NEWS

Prohibir el cannabis va en contra del derecho a la salud

30 septiembre, 2016, 16:00 PM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

El derecho a la salud, cuando hablamos de drogas, dista mucho de cumplirse en el mundo en el que vivimos, y el ámbito del cannabis no es excepción. Si bien las instituciones internacionales tienen bien claro, como el resto de mortales que cumplimos sus directrices, que el derecho a la salud es deseable y que para alcanzarlo debemos remar hacia un marco legal que nos traiga el máximo nivel de bienestar físico y mental, las consecuencias imprevistas que vinieron con la prohibición, y que los primeros prohibicionistas no supieron prever, han conseguido causar o exacerbar distintos problemas de salud derivados, no tanto por el consumo de cannabis en sí, sino por la manera legal en la que se aborda dicha sustancia.

Tales problemas giran, sobre todo, al aumento del perjuicio que sufren aquellos consumidores que pierden el derecho a aspirar al estándar más alto de salud física y mental disponible por el simple hecho de usar cannabis. Y es que la prohibición trae consigo problemas sanitarios desde el mismo momento en que obligas al usuario de cannabis a relacionarse con la clandestinidad, cuya falta de control sanitario tiende a darse con frecuencia, estigmatizando con ello a unos consumidores que pueden llegar a desconfiar hacía los mejores esfuerzos de educación preventiva luego de recibir un rechazo social generalizado. Por otro lado, el abandono de aquellas formas más seguras de administración y su sustitución por formas más potentes e insalubres que afecta a todas las drogas ilegales, señalando como ejemplos previos a la sustitución del opio fumado por la heroína intravenosa y a la moderna aparición del crack en el mercado de la coca, también afecta al cannabis, alumbrando sustitutos vendidos legalmente por internet, cuya diferencia con el consumo de la forma más tradicional de cannabis se hace notar en forma de sobredosis y muertes accidentales, a saber: las marihuanas sintéticas.

La prohibición del cannabis es el rechazo frontal a un derecho humano básico como es el derecho a la salud ya que maximiza los riesgos que asume el consumidor.

Libertad y buenos humos

Por Jose María Escorihuela Sanz.   @JmEscorihuela

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular