¿Sabes cómo se producen las semillas feminizadas?

Aunque el cultivo de cannabis tiene miles de años de historia, el boom cannábico comienza en las décadas 60 y 70 del siglo pasado,

Aunque el cultivo de cannabis tiene miles de años de historia, el boom cannábico comienza en las décadas 60 y 70 del siglo pasado, cuando algunos aventureros empezaron a desarrollar las primeras variedades comerciales. Genéticas pioneras como Skunk, Haze, Hindu Kush o Blueberry, marcaron camino para que fuesen surgiendo nuevas variedades a manos de importantes breeders.

Durante los primeros aproximadamente 30 años desde ésto, las semillas de cannabis no necesitaban ningún tipo de identificación salvo el nombre de la variedad. Con la llegada de las feminizadas, más o menos a principios de este siglo, ya se estableció el nombre de regulares o standard para referirse a las semillas de toda la vida, es decir a las que ofrecen tanto plantas masculinas como plantas femeninas.

Pese a lo que pueda parecer, desarrollar semillas regulares es mucho mas sencillo que desarrollar semillas feminizadas. Tan sólo hace falta que el polen de una planta macho fecunde las flores de una hembra para producir miles de semillas. Aunque por otro lado, para asegurarse unas semillas de calidad toda semilla regular precisa un enorme proceso de selección tanto de la madre como del padre.

Esta selección es más fácil cuando se trata de buscar una buena planta madre, ya que sus características son fácilmente apreciables; sabor, aromas, efectos, potencia, vigor, producción, resistencia… Pero en cambio la selección de un buen padre es más complicada ya que muchas de las características que se buscan en una hembra, difícilmente las encontraremos en un macho. Y sólo cultivando la descendencia se puede comprobar si el padre aporta lo que el breeder busca o no.

Las semillas feminizadas supusieron un gran avance por varios motivos. El principal es que aseguran una plantas hembra en el 99% de los casos. También el proceso de selección es prácticamente inexistente, ya que generalmente los bancos de semillas optan por clones elite de calidad contrastada como pueden ser Critical Mass, White Widow, Black Domina, Amnesia, Cheese, Gorilla Glue y etc etc.

Entender cómo una semilla feminizada asegura una planta hembra, es mucho más sencillo de lo que parece. Y no hace falta ser genetista ni tener unos mínimos conocimientos de genética. Las plantas de cannabis, al igual que nosotros mismos, tienen una predisposición en mayor o menor medida a que su sexo sea macho o hembra. Ésto básicamente se debe a dos cromosomas llamados X e Y. Una planta con dos cromosomas X (XX) será una planta hembra, y una planta con un cromosoma X y otro Y (XY) será una planta macho.

Entonces es sencillo comprobar que quien aporta el segundo cromosoma X o Y es siempre la planta masculina. Sucede lo mismo en todo el mundo animal, siempre será el macho quien “decida” qué cromosoma aporta. Si es X, la descendencia será femenina (XX). Si es Y, la descendencia será masculina (XY). Entonces, si se consigue que el macho siempre aporte el cromosoma X en lugar de la variable Y, la descendencia será siempre femenina.

El cannabis es una especie dioica, lo que quiere decir que existen ejemplares hembra y macho. Pero algo también excepcional de esta planta, es que cualquier planta hembra sometida a un fuerte estrés produce flores masculinas. Pero estas flores pese a ser masculinas, presentarán cromosomas XX ya que la planta es hembra continúa siempre femenina. Cuando con el polen de estas flores se poliniza una flor femenina, entonces las semillas nunca poseerán el cromosoma Y que pueda hacer que la planta nacida de ellas sea masculina.

Las primeras variedades feminizadas se desarrollaron sometiendo a las plantas a un estrés ambiental, pero los resultados eran un tanto inestables. Hoy en día se usan técnicas de feminización muchísimo más fiables como son principalmente el STS o Tiosulfato de Plata y la Plata Coloidal. Además en el caso de la segunda, es muy sencilla de conseguir y cualquiera con un poco de dedicación y unos conocimientos mínimos, puede hacer sus propias semillas feminizadas.

Más Artículos
Cómo tratar los malos olores en el cultivo de cannabis en interior
>