Uruguay aumenta el precio del cannabis, aunque sigue barata

La ley uruguaya cumplió un lustro de avance a todo pulmón. Las acotadas posibilidades de un país de apenas tres millones de habitantes hace que el desarrollo de la que fuera la norma pionera en el mundo sea lento. Sus creadores, y ahora ejecutores, vivieron los últimos cinco años haciendo equilibrio entre el costo político que tienen que pagar de cara a la oposición y la protección del bolsillo (y la salud) de los usuarios.

A diferencia de Canadá, que legalizó el uso recreativo el pasado 17 de octubre, Uruguay no grava con agresivos impuestos las flores que dispensa en las 17 farmacias habilitadas en todo el país. Sin embargo, el Estado ahora se ve obligado a aumentar un 3,3% el costo al público.

El Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) anunció que el precio del paquete de cinco gramos dejó de valer 213 pesos uruguayos y pasó a costar 220 pesos uruguayos, o lo que es lo mismo decir, 5,91 euros. Este aumento corresponde a los ajustes semestrales que realiza el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).

Bruno Callero, del Movimiento de Liberación de Cannabis, destacó a Radio Monte Carlo que el aumento sea menor que la inflación, “lo que implicaría un abaratamiento”. Asimismo, Callero señaló que “lo que sigue haciendo falta” es que haya mayor distribución de la marihuana estatal, ya que las empresas que tienen la licencia “no han logrado satisfacer la demanda”.

“Sigue habiendo más demanda que la oferta que se puede lograr colocar en las farmacias, más allá del tema de que son pocas farmacias para que el acceso sea universal. Algunas partes del territorio uruguayo quedan a muchos quilómetros de la farmacia más cercana”, dijo y opinó que es necesario que más empresas obtengan la licencia para producir. A su vez, opinó que si la demanda es mayor que la oferta es porque hay una “adecuada” satisfacción por parte de los consumidores.

“Cuanto más se logre satisfacer a los usuarios de marihuana, más mercado le estamos quitando al narcotráfico”, añadió Callero, quien además dijo que 220 pesos “parece un precio accesible y realmente competitivo con la marihuana del mercado negro”. Un gramo de cannabis por fuera del mecanismo legal oscila entre los 200 y los 350 pesos locales.

El precio del cannabis en Uruguay es económico

El precio coloca a Uruguay entre los países más baratos del mundo para fumar marihuana, entre aquellos que legalizaron. Y por fuera de lo legal, el gramo, a 1,18 euros, es mucho más barato que en otros países de la región como, por ejemplo, Ecuador, donde la marihuana cuesta alrededor de 18,504 euros. No obstante, es más caro que en Colombia, donde el gramo cuesta 0,370 euros.

Según datos del Ircca, son 31.565 las personas inscriptas para comprar marihuana en las farmacias, son 6.980 los autocultivadores y son 110 los clubes (que abarcan a 2.831 personas). En total, son 41.376 personas inscritas en el sistema legal de cannabis. El Ircca estima que el mercado legal de cannabis, desde la instrumentación de la política, superó los 22 millones de dólares en cinco años de legalidad.

Por Rama

  • Más Artículos
    Estudio: dispensarios de cannabis aumentan valor de la vivienda
    >