Siete abonos caseros que le darán vida a tus plantas

A la hora de abonar una planta de cannabis, la opción más fácil es adquirir un abono de algún fabricante especializado pero se tienen otras opciones

abono

A la hora de abonar una planta de cannabis, la opción más fácil es adquirir un abono de algún fabricante especializado. Con él, nos aseguraremos que la planta recibe una cantidad equilibrada de nutrientes en cada una de sus fases. En crecimiento, especialmente es alta la demanda de nitrógeno, mientras que en floración las plantas demandan grandes cantidades de fósforo y potasio.

Otra opción muy interesante es la de los abonos caseros, además de que cuentan con muchos más beneficios al permitir aprovechar residuos orgánicos que generalmente terminarían en la basura. Además aumentan la actividad microbiana del suelo, favorecen la retención de nutrientes y la fijación del carbono en el suelo, mejoran la absorción de nutrientes… En nuestro post de hoy te hablaremos un poco de los más comunes y fáciles de hacer:

Cáscaras de huevo: además de mantener alejados a babosas y caracoles, aportan una buena dosis de calcio, muy interesante en zonas de aguas blandas para corregir la ausencia de este nutriente tan importante. Para usarlas, simplemente deja secar las cáscaras durante unos días antes de triturarlas, ya que será más sencillo. Después, simplemente espolvorea un poco sobre el sustrato, haciendo un anillo alrededor de la planta.

Té de plátano: se trata de una fruta con un alto contenido en potasio, un nutriente muy indicado para la fase de floración. Trocea 5 cáscaras de plátano e infusíonalas en un litro de agua durante unos 15 minutos a fuego fuerte. Tras ello cuela para retirar las cáscaras. Finalmente, añade 2 litros de agua al agua con las cáscaras infusionadas y riega directamente las plantas con ella.

Cenizas de madera: aportan grandes cantidades de potasio y calcio, además de sílice, magnesio, fósforo, azufre y nitrógeno (éstos dos últimas en muy bajas concentraciones). En general nos valdrían cenizas de una chimenea, barbacoa o quema de rastrojos. Éso sí, las cenizas se deben recoger una vez hayan terminado de arder ya que las lluvias podrían lixiviarla y perder sus propiedades. Simplemente espolvorea sobre la superficie del sustrato.

Abono verde: se refiere a cualquier planta que se cultiva con el fin de proteger el suelo. Después se incorpora al mismo para mejorar las condiciones biológicas, físicas y nutricionales. Un ejemplo es el cultivo de guisantes o habas, que aumentan la materia orgánica en el suelo, disminuye la lixiviación de nutrientes, mejora la estructura del suelo… Se trata de tener el suelo ocupado hasta que sea el momento te cultivar nuestras plantas.

Estiércol de gallina: y en general de cualquier ave de corral. Es un estiércol muy rico en nitrógeno, pero muy fuerte para usar directamente. Una buena opción es hacer un purin, para lo que en un recipiente grande añadimos una parte de gallinácea y dos partes de agua. Removemos bien y tapamos el recipiente. Durante los siguiente 10 días removeremos una vez al día. Finalmente colamos, y el purin resultante lo usaremos diluido en 10 partes de agua.

Purin de ortigas: se trata de una mala hierba que crece en terrenos con muchos nutrientes. El purin que se puede hacer con ellas es muy beneficioso por su gran contenido especialmente en nitrógeno, además de hierro, calcio, fósforo, silicio… También actúa como fungicida y repelente de algunas plagas. Necesitamos 100 gramos de ortigas por cada litro de agua. Maceramos durante 10-15 días, usando posteriormente en una proporción de 1:10 en el riego.

Té de patata: aunque con un menor contenido en potasio que el té de plátano, resulta interesante para aprovechar un desecho común en cualquier casa como son las pelas de patata. Hervimos en un litro de agua las pieles de unas 6 patatas durante unos 5 minutos. Dejamos reposar unas 2 horas y colamos. Al no tener una excesiva cantidad de potasio, podemos usarlo directamente sin diluir en nuestras plantas.

Más Artículos
Cultivo invernal de cannabis: crecer dentro y florecer fuera
>