también a Europa y Latinoamérica”, expresó el director de Asuntos Corporativos y Regulación de la compañía, Julián Wilches, al sitio digital La Patria. Entre lo exportado hacia Canadá no solo se encuentra la materia prima sino también productos terminados para uso farmacéutico o cosmético como cápsulas, laminillas sublinguales, spray y supositorios.

“En Colombia no solo se cultiva una planta. Sino que además se genera valor agregado para llegar a los mercados internacionales con productos de altísima calidad farmacéutica”, destacó el directivo.

En la actualidad, la producción de Cannabis por parte de Clever Leaves se realiza en Sogamoso (Boyacá), donde se ubican los invernaderos semiautomatizados en cinco hectáreas del cultivo, pero el objetivo está encaminado a un mayor crecimiento y lo que se aspira es que a finales de 2019 se cuente con al menos 23 hectáreas sembradas.

“La regulación dice que nosotros no podemos vender la flor seca porque no es el fin de la legalidad. Entonces lo que hacemos es exportar los extractos de la flor del cannabis seca. Ésta se muele y se le hace un proceso químico. Así se convierte en aceite que es utilizado en la farmacéutica. En este primer momento nosotros exportamos 360 gramos de flor seca”, agregó Wilches.

Con respecto a las compañías que realizan la compra de la materia prima de cannabis, el director de Asuntos Corporativos y Regulación de la compañía aclaró que el primer requisito es que en ese país debe estar legalizado el cannabis medicinal para que la empresa pueda estar habilitada.  

“Los países compradores deben tener licencia para manejar este tipo de productos. Nosotros como compañía hacemos un proceso de debida diligencia. Es decir, lo investigamos todo. Quién es y para qué va a usar esa materia prima. Y eso lo hacemos con todas las personas que nos relacionamos”, apuntó.

300 licencias por entregar

Frente al proceso que adelanta el Gobierno para expedir las licencias a las compañías colombianas que están en cola y buscan el permiso, Wilches destacó que en estos momentos hay más o menos 300 licencias por entregar, pero con cupos limitados.

“Esto debido a que es muy técnica la explicación de justificar el uso legítimo de este material. Significa que tiene que haber un desarrollo médico, científico. Tienen que estar los productos desarrollados, tiene que tener un equipo humano muy robusto detrás de esto. No es fácil conseguir un cupo de estos, de 300 solo cinco se otorgaron el año pasado y dos renunciaron. En estos momentos, solo tres empresas operan las licencias y esto podría generar un cuello de botella”, sostuvo el funcionario. 

Clever Leaves realiza todo el proceso que incluye la cadena completa para la producción del cannabis medicinal. Desde la semilla hasta transformarlo en el elemento esencial para suplir los requerimientos del paciente.

Por Rama

  • Más Artículos
    En Nigeria, el Gobernador del estado de Ondo pide legalizar cannabis
    >