Perú se apresta a aprobar una ley que solo venderá aceite importado

Francesca Brivio, presidenta ejecutiva de la organización “Cannabis Gotas de Esperanza”, sufre hace nueve años una extraña enfermedad llamada mastocitosis sistémica. Éste es un trastorno crónico que estimula cantidades desmedidas de mastocitos en el cuerpo y que la marihuana puede remediar. Para eso, ella necesita cultivar, algo que Perú no contemplará en la nueva ley.

Generalmente, los mastocitos ayudan a proteger al organismo de enfermedades y contribuyen con el proceso de cicatrización de las heridas al liberar sustancias como la histamina y los leucotrienos.

Pero las personas que sufren este trastorno, en general, almacenan mastocitos en exceso en la piel, la médula ósea, el tubo gastrointestinal y los huesos. Cuando se activan, estos mastocitos liberan sustancias que pueden sobrecargar el organismo y provocar diversos síntomas como arritmias, problemas digestivos, visión borrosa, dolores de cabeza, depresión y debilidad.

A Francesca el trastorno le trajo muchos inconvenientes como, por ejemplo, perder el útero, sufrir la quebradura de costillas, tener fatiga crónica y no poder jugar con sus hijos. Por fortuna, tanto Brivio como otros pacientes, encontraron en el cannabis medicinal lo más parecido a la cura a esta enfermedad.

Cannabis por medicina farmacéutica

En 2014 Francisca dejó de usar la medicina tradicional, tomaba 27 pastillas, que le causaron necrosis avascular de la cabeza del fémur; luego probó con el cannabis a través de la combustión pero no le gustaba ya que no podía dosificar o tener los efectos que necesitaba. En 2017, después de tener una recaída muy fuerte, debido a que había abandonado cualquier tipo de medicación, empezó a usar el aceite de cannabis y le cambio drásticamente la vida.

La presidenta de “Cannabis Gotas de Esperanza” fue entrevistada por ATV, y denunció que no solo se está retrasando la reglamentación de la Ley 30681, que admite el uso del cannabis medicinal, sino también que no se está cumpliendo con los últimos convenios acordados con diversas entidades del Estado.

“La ley 30681 ya era restrictiva porque no permitía el cultivo personal ni el asociativo, solo permitía hecho por laboratorios. Pero permitía hacer producción nacional, y eso es importante para nosotras como pacientes porque si va a ver una medicina en las farmacias que sea de producción nacional económicamente nos beneficia al país y son más baratos los precios”, subrayó.

¿El Ministerio de Salud de Perú un obstaculo?

Cuando le preguntaron quienes están dificultando le ejecución del reglamento alterno que ampararía a las personas que se tratan con la planta, Francesca Brivio apuntó al Ministerio de Salud.

“Parece que el Ministerio de Salud (…) sacó en mayo este reglamento que era pésimo porque tenía unas muchísimas limitaciones, (como) dificultad en el acceso. El espíritu de esta ley es que haya acceso para pacientes. Este reglamento no permitía nada”, señaló.

Además, explicó que en diciembre tuvieron una reunión de doce horas en el Congreso con funcionarios, incluso, de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), con el propósito de acordar un mejor reglamento

“Quieren hacer que solo sea de importación. Nosotros teníamos un acuerdo con el Ministerio, si es que luego han cambiado de ministro eso no puede perjudicar”, lamentó la mujer. Como ocurrió en Argentina, Perú aún no sacó la ley y ya la está incumpliendo, incluso a costa de personas enfermas.

Por Rama

Más Artículos
Marruecos Cannabis
Marruecos, las cepas autóctonas de cannabis suplantadas por híbridos
>