Preparando la cosecha de nuestras plantas de exterior

Entramos en septiembre y en exterior éso es sinónimo del inicio de la cosecha.

Macfoto

Entramos en septiembre y en exterior éso es sinónimo del inicio de la cosecha. Las variedades de cannabis de floración más rápida entran en su recta final, mientras otras se irán cosechando a lo largo de octubre, noviembre e incluso diciembre en el caso de las sativas de floraciones interminables. En un anterior post hablamos del lavado de raíces previo a la cosecha, y nuestro post de hoy lo dedicaremos en exclusiva a las claves para cortar nuestras plantas en su mejor momento.

Poco a poco, los cogollos irán compactando y/o engordando a medida que se acerca la fecha de corte. Los pistilos o pelitos, se irán volviendo de color marrón. Se suele leer en muchas guías que el momento óptimo para cosechar es cuando el 60%-70% de los pistilos se vuelven de color marrón. Ésto no es del todo cierto, ya que son varios los factores que harán que los pistilos comiencen a secarse. Temperatura, aire, polinizaciones… así que ésta puede ser una señal, pero ni muchos menos indica el momento óptimo para cosechar.

OBSERVANDO LOS TRICOMAS

La única manera de saber el momento ideal para cortar nuestras plantas, es observando los tricomas. Para ello es necesario un microscopio o una lupa de bastantes aumentos. No son productos caros y merece la pena esa pequeña inversión. Los tricomas son esas pequeñas glándulas de resina que cubren los cogollos y donde se encuentran la mayor cantidad de cannabinoides de la planta. Éstos pasan por varias fases de maduración.

Cuando los tricomas son de color transparente, todavía es muy temprano para cosechar. De transparentes pasan a un color blanco-lechoso, momento en el cual la concentración de THC es la máxima posible. Y de lechosos, cambian a un color ámbar o dorado. En este punto, el THC se convierte en CBN, los cogollos pierden potencia y los efectos tienden a ser más narcóticos.

Así que el punto óptimo se establece cuando la mayoría de tricomas los observemos de color lechoso, con alguno aún transparente y alguno color ambarino. Es prácticamente imposible que todos los tricomas maduren al mismo tiempo, por lo que se debe buscar sobretodo esa mayoría de colores blancos. Y repetimos que para ello es necesario un microscopio pues a simple vista no se apreciarán correctamente.

EL MOMENTO DE LA COSECHA HA LLEGADO

Una vez los tricomas hayan madurado correctamente, es la hora de cosechar. Es fácil, puedes cosechar la planta entera o por partes. Es común que mientras que los cogollos de las zonas altas estén en su punto óptimo, los de las zonas bajas aún no muestren del todo ese punto exacto. Esas zonas seguiremos observándolas día a día hasta que los tricomas alcancen el punto óptimo de maduración.

Siempre conviene a la hora de cosechar, que el sustrato no esté demasiado encharcado. Querrá decir que la planta se encuentra muy bien hidratada y por consiguiente la fase de secado se prolongue. Lo ideal sería cosechar cuando la planta muestre los primeros síntomas de deshidratación. Tengamos en cuenta que durante el secado la pérdida de humedad de los cogollos será más lenta que si dejamos que ellos se deshidraten ligeramente antes cosechar.

Para terminar, existe la creencia de que dejando la planta a oscuras 2-3 días antes de cosechar, se incrementa la producción de tricomas. Ésto es totalmente falso, ya que la planta desarrolla tricomas a lo largo de toda la floración. Lo que hagamos en los últimos 2-3 días no influirá en nada. Es uno de tantos mitos que no tiene ningún sentido, pero que de tanto repetirse mucha gente se cree.

Más Artículos
Como elegir la variedad adecuada
>