Rusia, destruyen cannabis silvestre en una área de cinco mil hectáreas

Rusia es la nación mas grande del mundo y allí todo puede ser y crece a lo grande

Macfoto

Rusia es la nación mas grande del mundo y allí todo puede ser y crece a lo grande. La operación para destruir estas cinco hectáreas de cáñamo asilvestrado se llama “Poppy”.

Segun se hacia eco de la noticia la prensa local IRK.AIF.ru La planta narcótica de cannabis de crecimiento silvestre fue cortada y envenenada con herbicidas.

Crecimiento de cannabis asilvestrado

En el distrito de Nizhneudinsky se destruyeron plantas de cannabis salvaje que crecían en una zona de cinco mil hectáreas de extension. La eliminación de plantas silvestres que contienen sustancia psicotrópica se llevó a cabo en la región como parte de la operación tradicional “Poppy”.

Según el servicio de prensa de la Dirección Principal del Ministerio del Interior de Rusia para la Región de Irkutsk , los agentes de policía, junto con los empleados de los municipios, destruyeron las zonas donde nacía el cannabis. También mantuvieron conversaciones preventivas con la población sobre la inadmisibilidad de cultivar plantas prohibidas. Se les dió información sobre la responsabilidad de infringir la ley. También se se informó que las plantas que nacen en sus tierras, aunque sean silvestres, deben ser arrancadas.

Información para los habitantes de la zona rural

Las autoridades entregaron seis órdenes a varias organizaciones del distrito de Nizhneudinsky , “destruyeron los campos de crecimiento de cáñamo silvestre en un área de más de cinco mil hectáreas”, dice el comunicado. “El cáñamo se ha cortado y destruido con productos químicos: herbicidas que fueron rociados con sopladores especiales para su perfecta distribución”. 

La policía recuerda que el hecho de que un propietario de tierras o usuario de las tierras no tome medidas para destruir el cáñamo silvestre después de recibir una orden oficial de un organismo autorizado, implicaría la imposición de una multa administrativa.

Más Artículos
Vino versus cannabis: la madre de todas las batallas en California
>