Un pueblo de Argentina permitirá el cultivo con fines medicinales

Primero fue Jujuy (norte), que emprendió el primer cultivo oficial a gran escala; luego, fue San Juan (oeste) la que mostró interés en el mismo sentido.

Trasplante
Foto: Macfoto

Las provincias de Argentina continúan a la vanguardia en el avance del cannabis medicinal.

Primero fue Jujuy (norte), que emprendió el primer cultivo oficial a gran escala; luego, fue San Juan (oeste) la que mostró interés en el mismo sentido.

Ahora, y según consigna Sputnik, la localidad argentina de Villa Ciudad del Parque, en la provincia argentina de Córdoba (centro), permitirá que usuarios privados puedan cultivar cannabis con fines medicinales.

La municipalidad autorizó el cultivo comunitario de cannabis “con fines medicinales, terapéuticos, y de investigación científica”, según una resolución firmada y publicada el martes.

Derivados de cannabis

Los derivados a base de cannabis fueron incorporados al sistema de salud comunal de Villa Ciudad Parque, un municipio en el que viven 3.500 habitantes.

En esa localidad unas 15 familias utilizan a diario el cannabis medicinal, según informó su alcalde, Pablo Riveros.

“Pongo como ejemplo el caso de un chico con epilepsia que pasó de 14 o 15 convulsiones por día antes usar aceite de cannabis a tener cinco o seis después”; señaló el alcalde a la agencia estatal Télam al dar cuenta de esta iniciativa.

El jefe comunal consideró que en torno a esta medida existe, en primer lugar, una cuestión de salud pública.

Pero también “se trata de ampliación de derechos, de actividad económica regional, de trabajo. Y hay un tema político que es qué comunidad queremos construir y cómo discutimos esto sin preconceptos”.

“El cannabis tiene una legitimidad social -mucha gente incluso lo usa en el país con fines recreativos- y una legitimidad científica. Falta una legitimidad política, y queremos participar en que esto se logre”, explicó.

El objetivo es avanzar en la legitimidad política de una planta que ya cuenta con aval científico y social.

La ordenanza de la municipalidad establece exenciones de tasas industriales y comerciales a los laboratorios que se trasladen a Villa Ciudad del Parque para desarrollar productos derivados del cannabis, siempre que cuenten con la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).

El Gobierno reglamentó de manera parcial en septiembre 2017 la ley 27.350, más conocida como ley de uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados, que había sido sancionada por el Senado seis meses antes.

La legislación prevé “un Programa nacional para el estudio y la investigación del uso medicinal de la planta de cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales actuará en el ámbito de la Secretaría de Políticas, Regulación e Institutos del Ministerio de Salud”.

Con fines de investigación

El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) tienen autorizado el cultivo de cannabis. “Con fines de investigación médica o científica para la elaboración de la sustancia que como medicamento sirva para proveer a quienes estuvieren incorporados al Programa”.

La normativa, en suma, habilita al Estado a garantizar a ciertos pacientes la provisión de aceite cannábico y a investigar su uso médico y científico. Si bien no contempla el autocultivo.

La ley argentina para la utilización de cannabis medicinal se aprobó en el Senado el 29 de marzo de 2017, luego de su OK en Diputados de la Nación.

La norma garantiza a ciertos pacientes el acceso al aceite de cannabis, habilitando su importación hasta que el Estado se encuentre en condiciones de producirlo, con prioridad para los laboratorios públicos.

Además, autoriza el cultivo por parte de la agencia de investigación (Conicet) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) con fines investigativos y para elaborar la sustancia destinada a los tratamientos, pero no habilita el autocultivo para las familias.

Más Artículos
EEUU, Gobernador de Islas Vírgenes llama a la legalización
>