¿Qué hacer si una de tus plantas de cannabis es macho?

No es nada extraño que estas fechas en las que las plantas de marihuana en exterior comienzan la floración, alguna de ellas resulte ser un macho

macho

No es nada extraño que estas fechas en las que las plantas de marihuana en exterior comienzan la floración, alguna de ellas resulte ser un macho. Ésto puede llegar a ser un gran contratiempo. Aunque cualquiera que cultive semillas regulares debe hacerse a la idea de que es muy probable que alguna planta sea masculina, éso no impide el disgusto que supondrá llegado el momento en que las plantas muestren el sexo. Y el disgusto será mayor si tan sólo contamos con una o dos plantas, lo que significará la pérdida de parte o toda la cosecha que esperamos.

El polen de una planta macho en exterior cuando abre sus flores puede recorrer varios kilómetros transportado por el viento y en condiciones favorables. Ésto significa que cualquier plantas hembra en un radio de unos 3-4 kilómetros e incluso más, puede terminar completamente polinizada. A nadie le gusta encontrarse semillas en los cogollos, especialmente cuando el propio cultivador no es el culpable. Así que no se debe mantener una planta masculina en floración. En nuestro post de hoy te damos algunas ideas para no tener que cortarla y tirarla directamente a la basura.

POLINIZACIÓN CONTROLADA

Una planta masculina puede llegar a ser un excelente padre. Así que podremos aprovechar para hacer alguna pequeña polinización controlada. Como tampoco nos interesa tener la planta macho en exterior junto a las hembras, una opción es situarla en un lugar seguro como puede ser una habitación de nuestra casa que no frecuentemos mucho, luminosa pero poco ventilada. No queremos que una corriente de aire pueda transportar el polen de sus flores.

Otra opción es cortar una rama con algunas flores a punto de abrir y meterla en un vaso de agua. Así seguirá viviendo unos días más y dará tiempo a que las flores se abran y poder recoger un poco de su polen para con él polinizar algún cogollo de alguna planta hembra que tengamos. Así tendremos unas pocas semillas para la próxima temporada. Si los parentales son buenos, la descendencia tiene muy altas probabilidades de también ser buena.

EXTRACCIONES

Aunque muchos piensan que las plantas de cannabis masculinas no tienen cannabinoides, lo cierto es que la cantidad de glándulas resinosas de algunas llega a sorprender. Por ejemplo en un viejo estudio del año 1971 donde se analizaron variedades locales de Líbano, Turquía y Marruecos, se observó que las flores de los machos poseían más cannabinoides de las hojas de las zonas superiores de las hembras. Y otro estudio más reciente sobre variedades autóctonas de Tailandia, observó que el contenido de THC de los machos casi alcanzaba el 0,8%, una cantidad nada despreciable.

Para hacer extractos con plantas masculinas, la mejor opción es usar tallos, flores y hojas cercanas a los racimos florales. También cabe destacar que se necesita una gran cantidad de materia vegetal. La técnica de extracción más recomendada por el retorno conseguido es con gas butano (BHO). Otra opción es hacer una leche o mantequilla cannábica que podremos emplear después para elaborar muchas recetas (infusiones, galletas, bizcochos, salsas, etc).

ZUMO DE CANNABIS

Otro uso que le podemos dar a una planta de marihuana macho es ingerir sus hojas en crudo. Y nada mejor que hacerlo en un zumo con alguna fruta o varias. Los cannabinoides de las plantas de cannabis verde se encuentran en su forma ácida y según estudios tienen algunos beneficios, similares a los de su forma no ácida. La diferencia es que el cannabis crudo no posee efectos psicoactivos y sus dosis pueden ser más elevadas ya que no existe ningún riesgo de intoxicación.

Siempre se debe tener en cuenta que la temperatura juega un papel muy importante en el cambio de los cannabinoides de su forma ácida a su forma no ácida. Para hacer un zumo de cannabis, emplea únicamente las hojas más tiernas. Las hojas más viejas y grandes son más fibrosas y tienen además un alto contenido en clorofila que le daría amargor al zumo. Añade también cualquier tipo de fruta (manzana, mango, piña, melocotón, plátano, fresas, melón…) y usa una batidora para licuar bien los ingredientes.

 

  • Más Artículos
    Monlag
    Monlag, nueva variedad feminizada y certificada de cáñamo con alto contenido en CBD
    >