Variedades de leyenda: Taskenti, una poderosa índica uzbeca

Cannabiogen es un banco de semillas español liderado por Kaiki, un breeder que a base de trabajo se ha hecho un hueco entre los mejores del mundo. Su catálogo se compone principalmente de variedades muy trabajadas partiendo en su mayoría de landraces procedentes de todo el mundo, y también algunas grandes selecciones de la vieja escuela. Son famosas sus poderosas sativas como Destroyer, Caribe o Sugarloaf. Pero también tiene algunas índicas espectaculares como Pakistan Chitral Kush (famosa por su feno morado), Peyote Purple o Taskenti. De ésta última hablaremos hoy.

Taskenti debe su nombre a Tashkent, capital de Uzbesitán, país de gran tradición en el uso del cannabis. Se cree que C. indica sp afghanica  es el tipo de variedad predominante del país, evolucionando con el paso de los años en regiones entre el sur de Uzbekistán, Tayikistán y en la provincia de Bali, en el norte de Afganistán. Pero en zonas situadas más al norte de Uzbekistán, se pueden encontrar ruderalis, especie que dio origen a las autoflorecientes.

El uso del cannabis en Uzbekistán se considera algo tradicional y está aceptado socialmente. Se puede encontrar creciendo silvestre a orillas de carreteras y caminos, además de por campos de todo el país. Pero también existe mucho cannabis cultivado que como en la vecina Afganistán, termina en el mercado negro. La diferencia es que la gran parte del cannabis producido en Uzbekistán no sale de las fronteras. Es uno de los motivos del gran desconocimiento de la gran calidad de las hash plant uzbecas.

Una landrace de estas resinosas uzbecas terminó hace muchos años en manos de Kaiki. Según sus propias palabras, Taskenti tiene en su mayoría genes uzbeca y un toque de Northern Lights que ayudó a estabilizarla y aumentar la producción. Se intuye que podría ser un segundo o tercer retrocruce. Se trata de una clásica variedad índica, de crecimiento vigoroso, hojas de anchos peciolos y estructura piramidal. Ciertos fenotipos son especialmente productivos y algo común en todos ellos, es que son super resinosos.

Los cogollos son grandes, apretados y muy pegajosos. En extracciones de resina ofrece un gran rendimiento, además que el hachís que se obtiene de ella es muy genuino y de una enorme calidad. Aunque sin duda de lo mejor que posee es su excepcional sabor. Presenta toques a melocotones maduros con pinceladas a hachís que permanecen bastante tiempo en boca. Y los efectos pese a no ser excesivamente potentes, son muy calmados y llenan de paz interior. Pese a que hoy en día se encuentra fuera de stock, Cannabiogen de vez en cuando saca algunas ediciones limitadas que ningún buen amante de las variedades índica debería dejar escapar.

Más Artículos
Aeroponía o el arte de cultivar cannabis sin suelo
>