Si bebes no conduzcas, si fumas tampoco.

Si bebes, no conduzcas. Es un antiguo slogan tan vigente hoy en día como cuando se acuñó, y no parece que vayamos a encontrar a nadie en su sano juicio capaz de defender lo contrario. Por desgracia, igual que hay irresponsables que dicen que “por un par de copas no pasa nada”, también los tenemos dispuestos a meterse un par de porros y ponerse al volante en pleno proceso de cocción. Y ni lo uno, no lo otro. Aunque es cierto que alcohol y THC afectan al cuerpo de manera distinta.

Un estudio realizado en la Universidad Ben Gurion (Israel), ha buscado la respuesta a la pregunta de si es peor conducir borracho o fumado. Para ello, los investigadores del centro escogieron 14 estudiantes y los puso frente a un simulador de conducción con una pantalla envolvente. No hubo necesidad de promocionar el estudio, por cierto; tan pronto como se corrió la voz de que el centro ofrecía gratis alcohol y marihuana, los voluntarios comenzaron a apiñarse en las puertas.

Fuente Autoblog

La conclusión de la investigación no dejó dudas, ni se puede conducir bebido ni fumado, los que hicieron la prueba en el simulador israelí “fumados” tendieron a conducir mas lentamente, los que la hicieron “bebidos” conducían mas rápido. Según un alto responsable de la investigación, la percepción de los “fumados” es mayor de su estado y por eso conducen mas lentamente, aunque el peligro sigue estando ahí, los conductores que beben no perciben ese mismo estado de embriaguez y por eso creen mas en sus posibilidades, pero siguen mermados de sus aptitudes conductoras.

Mas información Popsci

Más Artículos
Uruguay atrae dólares para convertirse en exportador de cannabis
>