Una casa hecha de cáñamo en España

Que el cáñamo sirve para mucho más que para el uso recreativo y terapéutico que ofrece la especie sativa (la marihuana) es algo que se conoce desde antiguo. Pese a que en las últimas décadas se haya estigmatizado a esta planta, la realidad es que históricamente se ha utilizado para la elaboración de multitud de productos. Desde vestidos hasta papel. Incluso las velas de los barcos que empleó Cristobal Colón para viajar a América o la bandera estadounidense con la que se firmó la Declaración de Independencia en 1776 estaban hechas con este material.

La arquitecta alemana Monika Brümmer, afincada en Guadix (Granada), se dio cuenta de las virtudes de esta planta desde su época universitaria y en 1999 decidió fundar Cannabric, un estudio de arquitectura ecológica que emplea materiales biológicos para sus proyectos, especialmente el cáñamo. Brümmer fabrica desde entonces sus cannabrics, bloques de cáñamo que sustituyen al ladrillo convencional en sus construcciones. Pero no sólo eso, también paneles prefabricados, cañamiza para morteros y mantas aislantes o fieltros para la amortiguación acústica. Bloques hechos con cáñamo. SILVESTER WESSELS

Más Artículos
Las claves del éxito para un gran cultivo en SCROG
>