Receta para un delicioso flan de chocolate cannábico

El flan es uno de los postres más consumidos especialmente en España. Es un postre fácil de elaborar, económico y sobretodo delicioso.

El flan es uno de los postres más consumidos especialmente en España. Es un postre fácil de elaborar, económico y sobretodo delicioso. Además admite multitud de ingredientes como frutas, café, queso cremoso, chocolate… Su historia nos remonta a la época de los romanos, antes de Cristo. Los registros más antiguos de los que se tienen constancia mencionan la tyropatina, el dulce que dio origen al flan, en el momento en que las gallinas comienzan a domesticarse y a incorporar los huevos al recetario romano.

Más adelante surgió una variante en la que ya se empleaban los ingredientes básicos del flan actual: huevo y leche, además de miel para endulzar. Posteriormente en la Edad Media, el flan era típico en época de cuaresma, fechas en las que la carne estaba prohibida. Pero no fue hasta el siglo VII cuando surgió el nombre de flan (en francés torta plana). Fue entonces cuando empezó a popularizarse en muchos países, surgiendo nuevas versiones siempre a partir de la base de huevos, leche y azúcar.

Como viene siendo habitual en nuestro blog, adaptamos todo tipo de recetas incluyendo cannabis entre sus ingredientes. Es una excelente opción tanto para consumidores que por cualquier motivo busquen una alternativa más saludable que el cannabis fumado, además de para cualquier persona que busque una forma de consumo completamente diferente a la más habitual.

INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

  • 2-3 gramos de cannabis
  • 500 gramos de leche
  • 4 huevos
  • 4 cucharaditas de cacao puro en polvo
  • 60 gramos de azúcar
  • unas gotas de extracto de vainilla
  • caramelo líquido

ELABORACIÓN

Comenzamos como siempre integrando el cannabis en uno de los ingredientes grasos de la receta, en este caso la leche. Pero el punto de ebullición de la leche es ligeramente superior al del agua (100º), por lo que no es una temperatura ideal para llevar a cabo el proceso de descarboxilación. Así que antes de nada tritura el cannabis, ponlo sobre una bandeja de horno y sobre un trozo de papel de horno, y hornéalo durante 15 minutos a unos 115º.

En un cazo añade la leche y el cannabis ya descarboxilado, e infusiona durante unos 10 minutos. Será suficiente tiempo para que los cannabinoides se integren en la leche y ésta no reduzca en exceso. Cuela usando un filtro de café para retirar hasta la más pequeña partícula de materia vegetal, y deja que enfríe la leche cannábica antes de continuar. Debe estar fría para que al mezclar con los huevos no se cuaje la mezcla.

En un vaso de batidora, añade la leche cannábica fría, los huevos, el azúcar, el cacao en polvo y unas gotas de extracto de vainilla. Bate bien hasta mezclar todos los ingredientes y deja la mezcla reposando unos minutos mientras preparas los moldes o el molde. Pueden ser de silicona, barro o acero inoxidable. Úntalo bien con caramelo líquido, que puedes comprar o hacer tú mismo.

Vierte en el molde o moldes la mezcla líquida, dejando un par de dedos sin llenar para que el flan pueda subir sin salirse cuando esté cociendo. La cocción la haremos al baño maría, bien en el horno o bien en la cocina. En recipiente con la mezcla debemos introducirlo en otro en el que añadiremos un par de dedos de agua. Si usas el horno, cuece el flan durante 60 minutos a 200º.

Si usas la cocina, unos 30 minutos a fuego medio es suficiente. De todos modos, clava un cuchillo en el flan para comprobar que sale limpio. Si queda manchado de masa líquida, precisará algo más de tiempo. Además es importante que el agua que pueda llegar a hervir, no entre dentro del recipiente del flan. Retira del horno o cocina, y deja enfriar. Para desmoldarlo perfectamente, es necesario que esté frío o al menos a temperatura ambiente.

  • Qué delicioso, el flan de España es maravilloso pero nunca lo he probado con chocolate cannábico. Recomiendo esta lista de libros para probar recetas

  • Más Artículos
    COVID-19-pandemia
    Terpenos y CBD combinados ¿efectividad contra inflamación COVID-19?
    >