¿Qué hacer con una planta de cannabis hermafrodita?

Foto: Macfoto

El cannabis es una especie dioica, es decir cuenta con plantas unisexuales, con sexos individuales en cada planta. Por un lado tenemos plantas hembra, y por otro plantas macho. Para que se produzca la reproducción sexual es necesario que haya dos ejemplares de distinto sexo para poder reproducirse por polinización. Ésto es un mecanismo de fecundación cruzada que impide la autofecundación, la que se produce por efecto del aire o de insectos de forma natural.

Pero en ocasiones se dan casos de plantas monoicas, es decir que la misma planta produce flores de los dos sexos, tanto femeninas como masculinas. Cabe distinguir además entre las monoclino-monoica o las verdaderas hermafroditas, que presentan ambos sexos en una misma flor y son casos muy excepcionales, y las diclino-monoicas que presentan flores masculinas y femeninas independientes y que son la gran mayoría de los casos.

El hermafroditismo o casos de plantas monoicas llegan a ser muy comunes. Determinadas genéticas muestran mucha tendencia, como puede ser el caso de las sativas tailandesas y africanas. Los breeders mediante trabajos de cría y selección consiguen que eliminar este rasgo o que se exprese en muy contadas ocasiones, pero éso no significa que la tendencia siga ahí y en determinadas circunstancias decida mostrar flores del sexo opuesto.

Dado que éste es un gen hereditario, las semillas obtenidas de plantas hermafroditas o por polinización cruzada de una planta hermafrodita, siempre tenderá al hermafroditismo. Y sólo bastan que se cumplan unas condiciones, generalmente de estrés.
Es decir que podemos llegar a cosechar una planta hermafrodita sin que nos lleguemos a dar cuenta, al no verse sometida a ningún estrés.

Pero además, cualquier planta hembra sometida a un constante estrés mostrará flores macho. Desde interrupciones del fotoperíodo, cambios bruscos de temperaturas, sequías o mismo heridas, pueden ser motivo de que una hembra pura pueda en floración mostrar flores masculinas. Las conocemos con el nombre de platanitos, que son sacos de polen fértil o no, que suelen aparecer a final de floración.

Éste comportamiento fue aprovechado hace casi 20 años para desarrollar las semillas feminizadas. Se estresa una hembra pura, generalmente mediante la liberación de etileno, para que produzca flores macho. Con el polen de estas flores se poliniza otra hembra. El sexo a la descendencia siempre lo aporta el padre, pero en este caso los cromosomas del padre son femeninos, por lo que el resultado será casi en su totalidad semillas femeninas.

QUÉ HACER SI NOS ENCONTRAMOS UNA PLANTA HERMAFRODITA

Lo primero de todo es no perder la calma. No quieras solucionar en 5 minutos lo que ya lleva tiempo sucediendo. Antes de nada, comprueba las condiciones del cultivo. Asegúrate que los temporizadores funcionan bien y que no hay interrupciones en el fotoperíodo nocturno. Tanto si cultivas en interior como en exterior, asegúrate de no sufrir contaminación lumínica producida por alguna farola o incluso indicador luminoso en el armario. Comprueba también que sea algo que no afecta a más plantas.

Si la planta muestra alguna flor macho durante el crecimiento, comunes en los nudos, prueba a quitarlas. Si fuesen debido a un estrés y lo has solucionado, puede que la cosa se quede ahí. Pero ojo, que ya sabes que esa planta tendrá tendencia a volver a hacerlo en mínimas condiciones de estrés. Si continúa mostrando flores macho, la mejor solución pasa por no jugársela y cortarla. Cuanto antes lo hagamos, antes podremos sustituirla por otra.

Si sucede durante las primeras fases de floración, lo mejor que se puede hacer es cortarla, especialmente si contamos con otras plantas cerca. Deshacerse de estas flores en floración es complicado, siempre puede quedar alguna que es suficiente para polinizar todo nuestro cultivo. Revisa bien todas las plantas que te quedan y comprueba que no se ha debido a alguna situación de estrés.

Si es en el final de floración cuando aparece algún platanito, no debería preocuparnos mucho. Si decidimos no jugárnosla y cortar, tendremos unos cogollos seguramente bien formados y aunque no contengan aún mucho THC, serán aprovechables. Si decidimos continuar, puede que lo único que nos encontremos al triturar los cogollos sean alguna semilla en el inicio de su formación, algo que apenas afectará al sabor.

  • Hola soy de buenos aires y tengo dos plantas una enfrente de la otra y una de ellas se que es hembra pero la otra es gigante más de dos metros de alto y ancho y empezaron a salirle bolitas y también los pelillos blancos tengo una duda si es hermafrodita y en el caso que fuera que me conviene hacer si sacarla por completo para evitar que polinice la hembra o que..

  • Más Artículos
    Preparando la cosecha de nuestras plantas de exterior
    >