¿Quieres que tus plantas tengan las mejores raíces? Sigue estos consejos

Comienza una nueva temporada de cultivo y dependiendo del clima de cada zona ya se estará a punto de empezar a germinar las semillas

Macfoto

Comienza una nueva temporada de cultivo en exterior y quien más y quien menos, siempre dependiendo del clima de cada zona en este inicio de primavera, ya estará a punto de empezar a germinar sus semillas, si es que no lo ha hecho ya. El sueño de todo cultivador, es sin duda alguna que desde el primer momento las plantas crezcan fuertes y sanas. Y éso lo conseguiremos principalmente ofreciendo a las raíces un buen lugar donde desarrollarse. El estado general de las zonas visibles de una planta es siempre un reflejo del estado de la zona invisible. Una planta con un sistema radicular débil o dañado, nunca mostrará un buen aspecto.

Para empezar, debemos ofrecerle a las raíces un buen sustrato. A nadie le gustaría vivir en una casa en ruinas, igual que a una planta no le gusta habitar en un mal sustrato. Dejando de lado marcas comerciales, un buen sustrato debe estar esterilizado. Así nos aseguraremos que no contiene ningún tipo de patógeno que pueda afectar a las raíces. Muchos sustratos de mala calidad pueden contener hongos, plagas, semillas de otras plantas, restos orgánicos sin compostar, excesos de nutrientes… en definitiva, lo peor que podemos usar para un buen arranque.

Un buen sustrato

Además, un buen sustrato debe ser siempre esponjoso, algo que se consigue con materiales como la perlita o la fibra de coco. Y después, que contenga más o menos nutrientes es una elección personal de cada cultivador. Los conocidos como sustratos “light” tienen una baja cantidad de nutrientes, lo que obligará a usar abonos o realizar un trasplante en una o dos semanas, siempre dependiendo del tamaño de la maceta. Los sustratos más enriquecidos, suelen contener nutrientes para mínimo un mes de cultivo, por lo que haciendo sucesivos trasplantes con nuevo sustrato, las plantas pueden crecer perfectamente sin ningún otro tipo de nutrición.

Antes de añadir el sustrato a la maceta que vayamos a usar, es también importante añadir una buena capa de material para el drenaje. Lo más común es la arlita o arcilla expandida, sobretodo por su ligereza y por no poseer aristas que puedan dañar las raíces a la hora de retirarlas para los trasplantes. Pero se pueden usar piedras de río, cerámica, trozos de tejas o ladrillos… Su única función es la de crear una cámara de aire que permita la rápida evacuación del sobrante del agua de riego, a la vez que oxigena el sustrato.

Germinar las semillas

Una vez preparada cada maceta que vayamos a necesitar, es hora de germinar las semillas. Una semilla normalmente germina en unas 24-48 horas. No es extraño tampoco que algunas puedan tardar un poco más, y en ocasiones tampoco tiene nada que ver con la edad de la semilla sino con la genética. Si se germina en servilletas húmedas, tan pronto como la raíz alcance como máximo 1cm haremos un agujerito en el sustrato y la enterraremos, que queda la cáscara como 1cm enterrada. Si optamos por germinar directamente en el sustrato, tardaremos más días en ver asomar la plántula. Aunque las raíces desde el primer momento comenzarán a desarrollarse sin limitaciones.

Aunque un buen sustrato contiene los nutrientes necesarios para un desarrollo rápido de la planta, nunca está de más usar algún estimular radicular que acelere el desarrollo de las raíces. Éstos generalmente incluyen hormonas, aminoácidos, vitaminas y otros compuestos que ayudarán a que las raíces colonicen más rápido el sustrato. El uso de otros productos como organismos benefiosos (micorrizas y trichodermas) también es interesante para ofrecer protección contra hongos patógenos y contra otros elementos como la escasez de agua o nutrientes en determinados momentos.

Para terminar, son muy importantes también los hábitos de riego y de abonado cuando llegue el momento. Regular el pH del agua, evitar encharcamientos continuados, usar las dosis correctas de abonos… Todo ello ayudará a que las raíces funcionen correctamente y la asimilación de nutrientes sea la mejor posible.

Más Artículos
Variedades de Leyenda: el origen de Jacks Cleaner
>