Protege tus plantas en floración contra el hongo Botrytis

Los cultivos de cannabis en exterior están expuestos a los ataques de hongos, especialmente en zonas húmedas y lluviosas. Y de entre todos, el hongo botrytis es sin duda uno de los peores que pueden atacar a las plantas en la fase de floración. Es causante de numerosas pérdidas de cosecha, pues sus ataques a los cogollos hace que sean prácticamente inservibles.

La botrytis, también conocida como moho gris, es un hongo patógeno que sobretodo ataca con la humedad alta y poca ventilación. También cuando la variación de la temperatura diurna y nocturna es elevada. La temperatura perfecta para su desarrollo se establece entre 17º y 24º aunque presentarse también con temperaturas superiores.

Es un hongo de un color grisáceo, de ahí su apodo, y donde ataca produce la muerte celular de la zona. Cuando ataca a las hojas les causa necrosis, secándolas rápidamente. Cuando ataca a los tallos, éstos se vuelven de color marrón, más frágiles y con la corteza de textura gelatinosa. Aunque como decimos el mayor daño se produce en los cogollos durante el cultivo, pero también durante el proceso de secado y curado.

La única manera de detectarlo cuando ataca a los cogollos, es mediante las revisiones periódicas. Especialmente en climas húmedos, donde las nieblas matinales son habituales y las lluvias frecuentes, las revisiones deberían ser casi diarias. Será necesario abrir alguno con cuidado de no dañarlo, y comprobar su interior. En ocasiones las pequeñas hojas que rodean los cogollos se desprenden con facilidad cuando se tiran de ellas, ya que el hongo ha afectado al el tejido celular próximo al tallo.

El interior de un cogollo afectado por botrytis presenta una textura algodonosa y de color grisáceo, que se deshará en nuestras manos. Las variedades de cogollos grandes y muy compactos, son siempre los más propensos a sufrir los ataques. En cambio los cogollos más pequeños y aireados, se suelen librar cuando el causante es la humedad.

 

Pero también las orugas son uno de los grandes problemas, ya que en floración buscan refugio en el interior de los cogollos, donde además el alimento no les faltará. Sus excrementos, son caldo de cultivo de este hongo tan perjudicial. Y de nuevo volvemos a la necesidad de hacer revisiones cada pocos días buscando algún signo de su ataque, tanto en hojas como en el interior de los cogollos.

TRATAMIENTO

La prevención siempre es la mejor arma contra hongos y plagas de insectos. Si vives en una zona donde las humedades son excesivas, siempre correrás el riesgo de su ataque. Aunque a estas alturas de la temporada con las plantas iniciando la floración ya no es posible realizar alguna poda para reducir el tamaño de los cogollos a cambio de aumentar su número, para las siguientes temporadas ten ésto en cuenta. Además ciertas variedades son más resistentes en climas húmedos que otras.

También existen fungicidas realmente eficaces que evitarán tener que tirar algún cogollo a la basura. Y cómo no, también se debe tratar el posible ataque de orugas con algún insecticida específico, en estas fechas son muy habituales y las plantas de cannabis son un gran reclamo donde realizar sus puestas de huevos.

Como decimos, no sólo durante el cultivo las plantas corren peligro, ya que también durante el secado y curado. Para secar los cogollos, opta siempre por un lugar ventilado y a poder ser, seco. Y asegúrate de que los cogollos estén bien secos antes de proceder al curado, ya que en esta fase la ventilación es prácticamente nula. Si un cogollo aparentemente seco e introducido en un bote para el curado, vemos que al poco tiempo se vuelvo gomoso, es que en su interior aún conservaba bastante humedad. La solución es sacarlo del bote y proceder de nuevo con el secado.

Más Artículos
¿Qué armario de cultivo necesito para cultivar en interior?
>