Picos cannábicos para disfrutar en cualquier momento

Los picos son una especie de colines muy típicos en la cocina andaluza. Se trata de pan con una textura muy crujiente que se suele servir acompañado de jamón u otros fiambres.

natillas

Los picos son una especie de colines muy típicos en la cocina andaluza. Se trata de pan con una textura muy crujiente que se suele servir acompañado de jamón u otros fiambres. También se les puede llamar palitos, grisines, bastoncitos, tostaditas, quelitas, roscos, etc. Pueden variar un poco su forma, pero básicamente es un pan con bajo contenido de agua en su interior, lo que hace que se puedan conservar durante mucho tiempo.

Los ingredientes para su elaboración son harina de trigo, agua, levadura y sal. También se suele añadir a la masa una grasa, normalmente de origen vegetal como aceite de oliva o girasol, además de semillas varias, ajo… Son muy rápidos, fácil de hacer y una adicción para cualquiera. En nuestro post de hoy, variamos la receta tradicional para incorporar cannabis, una manera saludable de consumirlo ideal para disfrutar a cualquier hora.

INGREDIENTES

200 gramos de harina de trigo
8 gramos de levadura fresca de panadero
3 gramos de sal
100 ml de agua
20 ml de aceite de oliva cannábico

ELABORACIÓN

Lo primero es elaborar el aceite cannábico. Para ello en un recipiente metálico añade 50 gramos de aceite de oliva virgen y 10 gramos de cogollos triturados. El aceite lo haremos al baño maría, así que introduce el recipiente en una olla de mayor tamaño con un par de dedos de agua. A fuego medio, cocina durante unos 60-90 minutos. Usa un filtro de café para colar y retirar la materia vegetal. Tan sólo necesitamos 20ml, pero es una cantidad muy baja para hacerla y merece la pena conservar el aceite restante para otra ocasión.

En un vaso o taza añade el agua tibia y la levadura, removiendo hasta su disolución. En un cuenco añade la harina, la sal, los 20 ml de aceite cannábico y el agua con la levadura. Mezcla primero en el cuenco con las manos y finaliza sobre una superficie bien limpia amasando durante varios minutos hasta que la masa quede elástica y esponjosa. Puede que tengas que rectificar y añadir algo más de harina. El punto ideal sería que ligeramente se adhiera a las manos, pero sin llegar a pegarse.

Haz una bola con la masa, enharínala ligeramente y ponla en un cuenco para que fermente la levadura. Fermentará más rápido con una temperatura media y una humedad alta, así que ahora en verano simplemente puedes tapar en cuenco con un paño húmedo y dejarlo en cualquier lugar templado de casa. Como mínimo, deja que la masa fermentar una hora. Llegará a doblar su tamaño. Pasado este tiempo, vuelve a amasar la bola y con ayuda de un rodillo o botella, estírala intentando hacer un cuadrado o rectángulo de medio centímetro o incluso menos.

Usando un cortapizzas o un cuchillo, corta filas de aproximadamente 1cm. Y cada fila en secciones de unos 10-15cm. La masa sobrante vuelve a amasarla, estirarla y repetir haciendo palitos. También puedes darles forma individualmente estirando una pequeña bola con las dos manos sobre la mesa. De la manera más lenta apenas se tardarán 5 minutos en hacer unos 30-40 picos.

Ponlos sobre papel de horno y sobre una bandeja, y hornéalos a unos 120º durante 30-40 minutos. De todos modos pasados unos 15-20 minutos el exterior estará duro y podrás ir removiéndolos cada poco para que se vayan poco a poco dorando por igual. Pasados 40 minutos, rompe uno de los palitos para comprobar su textura. Retira del horno y deja enfriar. En un bote hermético, tranquilamente aguantan 7-10 días tan frescos como el primer día.

Aquí tienes mas post de recetas

Más Artículos
platano_brownie
Brownie cannábico de chocolate y plátano en 5 minutos
>