Ranking global de cannabis pone a NY como la ciudad más consumidora

El planeta cannábico es cada vez más grande, y allí donde exista un usuario, la potente industria se abre paso

El planeta cannábico es cada vez más grande, y allí donde exista un usuario, la potente industria se abre paso.

El portal Magnet publica los resultados de un nuevo ranking global de la marihuana: Nueva York es la ciudad más consumidora y Tokyo la más cara.

Universidades como Cornell en Nueva York anunciaron hace un par de meses la implantación de nuevos títulos universitarios relacionados con la ciencia y la industria del cannabis.

Al título de posgrado en “Cannabis: Biología, Sociedad e Industria” de la entidad neoyorkina, se le une un MBA de la Universidad de Ciencias de Filadelfia, enfocado en analizar el sector del cannabis desde un punto de vista económico. 

El anuncio y promoción de este tipo de estudios académicos llega casi un año después de que Canadá legalizase la producción, la comercialización y el consumo de la marihuana.

De esta forma, Estados Unidos se posiciona como firme candidato a exportar perfiles profesionales especializados en un sector que, aunque no sea legal en todo el país, acumula muchos beneficios.

Según un estudio realizado por la agencia alemana ABCD en base al índice de precios de 2018 que elabora cada año la consultora Cannabis Benchmark, Nueva York es la ciudad donde más cannabis se consume con 77.4 toneladas y Los Ángeles la cuarta con 36.

Karachi y Nueva Delhi ocupan la segunda y tercera posición respectivamente.

No obstante, resulta especialmente curioso que sea Manhattan y no California quién presida este ranking y más si tenemos en cuenta que el estado de Nueva York penaliza el consumo recreativo,  mientras que en California es legal.

A pesar del fracaso de legalizar el consumo recreativo en Nueva York y Nueva Jersey este 2019, ya son once los estados americanos que permiten el consumo personal.

En este contexto, las cifras que amasó la industria del cannabis en 2018 van desde los 10.000 a los 13.000 millones.

Altos precios

Así y cómo se puede cotejar con el ranking anterior, las cifras que deja el mercado americano tienen más que ver con el elevado consumo que con un precio por gramo alto. 

De hecho, las ciudades americanas no son las que tienen los precios más elevados del mercado internacional.

Nueva York lo está vendiendo a 10,76 dólares y Los Ángeles a 8,14.

En el lado opuesto de esta misma realidad, Tokyo es la ciudad con la marihuana más cara: 32,66 dólares.

A la capital japonesa le siguen por orden Seúl, Kyoto, Hong Kong, Bangkok y Dublin.

Las elevadas cifras de Japón se deben a una cuestión de oferta y demanda: hay poco cannabis porque solo es legal el cultivo y éste solo pueden realizarlo aquellos que tengan licencia.

Las importaciones y exportaciones también son ilegales. 

El elevado precio de Seúl también tiene una explicación y más si tenemos en cuenta su contexto: consumir, comercializar y producir cannabis es ilegal en Corea del Sur.

Pero la norma del gobierno surcoreano no se queda ahí ya que pretende penalizar el consumo que sus ciudadanos puedan llevar a cabo en otros países donde éste si sea legal.

América del Sur

En el lado opuesto de la dinámica de precios, Quito, Bogotá y Asunción lideran el ranking de los precios más bajos con: 1,34, 2,20 y 2,22 dólares respectivamente en cada una de las ciudades.

Montevideo registra un precio por gramo de 4,15 dólares, una cantidad especialmente baja en un contexto de legalización y más aún si la comparamos con los 7,82 dólares en los que se sitúa el gramo en Toronto, la capital del segundo país en permitir la industria del cannabis.

Sin embargo, por mucho que las cifras anteriores reflejen la lozanía del mercado del cannabis, el estudio de ABCD también dedica un apartado a enumerar cuáles serían los países en los que legalizar la marihuana sería más rentable para el estado, teniendo en cuenta el consumo de sus ciudadanos. 

Para elaborar esta clasificación se han basado en los datos del informe sobre el consumo de drogas de Naciones Unidas de dónde han tomado como referencia el porcentaje de población que había fumado marihuana durante un año y la cantidad media consumida.

De este modo, si la marihuana se legalizase con el mismo tipo de gravamen que se aplica al tabaco, El Cairo, Nueva York, Londres y Sydney serían las ciudades que más se beneficiarían de la despenalización.

Sin embargo, por mucho que las cifras de este último ranking muestren la legalización como una alternativa a llenar las arcas del estado con un nuevo impuesto, ejemplos como el de Canadá evidencian que su regulación no es tan laxa como la del tabaco o el alcohol.

Y es que, a pesar de que hayan legalizado su producción, consumo y venta, las líneas rojas que han establecido para controlar esta nueva industria son determinantes a la hora de hablar de los beneficios de un mercado que (legalmente) acaba de nacer.

Más Artículos
Rusia, construcción de complejo para procesar semillas de cáñamo
>