¿Quieres aprender a hacer el bong de gravedad más barato del mundo?

En nuestro post de hoy os enseñaremos a hacer un bong casero sin gastar nada de dinero, simplemente usando cosas que en cualquier casa se tienen a disposición

En nuestro post de hoy os enseñaremos a hacer un bong casero sin gastar nada de dinero, simplemente usando cosas que en cualquier casa se tienen a disposición. En este caso será un bong de gravedad y que funcionará por diferencias de presión que más tarde explicaremos. Sólo una advertencia, mucho cuidado porque los efectos que produce fumar cannabis con este sistema son siempre muy intensos por la cantidad de cannabinoides por inhalación o “calada”.

NECESITAREMOS:

  • Una botella de refresco. De litro y medio, dos litros… o incluso una garrafa de 5 litros si sois muchos amigos a compartir
  • Un trozo de papel de aluminio, aproximadamente de 20x20cm
  • Un corcho
  • Un cuchillo
  • Un cigarro
  • Un mechero
  • Un palillo (o aguja medianamente gorda, una punta afilada, un tornillo…)
  • Cannabis al gusto

FABRICACIÓN DE UN BONG DE GRAVEDAD:

Comenzamos encendiendo el cigarro y dando unas buenas caladas. Únicamente lo usaremos para hacer un agujero en la botella, a unos 3-4 dedos de la base. Será más sencillo que usar un taladro, cuchilla o cualquier otro objeto. El agujero hazlo del mismo grosor que el cigarro. Lógicamente el cigarrillo tíralo después.

Seguimos con el corcho y el cuchillo, haciendo un pequeño tapón para el orificio que hicimos en la botella. Recórtalo con un poco de forma cónica, será más sencillo apretarlo y que quede bien sujeto. Debe retener perfectamente el agua, ya que la botella después la tendremos que llenar.

El siguiente paso es doblar el papel de aluminio dos veces sobre sí mismo. Así tendremos un cuadrado de 10x10cm y de cuatro capas. A continuación, pon el pequeño corcho en el orificio que has hecho con el cigarro y llena la botella de agua casi hasta arriba.

Coloca el papel de aluminio sobre la boca de la botella, presionando ligeramente en el centro para que quede una pequeña forma cóncava, como si fuese una cazoleta. Ahí colocaremos la hierba y servirá para que no se caiga. Aprieta bien el papel de aluminio restante contra el cuello de la botella, que quede bien ceñido.

Con un palillo o similar, haz pequeños agujeros por el centro del papel de aluminio. No muy grandes, ya que solamente queremos que pase el humo, pero no se cuele hierba. Y ten cuidado, si haces demasiada fuerza el aluminio se romperá. Tampoco será un gran drama tener que repetir la operación.

Pon el cannabis triturado o cogollos enteros si son pequeños sobre el papel de aluminio. Y ahora con el mechero quema la hierba al mismo tiempo que quitas el pequeño corcho del orificio. Sería interesante que ésto lo hagas con un cubo a mano o en el fregadero en lugar de sobre la alfombra.

Comenzará a salir un chorro de agua creando un vacío que forzará la entrada de aire a través de los orificios del papel de aluminio, que a su vez avivará el cannabis que estás quemando. En definitiva, llenaremos la botella de un espeso humo hasta que el agua alcance el nivel del agujero. Pon el pequeño corcho cuando no salga más agua.

Retira el papel de aluminio y cierra la botella con su tapón. Y ya tendrás encerrados una buena dosis de cannabinoides que te harán volar. Tan sólo quita tapón y corcho y aspira profundamente por la boca de la botella, cerrando ambos cuando termines para retener el humo que quedará.

Como ves es muy sencillo, muy barato y no se tardará más de 5 minutos en hacerlo y poder disfrutar de este bong de gravedad casero. No merece la pena después reutilizarlo, salvo el corcho. Siempre quedarán productos de humo adheridos a la botella y con el tiempo dará mal sabor y olor. Simplemente recicla y haz otro.

Más Artículos
Cannabis inodoro ¿lo próximo en llegar?
>