Rusia, profesor de 90 años condenado por cultivar cáñamo

El profesor ruso de filosofía fue sentenciado por cultivar cáñamo para extraer semillas y hacer un cebo de pesca con ellas y la avena

El profesor ruso de filosofía fue sentenciado por cultivar cáñamo para extraer semillas y hacer un cebo de pesca con ellas y la avena

En Rusia, un profesor de noventa años fue condenado por cultivar cáñamo en su casa para conseguir semillas que posteriormente usaba para hacer un cebo de pesca. Su condena fue de tres años y 8 meses, aunque luego fue puesto en libertad condicional, informó el Tribunal de Distrito de Sarajevo de la Región rusa de Riazán .

Según el tribunal, en 2018 el hombre que fue profesor de filosofía de la Facultad  ya había sido condenado por cultivar plantas de cáñamo en su parcela de la aldea de Bolshoi Mozhary, Riazán. También, lo había sido por la compra y almacenamiento de cáñamo. El profesor jubilado, plantaba el cáñamo para producir semillas con las que luego se hacía un cebo muy especial. Hacía una masa de cebo consistente con las semillas de cáñamo y con gachas de avena.

El comunicado del TRibunal ruso enfatiza “el cáñamo solía crecer en todas partes: se hacía aceite y se tejía la ropa, pero él ya entendió que el cáñamo no debe almacenarse durante mucho tiempo, esto está prohibido por la ley”.

Profesor de filosofía y con medallas de guerra

Este hombre de 90 años, Nikolai Ryabov, fue docente en la Universidad Estatal de Geodesia y Cartografía de Moscú.

En noviembre de este año nuevamente recibió una sentencia por “adquisición ilegal, almacenamiento sin el propósito de vender droga narcótica ni cometer a gran escala”. “El tribunal condenó al pensionista a 3 años y 8 meses de prisión con un período de prueba de 6 meses”, dice el informe del Tribunal.
Como se desprende del mismo, el pensionista plantó cáñamo en sus tierras para hacerse su cebo de pesca y él hombre nunca consumió drogas.

El tribunal tuvo en cuenta que el acusado se declaró culpable. Se arrepintió de su hecho y había sido profesor en la Universidad Estatal de Geodesia y Cartografía de Moscú. También, el hombre tiene una edad respetable y está en el primer grupo de discapacidades. Además, Nikolai tiene medallas por su valiente trabajo durante la Gran Guerra Patriótica. Y además, solo acumula buenas opiniones de sus vecinos y conciudadanos en el lugar de su residencia.

Con todos estos datos que lo refrendan como un buen ciudadano, el tribunal consideró posible cambiar la categoría del delito a una menos grave.  También lo consideró como un delito moderado y así castigar al acusado por debajo del límite inferior, según el informe.

Más Artículos
San Juan, otra provincia argentina que quiere cultivar
>