Variedades de leyenda: la historia de la G13

Una de las variedades más misteriosas de la historia es sin duda la G13. Su fama alcanzó su cota más alta en el año 1999 y siguientes, cuando en la película ganadora de 5 Óscar American Beaty la mencionan como la hierba más potente del mundo y una alteración genética desarrollada por el gobierno de Estados Unidos. Ésto no ha hecho más que agrandar una leyenda ya de por sí es digna de ser convertida en película.

Sus orígenes son muy inciertos, pues antes de que Nevil Schoenmakers la presentase en su banco The Seed Bank, no existía ningún tipo de referencia a ella. Según cuenta Nevil, durante las décadas de los años 60 y 70 un cultivador llamado Michael Hallaman comienza a adquirir y cultivar gran cantidad de semillas de cannabis, en su mayoría procedentes de Afganistán y traídas por soldados tras la invasión soviética. 

En una operación antidroga, le requisan todas las plantas y las semillas, que fueron a parar a manos de la CIA y del FBI. Un buen lote de semillas deciden enviarlo a la Universidad de Mississippi, donde el Dr Carlton Turne dirigía un proyecto de investigación sobre cannabis sativa y cannabis índica. Fue supuestamente aquí donde se modificó geneticamente, de ahí que sus niveles de THC superasen en algunos casos el 28%.

Nevil Schoenmakers consigue que Sandy Weinstein, trabajador en esta investigación de la Universidad de Mississippi le consiga sacar un esqueje de ella, con el que comienza a trabajar. Pronto, su banco The Seed Bank ofrece en su catálogo de 1989 G13 x Hash Plant y G13 x Northern Lights#2. El propio catálogo especificaba “La G-13 es una indica pura sobresaliente descubierta por el programa de investigación del gobierno en Mississippi. Ampliamente cultivada como una planta comercial de interior en los Estados Unidos, la G13 ha probado ser una de las mejores plantas de nuestra colección”.

 Una G13 con un nivel de 28% de THC

Otro de los bancos que por aquel entonces comenzaba a asomar en los inicios del boom cannábico en Holanda, Sensi Seeds Club, no duda en comprarle a Nevil toda la propiedad sobre The Seed Bank, genéticas incluidas. Era el nacimiento del Sensi Seeds que conocemos hoy en día. La revista High Times, poco después publicaba una foto de una G13, asegurando tener un nivel de 28% de THC. Sensi Seeds responde a este interés haciendo varios híbridos como G13 x Ortega, G13 x Northern Lights, G13 x Haze, G13 x Akunk y G13 x Northern Lights. Pasados unos años, la madre G13 está tan debilitada y muere.

Ésta es la historia de Nevil. Hace unos años, se preguntó a responsables de la Universidad de Mississippi en la década de los 80 y negaron cualquier investigación sobre el cannabis en esas fechas. Es un dato suficientemente esclarecedor para echar por tierra lo que en principio podría parecer un buen relato. ¿Pero entonces de dónde sale la G13? Lo que es indudable, es que se trata de una índica afgana, muy resinosa, apestosa y de enorme potencia. Las hipótesis apuntan a que probablemente detrás tenga otra interesante historia, pero que no vende tanto como la de una planta “modificada genéticamente”.

Más Artículos
La mejor guía para cultivar cannabis en interior del 2019, PARTE I
>