Referentes de la medicina argentina, en favor del cannabis

Roberto Caraballo es el líder del equipo de científicos del Hospital de niños Garrahan, Argentina, y uno de los más importantes de Sudamérica

Foto: Hospital Garrahan

Roberto Caraballo es el líder del equipo de científicos del Hospital de niños Garrahan, el más importante de Argentina y uno de los más importantes de Sudamérica. Allí se está realizando el primer ensayo clínico con aceite de cannabis a pacientes con epilepsia refractaria. “Esperamos sentar las bases para la fabricación del aceite de cannabis nacional”, dijo en una entrevista con el portal Infobae.

“A partir de lo que los estudios de investigación han demostrado, esperamos tener una buena respuesta en términos de efectividad en cuanto al control de las crisis y en términos de tolerancia de los efectos adversos, lo que da cierta seguridad”, expresó este doctor que tiene 62 años e integra el staff del Hospital de pediatría Juan Pedro Garrahan desde que abrió sus puertas, allá por agosto de 1987 y del cual hoy es jefe del Servicio de Neurología. 

“Después de todo lo acontecido públicamente con el uso del cannabis medicinal, era necesario hacer algo para dar una respuesta seria a toda la sociedad”, dijo en referencia a las manifestaciones públicas, pedidos ante las autoridades y reclamos hechos por las familias de chicos que padecen enfermedades neurológicas y que necesitan tener acceso al aceite de cannabis. De ellas resultó la Ley 27.350, de Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus Derivados, que se sancionó en marzo de 2017 y de la cual sólo se cumple el artículo relativo a la investigación científica con este ensayo.

El ensayo del Garrahan se realiza desde octubre pasado sobre pacientes con encefalopatía epiléptica, una de las formas mas severas de la epilepsia refractaria que, por su gravedad, conlleva un deterioro neurológico serio. En la actualidad son 26 chicos de 1 a 16 años. Todos están recibiendo el cannabis medicinal de forma ambulatoria y son portadores de epilepsia refractaria, es decir que han probado todos los tratamientos tradicionales y no convencionales y llevan mucho tiempo de evolución de su enfermedad.

Expectativas enormes

“Las expectativas son enormes”, manifestó Caraballo, “A partir de lo que los estudios de investigación han demostrado, esperamos tener una buena respuesta en términos de efectividad en cuanto al control de las crisis y en términos de tolerancia de los efectos adversos, lo que da cierta seguridad. Tenemos además una expectativa importante de poder corroborar y sacar nuestras propias conclusiones acerca del uso del cannabis medicinal, y así favorecer el uso de este medicamento a nivel nacional y, eventualmente, que se logre la fabricación del aceite en nuestro país”. 

Otro referente que se pronunció en favor del cannabis fue el ex ministro de Salud de la Nación, Ginés González García. Lo hizo al respaldar fuertemente a Marcelo Peretta, titular del gremio de Farmacéuticos y Bioquímicos en su campaña para facilitar el acceso del medicamento a personas con diversas enfermedades.

Tras las declaraciones de Peretta en medios nacionales asegurando que “El aceite puede producirse a bajo costo en laboratorios argentinos, tanto a nivel industrial como en fórmula magistral, y su correcta dispensación bajo receta debe ser en farmacia”, el ex funcionario de salud coincidió y completó: “el aceite de cannabis demostró eficacia y es lo que mejor funciona en algunas epilépticas reactivas y de dolor, frente a las terapias clásicas”. 

En concordancia con Peretta, Ginés destacó la importancia de nacionalizar su producción y utilizar a la farmacia como canal de distribución para facilitar el acceso a los pacientes y evitar el gasto innecesario pero sobretodo contribuir a su correcto uso y desalentar la elaboración y venta ilegal. “Hay que cambiar la ley” concluyó el sanitarista graduado como cirujano.

Más Artículos
El precio del cannabis sigue siendo un problema en Canadá
>