Síntomas que indican que un cultivo de cannabis no marcha bien

Cuando se cultiva cannabis, cualquier problema es complicado que se manifieste inmediatamente, sino que a lo largo de los anteriores días ...

Macfoto

Cuando se cultiva cannabis, cualquier problema es complicado que se manifieste inmediatamente, sino que a lo largo de los anteriores días se habrán mostrado una serie de síntomas que si sabemos interpretarlos, el problema nunca llegará a manifestarse. Plagas, hongos, excesos o déficit de nutrientes… cualquier cosa podremos detectarla con antelación. En nuestro post de hoy te resumiremos los más comunes y qué hacer para solucionarlos.

SÍNTOMAS DURANTE LA GERMINACIÓN

Una semilla en buen estado debería germinar en un máximo de 72 horas o 3 días. Y cuando hablamos de semilla en buen estado hablamos de su conservación hasta el momento del germinado, y su viabilidad para germinar. Una semilla mal conservada, tendrá muy pocas opciones de germinar tras poco tiempo de adquirirla. Bien conservada, puede germinar perfectamente pasados varios años.

Descartando semillas demasiado viejas o mal conservadas, si no germina puede deberse al conocido como damping off o mal del vivero. Se trata de una enfermedad muy común causada por uno o varios tipos de hongos entre los que se encuentran botrytis y fusarium. Puede afectar tanto si germinamos directamente en el sustrato, como si lo hacemos usando servilletas humedecidas.

SÍNTOMAS DURANTE EL CRECIMIENTO

Si en pocos días desde que la planta ha asomado del sustrato comienza a mostrarse decaída, como si le faltase riego, los motivos pueden ser varios. Por un lado puede deberse efectivamente a falta de riego, algo sencillo de comprobar levantando la maceta. Si apenas pesa, regaremos y la planta se recuperará en unas horas. Por otro lado puede ser un exceso de riego. Procederemos también a levantar la maceta, si pesa mucho, no riegues en unos días. De los estos dos casos, el exceso es el peor, ya que un sistema de raíces sin todavía en desarrollo tendrá dificultades para asimilar demasiados líquidos y tardará días en conseguir que el sustrato pierda humedad.

Otro de los motivos por la que una planta comienza a decaer, es también el damping off. Cuando la planta ha sido atacada por esta enfermedad, no tardará en tumbarse sobre el sustrato. A simple vista parecerá que se ha tumbado  por culpa del aire, ya que presentará una doblez en el tallo muy característica. Ésto se relaciona sobretodo por la mala calidad de un sustrato, por un exceso de riego y una temperatura media. Realmente no existe ninguna solución eficaz una vez el hongo ha atacado a las plantas y todos nuestros esfuerzos por combatirlo se centrarán en la prevención.

Durante los primeros días las plantas tienden a espigarse, es decir alargar su tallo en lugar de crecer compactas, se debe a una carencia de luz. Las plantas desde el primer día tanto en interior como en exterior, demandarán cantidad y calidad de luz. Siempre que no les falte agua en el sustrato, una iluminación alta o sol directo nunca será malo, sino todo lo contrario. En interior cabe destacar que contar con iluminación específica con un espectro adecuado es además de vital, uno de los pilares básico en el cultivo con luz artificial.

Hablamos ahora de las carencias y excesos de nutrientes. Y serán principalmente las hojas las que nos den los signos suficientes para saber que algo no estamos haciendo bien. Quemaduras, retorcimientos, pérdida del color, zonas con necrosis, manchas… Y las preguntas que nos deberíamos hacer serían: ¿hace cuánto que hemos abonado? ¿hemos excedido las dosis que recomienda el fabricante? ¿estamos usando un abono específico y apropiado para la fase de crecimiento o floración? Es extraño que durante la fase de crecimiento y usando un abono a dosis correctas, las plantas muestren carencias y/o excesos.

Por otro lado, las plagas son demasiado comunes en el cultivo de cannabis tanto en interior como en exterior. Y cultivadores que detectan por ejemplo una plaga de araña roja al ver las telarañas típicas de este ácaro, o pulgón cuando ya hay una colonia de cientos de ejemplares… es porque a lo largo de las semanas le ha prestado muy poca atención a las plantas. Toda plaga muestra unos primeros indicios de su presencia, que será siempre de unos pocos individuos. Se debe revisar periódicamente las plantas buscando especialmente en hojas y tallos cualquier signo de ataque de insectos, generalmente hojas comidas o picoteadas.

SÍNTOMAS DURANTE LA FLORACIÓN

En floración los problemas más comunes están relacionados con las plagas y los nutrientes. Sobre plagas no vamos a comentar otra vez nada, tan sólo realiza revisiones cada cierto tiempo buscando cualquier signo de presencia de plagas. Una vez la hayas identificado, usa uno o dos insecticidas apropiados, intercalando uno y otro. Muchas plagas son difíciles de eliminar y crean tolerancias a determinados compuestos, por éso siempre es interesante emplear al menos dos.

En cuanto a los nutrientes, los problemas suelen irse a ambos extremos. O bien se presentan carencias que se pueden manifestar con pérdida de color de las hojas más viejas, marchitamiento o cogollos aireados… O bien se causa una sobrefertilización por el uso excesivo de fertilizantes. Al igual que en la fase de crecimiento, se debe comprobar que las dosis no exceden nunca las recomendadas, que el pH del agua es el adecuado, etc.

Más Artículos
Aprende a cultivar cannabis en fibra de coco
>