EEUU, regular la marihuana igual al tabaco, tal como hizo Colorado

Sin duda alguna, Colorado es un lugar donde se gestan grandes cosas en materia de cannabis. Estado pionero en legalizar

colorado

Sin duda alguna, Colorado es un lugar donde se gestan grandes cosas en materia de cannabis.

Su condición de Estado pionero -junto con Washington– hace que cada movida que haga en el tablero sea atractiva para todos.

Ahora, La Gran Epoca hace un puntilloso análisis de cómo resultó allí la idea de aplicar al cannabis la misma regulación que tiene el tabaco.

Con 42 estados y el Distrito de Columbia habiendo de alguna forma legalizado la marihuana, los legisladores federales están impulsando la legislación para implementar una política nacional.

Se presentaron una serie de proyectos de ley en el Congreso para legalizar la marihuana a nivel federal. Lo que la eliminaría de la lista de sustancias incluidas en la Ley de Sustancias Controladas.

Muchas de las propuestas suprimirían retroactivamente los antecedentes penales por posesión de marihuana y eliminarían las penas por cultivo, venta y posesión de marihuana.

La medida más reciente fue presentada el 30 de julio por la senadora Tina Smith (D-Minn.).

La misma ordena al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) regular los productos de cannabis “de la misma manera y en la misma medida” que el tabaco, según el texto del proyecto de ley.

Smith, quien busca la reelección en noviembre, criticó en un comunicado del 3 de agosto la prohibición federal de la marihuana es “una política fallida que contribuye al encarcelamiento masivo y a la excesiva vigilancia policial racista de las comunidades de color”.

Legado racista

“Además de abordar el legado dañino y racista de la Guerra contra las Drogas debemos abordar la legalización de la marihuana de una manera que asegure que el cannabis y los productos de cannabis son seguros, regulados y bien investigados”, escribió.

Una legislación similar, introducida en la Cámara de Representantes en enero de 2019 por el representante Earl Blumenauer (D-Ore.), tiene como objetivo regular la marihuana de la misma manera que el alcohol.

Aparte del alcohol, la marihuana es la droga recreativa más utilizada en Estados Unidos.

A nivel federal, la marihuana es ilegal y figura como droga de la Clasificación 1 en la Ley de Sustancias Controladas, pero desde 1996 muchos estados aprobaron su cultivo y uso.

Las drogas de la Clasificación 1 se consideran las más peligrosas, con un alto potencial de uso indebido, e incluyen la heroína, el peyote y el éxtasis.

Mayor potencia

La marihuana recreativa se diferencia de la medicinal en que su potencia es mayor y el objetivo de los usuarios es divergente, según Staci Gruber, profesora adjunta de psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard.

“Los usuarios recreativos suelen buscar productos con alto contenido de THC, dado que su objetivo es ‘alterar su estado de ánimo actual’ o ‘drogarse’”, dijo Gruber.

“Por el contrario, los pacientes de marihuana medicinal no suelen estar interesados en drogarse, sino que buscan el alivio de síntomas”.

El principal ingrediente psicoactivo de la planta de cannabis, el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), aumentaron exponencialmente en las dos últimas décadas, al tiempo que se diversificaron los métodos de ingestión.

En 1995, la potencia media (nivel de THC) de la marihuana era de alrededor del 4 por ciento, según el director de Salud Pública de Estados Unidos, Jerome Adams.

Para 2014, era de hasta el 12 por ciento, y Adams dijo que algunos productos de los distribuidores tienen una potencia de alrededor del 25 por ciento.

Ahora, hay formas concentradas de marihuana en ceras y resinas que tienen hasta un 80 por ciento de potencia.

Estos concentrados se usan a menudo en los cigarrillos electrónicos o en vaporizadores.

“Esa es como la diferencia entre tomar una cerveza ligera en 1995 y beber una pinta de vodka hoy en día. Es literalmente una gran diferencia en la concentración”, dijo Adams durante una audiencia en el Senado en octubre de 2019.

SIEMPRE COLORADO

La Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) divide los mercados de la marihuana en tres categorías distintas en Estados Unidos:

Uso ilícito, uso médico aprobado por el Estado y uso personal o recreativo aprobado por el Estado.

Colorado tiene las regulaciones más progresistas para la marihuana, permitiendo que las plantas se cultiven en los hogares de las personas, en lugar de solo en el exterior.

En julio de 2013, Colorado legalizó la marihuana recreativa y permitió que los adultos de 21 años o más cultiven hasta seis plantas en sus edificios.

A partir de 2018, el número de plantas se incrementó a 12.

En 2014, el estado reguló y comercializó completamente tanto la marihuana recreativa como la medicinal, y las primeras tiendas abrieron el 1 de enero de 2014.

Constitución de Colorado

El cultivo, la posesión, la venta y el uso de la marihuana recreativa está ahora incluido en la Constitución de Colorado.

John Hickenlooper, quien fue gobernador en el momento en que el estado legalizó la marihuana, dijo en 2019 durante una breve campaña presidencial que no legalizaría la marihuana a nivel federal, sino que dejaría que los estados decidieran.

Hickenlooper dijo que inicialmente estaba en contra de que Colorado legalice la cannabis, pero que ahora lo apoya.

“Creo que es mucho mejor que el viejo sistema cuando enviamos a millones de niños a la cárcel. “La mayoría de ellos niños de color” y no solo los encarcelamos, sino que los convertimos en delincuentes. Y haciendo sus ya difíciles vidas mucho, mucho más difíciles”, dijo en una asamblea pública presidencial en julio de 2019.

Pero la legalización también produjo resultados contrarios a algunos de sus supuestos.

“Pensamos que el mercado negro desaparecería”, dijo Hickenlooper a PBS Newshour en 2019.

“Evidentemente, se contrajo, y luego comenzó a expandirse de nuevo. Y eso es contradictorio, ¿verdad? No es lo que se esperaría”.

Algunos defensores siguen diciendo que el mercado negro desaparecería si la marihuana se legalizara a nivel federal.

Las operaciones de marihuana en el mercado negro de Colorado se “dispararon completamente” desde su legalización, según Randy Ladd, portavoz de la división de campo de la DEA en Denver.

Cultivo en interiores

Y permitir su cultivo en interiores provocó uno de los mayores problemas, dijo.

“Nadie se apega a la ley. No creo que hayamos estado alguna vez en una casa que solo haya tenido 12 plantas”, dijo Ladd.

“Es un promedio de 300 plantas por casa. Algunas de ellas tendrán 1.000 plantas”.

Dijo que grupos de cubanos y chinos, en particular, compran casas y traen a extranjeros ilegales para cultivarlas.

A menudo, los grupos cubanos traen extranjeros ilegales y les dicen que deben cinco cosechas, por ejemplo, como pago por su entrada a Estados Unidos.

“Y así, después de la tercera o cuarta cosecha, una vez que se han vuelto buenos en el cultivo de marihuana -porque no es algo fácil- entran y les roban”, dijo Ladd.

Los jefes cubanos envían una pandilla para robarles así pueden obtener su cosecha. Los inmigrantes ilegales no pueden contar esa cosecha entre las cinco que deben.

Dijo que después, las casas suelen arruinarse con el moho creado por la combinación de luces de crecimiento de alta intensidad y el agua que las plantas necesitan.

“Y perforan los cimientos de la casa para poder robar la electricidad”, dijo Ladd.

Una cosecha puede pagar el costo de la casa. Y una vez que se van, simplemente colocan parches sobre el moho para el comprador desprevenido, dijo.

En el año fiscal 2014, la oficina de la DEA en Denver ejecutó 14 órdenes de arresto. Éstas por operaciones de cultivo ilegal de marihuana y confiscó cerca de 5.100 plantas y 35 libras de marihuana.

Incautaciones

Para el año fiscal 2019, el número de órdenes de arresto se disparó a 175. La DEA de Denver incautó más de 70.000 plantas y 8.200 libras de marihuana.

Una casa en Colorado Springs tenía más de 2.000 plantas.

Ladd dijo que estos números representan “solo una fracción” de las operaciones de marihuana en el mercado negro de Colorado. No incluyen los muchos otros casos dirigidos por otras agencias federales, estatales y locales.

La marihuana del mercado negro de Colorado se envía a todo Estados Unidos, pero gran parte se dirige al este.

Ladd dijo que un comprador que no es del estado pagaría entre 2.200 y 2.400 dólares por libra de marihuana de Colorado en 2014, pero debido al exceso de oferta, ahora bajó a entre 800 y 1.000 dólares por libra.

Más Artículos
Aurora-cannabis
Aurora Cannabis incorpora nuevo CEO
>