Venta de Cannabis legal en Valencia, abrió la primera tienda de España

Abrió el primer comercio en España,  Valencia,  que vende cannabis legal con alto contenido en CBD y con un contenido en THC que no supera el permitido 0,2%.

El cannabis con un contenido inferior al 0,2% de THC es legal en Europa, y por supuesto en España. En la ciudad de Valencia, una compañía austriaca, Magu CBD, ha inaugurado su primera tienda en el formato de franquicia. El éxito el día de su apertura fue tal, que se llegaron a quedar sin existencias para la venta a las horas de inaugurar el establecimiento en el centro de la ciudad de Valencia.

Los productos para la venta que se pueden encontrar en este comercio van desde flores o cogollos, extractos naturales, cristales, complementos alimenticios. Hasta dulces como chocolates con alto contenido en cannabidiol (CBD), y por supuesto, todos ellos con un mínimo contenido del cannabinoide psicoactivo THC (tetrahidrocannabinol).

Este último cannabinoide THC es el que hace que la marihuana y sus extractos sean ilegales, los productos comercializados en Magu CBD son extraídos de variedades de cannabis autorizadas (cáñamo) en la Unión Europea. Estas plantas y productos de cáñamo no superan el 0,2% de THC, por lo tanto, es una cantidad tan pequeña que el usuario no nota su psicoactividad pero, si puede beneficiarse de las ventajas terapéuticas del CBD o cannabidiol.

Foto Facebook

El Convenio sobre Substancias Psicotrópicas que la ONU firmó

En el Convenio sobre Substancias Psicotrópicas que la ONU firmó en Viena en 1971 el cannabis es una sustancia ilegal, pero el tratado deja muy claro que el compuesto químico y psicoactivo tetrahidrocannabidiol (THC), es el que está prohibido si se supera el 0,2%, mínima cantidad para que produzca algún efecto perturbador en el organismo.

La administradora del local, Zoila Zoca, le dijo a la agencia EFE, “Nosotros no trabajamos con THC, ninguno de nuestros productos tiene más del 0,2 por ciento”. Soca recuerda sobre su legalidad que “ya se revisó en el convenio de Viena” y que hace unos meses la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció, a través de una recomendación pública, que el CBD no se catalogaba como droga.

Su propietaria dice que legalidad viene porque solo venden productos y flores extraídas de las variedades certificadas por la UE, “cultivamos solo las plantas que están permitidas por la Unión Europea, un total de nueve variedades, que tienen menos de ese 0,2 %”. “Todas nuestras variedades son de esas nueve semillas, tienen un seguimiento desde la compra de la semilla hasta el empaquetado, y se realizan análisis en varios laboratorios independientes”, dice Soca a EFE sobre el proceso que garantiza que se trata de una sustancia libre de THC.

  • Más Artículos
    LEGO mira al cáñamo
    >