Receta de buñuelos de crema de limón y cannabis

Los moriscos, musulmanes reconvertidos al cristianismo por los Reyes Católicos, siglos más tarde también harían de los buñuelos uno de sus postres típico

Los buñuelos son un dulce milenario. Marco Porcio Catón o más conocido como Catón el Viejo, político, escritor y militar romano que vivió en los siglos III y II a.C, incluyó en si libro De Agri Cultura una receta de buñuelos a los que se refiere con el nombre de “globos”. En esta receta, se mezclan harina y queso, se hacen pequeñas bolas con la masa y se fríen. Antes de servirlas, las untan de miel y semillas de amapola.

Los moriscos, musulmanes reconvertidos al cristianismo por los Reyes Católicos, siglos más tarde también harían de los buñuelos uno de sus postres típicos. Por ejemplo en Sevilla y Granada, fueron un postres muy típico. También los freían en aceite y los cubrían de miel. Los gitanos posteriormente y después de la expulsión morisca, fueron los encargados de perpetuar su receta hasta la actualidad.

Básicamente, hoy en día un buñuelo es una masa de harina frita, que suele mezclarse con agua, leche, huevo o levadura. Pueden comerse solos, aunque lo típico es que lleven un relleno, tanto dulce o salado. Desde cremas de chocolate, limón, o frutas, hasta pescado, marisco o queso. En nuestro caso y tratándose de un blog cannábico, os enseñaremos a hacer unos deliciosos buñuelos rellenos de crema de limón y cannabis.

INGREDIENTES PARA LA CREMA DE LIMÓN

  • 5 gramos de cogollos
  • 2 yogures de limón
  • 150 ml de leche condensada
  • 100 ml de nata
  • Ralladura de 1 limón

INGREDIENTES PARA LOS BUÑUELOS

  • 1 huevo
  • 210 gramos de harina de trigo
  • 100 gramos de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura tipo Royal
  • 250 ml de leche
  • 1 pizca de Sal
  • Aceite para freír

PREPARACIÓN

Comenzamos como siempre incorporando el cannabis a la receta. En este caso optamos por una crema de limón muy rápida y sencilla. Podríamos elaborar una típica al baño maría con huevos, harina, zumo de limón… pero ésta que os proponemos es también muy rica y no os llevará más de dos minutos.

Calentamos la nata y añadimos los cogollos triturados. Dejamos que se cocine a fuego suave durante unos 30 minutos sin dejar de remover. Colamos con un filtro de café para retirar la materia vegetal y dejamos que enfríe. Una vez haya enfriado nuestra nata cannábica, mezclamos con los yogures, la ralladura de limón y la leche condensada y lo dejamos enfriar en la nevera.

Por otro lado hacemos la masa de los buñuelos. Tamizamos la harina en un recipiente para que no después no queden grumos. Añadimos la levadura, el azúcar, la leche y el huevo, mezclando bien con las manos o una batidora de amasar hasta que quede una masa homogénea. Puede añadirle en este momento alguna esencia como vainilla, limón, o unas semillas de amapola.

 

Para freír los buñuelos, hazlo en una gran cantidad de aceite, pues tienen que flotar. Pon a calentar el aceite y cuando esté bien caliente, con la ayuda de una cuchara deja caer la masa con cuidado. Enseguida adquirirán so típica forma de bola hinchada. Fríelos un par de minutos por cada lado o hasta que estén dorados, y retíralos a un plato con papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Para terminar, introducimos la crema cannábica de limón en una bolsa nueva a modo de manga pastelera. Cortamos un poco una esquina del fondo para que al apretar la bolsa salga la crema por él. Hacemos un agujero en caca buñuelo, introducimos el pico de la bolsa que hemos cortado, lo rellenamos con la crema, y los vamos colocando en un plato.

 

>