Las claves para el cultivo de variedades autoflorecientes en interior

La temporada de cultivo en exterior llega poco a poco a su fin, lo que para muchos cultivadores significa que comienza la temporada de interior

temporada
Macfoto

La temporada de cultivo en exterior llega poco a poco a su fin, lo que para muchos cultivadores significa que comienza la temporada de interior una vez que van quedando atrás las elevadas temperaturas. Y cada vez son más los cultivadores que apuestan por variedades autoflorecientes. En general, son plantas muy fáciles de cultivar y que ofrecen las cosechas más rápidas, pues en algunos casos se cosechan en tan solo dos meses desde la germinación.

Hoy en días las autoflorecientes son variedades que en algunos casos no envidian en nada a las variedades fotodependientes tanto en sabor, como en potencia y producción. Pero siempre teniendo en cuenta que son plantas que no llegan a alcanzar un gran tamaño y lógicamente su producción no será equiparable a una planta de 2-3 metros. Pero en interior, donde la producción se mide por m2 de cultivo y no interesan plantas altas, llega a ser bastante similar entre autoflorecientes y fotodependientes.

NO REALICES TRASPLANTES

Las autoflorecientes tienen todas un comportamiento similar. Desde que se germinan, crecen aproximadamente 3-4 semanas y después comienzan a florecer. Durante este tiempo, conviene facilitarles un desarrollo sin interrupción a fin de que alcancen el máximo tamaño posible. Y un trasplante, no deja de ser un factor de estrés que puede frenar su crecimiento unos días muy valiosos. Así que siempre es mejor apostar por una gran maceta. En este sentido las macetas de 11 litros son muy buena opción, apostando también por una densidad de 9 plantas por m2.

USA UN BUEN SUSTRATO

Nunca es buena idea escatimar en un sustrato, ya que será el soporte de las raíces durante todo el cultivo. A nadie le gustaría vivir en una casa en ruinas, así que no prives a tus plantas jamás de unos buenos cimientos. Un buen sustrato no tiene por que necesariamente ser el que más nutrientes contenga, sino el que tenga una estructura muy esponjosa y esté perfectamente compostado. Si no tiene gran cantidad de nutrientes, para éso están los abonos de crecimiento. Aunque es cierto que con un sustrato muy nutritivo, las plantas no necesitarán nada más que agua durante la fase de crecimiento.

NO HAGAS PODAS

Una poda, que no deja de ser una técnica de cultivo que busca siempre aumentar los rendimientos, obliga a la planta a un período de recuperación. Y en las variedades autoflorecientes, que como hemos comentado tienen un período de crecimiento tan corto, apenas existirá tiempo para que la planta se recupere, lo que mermará su producción final. Es posible que en esas 3 o 4 semanas las plantas crezcan en exceso y la altura llegue a ser un problema. Pero siempre será mejor realizar un guiado de la apical que una poda.

APUESTA POR UN FOTOPERÍODO DE LUZ ALTO

Las variedades fotodependientes únicamente florecen cuando reciben más de 12 horas de oscuridad. En cambio las autoflorecientes florecerán aunque reciban muy pocas horas de oscuridad. Es decir que cuantas más horas de luz aportemos, la producción será mayor. Es por ello que el fotoperíodo más empleado es un ciclo continuo de 18 horas de luz y 6 de oscuridad. O incluso un fotoperíodo 20/4. El consumo eléctrico en floración puede que parezca mayor que cultivando variedades fotodependientes. Pero como el período de floración es mucho más corto que el de una fotodependiente, no será tan elevado como pueda parecer en un principio Temporada.

Más Artículos
cual-es-la-mejor-planta-de-marihuana
Que planta de marihuana da más producción (en gramos)
>