Receta para hacer una leche condensada cannábica

La leche condensada es muy empleada en la gastronomía y especialmente en la repostería. Se trata de leche de vaca a la que se le ha extraído agua y agregado azúcar

Macfoto

La leche condensada es muy empleada en la gastronomía y especialmente en la repostería. Se trata de leche de vaca a la que se le ha extraído agua y agregado azúcar, que resulta en un producto espeso, dulce y que puede conservarse durante mucho tiempo. La extracción del agua se realiza mediante una presión de vacío hasta obtener un líquido espeso al que se le añade azúcar en una proporción que va desde el 30 % al 50 %. La alta concentración de azúcar impide el desarrollo de los gérmenes que queden en la leche después del precalentamiento.

Se inventó en el siglo XIX como necesidad de frenar las intoxicaciones alimentarias debido al consumo de leche contaminada durante el ordeño y los pobres procesos de conservación. Similar es la leche en polvo, que es también leche en polvo pero sin azúcar añadido. Para ello se pulveriza y deshidrata totalmente mediante un secador, resultando un polvo de color marfil. En nuestro blog cannábico os enseñaremos a hacer una fácil leche condensada cannábica empleando como base leche en polvo.

INGREDIENTES

  • 2 tazas de azúcar
  • La misma cantidad de leche en polvo
  • 1 taza de agua hirviendo
  • Una cucharada de esencia de vainilla
  • 25 gramos de mantequilla
  • 10 gramos de cogollos de cannabis

PREPARACIÓN

Lo primero y ya que no es una receta que necesite demasiada cocción, debemos descarboxilar el cannabis. Pero ello lo trituramos con un grinder, lo ponemos sobre un papel de horno antiadherente, y lo horneamos a 120 ºC durante unos 25 minutos. Debemos removerlo bien un par de veces al menos durante este tiempo.

Por un lado en un cazo ponemos la leche en polvo y el azúcar, y mezclamos muy bien. Y por otro, calentamos la taza de agua en el microondas durante 1-1,15 minutos. Añadimos en el agua caliente la mantequilla, que aunque no es necesaria hace que la leche condensada cannábica quede más suave y se conserve mejor.

El cannabis triturado lo añadimos en el cazo junto a la leche en polvo y el azúcar, y comenzamos a añadir el agua caliente con la mantequilla hasta conseguir una pasta. Encendemos el fuego y vamos removiendo. Al principio tendrá una textura muy espesa, pero el calor irá diluyendo la mezcla.

Removemos sin que llegue a hervir hasta que alcance una textura adecuada. Ten en cuenta que una vez fría, se vuelve más espesa. Retiramos del fuego, colamos inmediatamente para retirar la materia vegetal y dejamos enfriar. Al enfriar es posible que se forme una película grasa sobre la superficie de la leche condensada debido a la mantequilla. La podemos retirar con un papel de cocina absorbente.

Y para terminar nos queda pasar a botes y conservar en la nevera. La podremos usar en el café, para hacer arroz con leche, galletas, flanes, dulce de leche… o simplemente sobre una tostada de pan. Todo con un toque cannábico, sea buscando un uso terapéutico o recreativo.

Más Artículos
El pionero de la investigación del cannabis revela último hallazgo
>