¿Por qué se secan las hojas de mi planta de cannabis?

Macfoto

El cultivador de cannabis que cuente con un mínimo de experiencia, sabe que una planta con las hojas sanas es siempre sinónimo de que todo marcha bien. En cambio, cuando aparecen marcas, quemaduras, deformaciones o algún cambio tanto en su color como en su textura, es sinónimo de que algo empieza a fallar. En esos momentos en los que ésto ocurre y se es novato en el cultivo, lo más común es perder los nervios, entrar en internet y leer en 5 minutos cien temas distintos. Lógicamente éso no soluciona nada y lo único que consigue es confundir más o actuar de forma equivocada por culpa de que no se ha verificado si la solución leída es la mejor. Se abona cuando puede ser un problema de sobrefertilización, se riega cuando es un exceso de riego, o se usan insecticidas que realmente son innecesarios pues no existe una plaga. En este post, trataremos de daros algunas pistas para localizar cualquier problema que se pueda presentar y manifestar con daños en las hojas.

LA IMPORTANCIA DEL PH DEL AGUA

Uno de los errores más comunes, por no decir que el más común, es no regular el pH del agua de riego. Ésto es algo básico, ya que por encima y por debajo de determinado rango, la planta comienza a mostrar dificultades para asimilar los nutrientes. Y ésto sucede aunque en el sustrato haya una gran cantidad de nutrientes disponibles. Depende de cual de ellos se vea afectado, al igual que si son varios, las hojas comenzarán a mostrar síntomas de carencia. Puede ser amarilleamiento de toda la hoja, sólo en los nervios, con forma circular o incluso quemaduras.

En cuanto veamos la primera hoja con algún síntoma extraño, inmediatamente comprobaremos si hemos estado regando con un agua con el pH adecuado. Los siguientes riegos, lógicamente ya comenzaremos a hacerlos con un pH bien ajustado. En muchas ocasiones ésto es suficiente, la planta de nuevo comienza a asimilar los nutrientes del sustrato y el problema cesa. Si tenemos claro que no se trata de un fallo en el control del pH, descartaremos ésto y seguiremos buscando donde puede estar el error.

ASEGÚRATE DE NO TENER NI PLAGAS NI HONGOS

Muchas veces nos llegan fotos de plantas infestadas de araña roja o trips, que se ven a simple vista, preguntándonos que por qué se ponen las hojas así. Salvo problemas graves de visión, una plaga siempre es muy fácil detectarla y no debería haber ningún tipo de confusión con un problema de carencias o excesos. Hojas comidas, con picadas o sucias, es indicio de que algún insecto ha encontrado un buen refugio y fuente de alimento en nuestras plantas. Revisa bien a fondo, sobretodo el envés de las hojas que es donde se suelen refugiar.

Algunos hongos también pueden dar lugar a confusión cuando se es la primera vez que se sufren. Oídio, mildiu, botritis en tallos… Para ésto lo mejor es buscar información sobre cada uno de estos hongos, y comparar fotos con lo que padecen nuestras plantas. Una vez identificada la plaga o el hongo, la trataremos con algún producto específico para ella. Si no estamos convencidos que no es éso, descartamos y seguimos buscando el causante del problema.

NUTRIENTES MÓVILES E INMÓVILES

Los nutrientes móviles, son aquellos que la planta puede distribuir de una zona a otra. Son el nitrógeno, fósforo y potasio (los 3 nutrientes primarios), además de zinc y magnesio. Generalmente las carencias de estos nutrientes se producen en las hojas más viejas, ya que de ahí se redistribuyen a las puntas de crecimiento y hojas más jóvenes para que la planta pueda seguir creciendo.

Lo nutrientes inmóviles, son aquellos que la planta no es capaz de distribuir. Cuando se agotan las reservas de ese nutriente en una hoja, comienza a mostrarse la carencia. Habitualmente se producen en las hojas más jóvenes, ya que son las que más nutrientes consumen. Son el calcio, azufre, molibdeno, hierro, cobre, boro, manganeso, cobalto y cloro.

Ésto nos da una pista importante, ya que como vemos las carencias de macronutrientes se observan primero en las hojas más viejas, mientras que las carencias de micronutrientes se observan en las más jóvenes. En el primer caso lo solucionaremos con un abono base de crecimiento o floración, dependiendo de la fase. En el segundo, optaríamos por un complejo de micronutrientes.

Más Artículos
¿Sabes cómo se producen las semillas feminizadas?
>