Etiquetas Posts etiquetados con "Abogados"

Etiqueta: Abogados

por -
0 327 vistas

Por Diana.- “Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”

La de arriba es una frase típica de los abogados para intentar desquitarse de, algún modo, de esa mala fama del “todo vale”. Si bien hasta el momento la gente ha sido testigo del “Abogado del Diablo”, ahora llegan los “Abogados del Cannabis” , ni qué decir tiene, con una misión bastante distinta y mucho más loable que el anterior.

Resulta que existe una gran confusión en torno a lo que es legal y lo que no en cuanto a cannabis se refiere. Un gran espacio para las interpretaciones y lagunas legales lo suficientemente grandes como para pasar de la multa a la prisión de un solo salto. Así pues, ¿Dónde está el limite? ¿A qué se tiene derecho y a qué no?, ¿qué está tipificado y, por ende, castigado por la ley?

Las reglas del juego pueden llegar a ser difusas y muy complicadas, incluso para los más expertos. Cada avance y cada progreso en la materia viene de la mano de un sinfín de dudas y preguntas sin respuesta. Y como no hay problema sin solución, ha surgido una nueva tendencia, útil y singular a partes iguales: Los Abogados del Cannabis.

Giro de 180° en los Despachos Legales

No en vano se dice aquello de “renovarse o morir” así que los despachos jurídicos han hecho lo propio y dándole una vuelta de tuerca al asunto han decidido ponerse de parte del “pueblo llano”. En efecto, aquellos a los que antes perseguían buscando el pago de una sanción administrativa o, porqué no, una temporada entre rejas, son ahora sus clientes. Cosas de la vida.

El panorama cambia a un ritmo vertiginoso y, cada vez más, usuarios medicinales o recreativos se ven envueltos en problemas por algo tan simple como es el consumo propio. Ahora los juzgados se abarrotan, sin sentido, de ciudadanos corrientes que no están cometiendo ningún delito.

Los profesionales legales reafirman varias “verdades universales” que rodean a la preciada y perseguida planta, tales como que comerciar con semillas de cannabis no es delito, que “no existen informes que avalen que la marihuana es más perjudicial para la salud que el alcohol” y que, palabras textuales, “no es lo mismo tener un kilo de marihuana en tu casa, todo junto, que repartido en bolsitas y con una báscula para medir junto a dinero en efectivo”. Más claro, el agua.

El hecho es que se ha demostrado infinitas veces que el consumo terapéutico  y el uso medicinal en general, benefician a los usuarios y que éstos, haciendo uso de sus propias libertades individuales, consumen cannabis precisamente porque notan mejoras físicas y psicológicas. Cierto es que, dadas las estrictas restricciones legales de algunos países, un gran número de pacientes lo usa sin prescripción medica pero aun sabiendo las penas que esto acarrea los buenos resultados hace que, para ellos, el riesgo valga la pena.

Controversia

La legalidad del cannabis y su respectiva regulación es un tema que lleva creando controversia y debate varios años alrededor del mundo. Así pues, las normas cambian enormemente de un país a otro y mientras en algunos lugares el uso y consumo está castigado con penas aterradoras, en otros está siendo cada vez mas aceptado.

El 2013 ha sido un año clave para los avances a nivel legal. EE.UU abrió la veda y sorprendió al mundo permitiendo el uso medicinal (y posteriormente recreativo) del cannabis. Le siguieron de cerca importantes países de América Latina, tales como Uruguay y México, creando respectivos debates.

Holanda por su parte, de ser el país mas progresista, recientemente ha dado pasos hacia atrás en su tolerancia característica, generando una política estricta muy diferente a la de la década pasada. Un claro ejemplo es como, actualmente, en las regiones del sur, solo se permite consumir cannabis en los coffeshops a los residentes en los Países Bajos. Es decir que no se permite la entrada a turistas, algo impensable hasta el momento.

Invertir la carga de la prueba

ley_cannabis (1)Éste es el sistema utilizado actualmente por los abogados. Igual de legal e igual de válido que otras tantas técnicas.

Parece un tanto complicado pero no lo es. El hecho es que, teniendo en cuenta el onus probandies decir el principio jurídico que señala quién está obligado a probar un determinado hecho ante los tribunales, los “abogados cannabicos” tratan de darle una vuelta de tuerca al asunto. Su técnica consiste en “invertir la carga de prueba” por la cual, serán los “denunciados” (en este caso, los consumidores de cannabis) los que deberán demostrar ante el juez que no estaban cometiendo ningún delito; ésa es una buena estrategia dado que el “acusado” no deberá prestarse a juicios ilógicos del denunciante en cuanto a su conducta, sino que tendrá la opción y derecho de demostrar, (por supuesto de manera fehaciente y leal), que su conducta no era constitutiva de delito.

Así de simple.

Para demostrar que, en efecto, no cometen ninguna ilegalidad deben convencer al juez de que el consumo es puramente personal. Para ello, dan detalles de su vida privada, de sus hábitos de consumo e incluso, tal y como afirman algunos expertos, a veces se intentan rebatir los informes sanitarios ya que “en ellos se incluyen todos los elementos de la planta que no se consumen”, algo que, sorprendentemente, puede perjudicar enormemente al acusado.

Curiosamente, al final la absolución depende más de la interpretación que haga el respectivo juez de la norma, que del conjunto de pruebas aportadas. Algunos abogados luchan fervientemente por demostrar que su cliente estaba consumiendo cannabis de manera terapéutica pero eso, al parecer, es algo secundario. Como hasta el momento no se ha sentado demasiada jurisprudencia al respecto, los criterios para tratar estos casos son, todavía a día de hoy, algo difusos.

Consumo propio

La práctica ha demostrado que, en la mayoría de casos, la gran distinción que realizan los señores jueces y fiscales es si se trataba de autoconsumo o no.  Por ello, se tendrán en cuenta elementos clave como por ejemplo si el acusado tiene en casa bolsitas para guardar la marihuana y luego venderla, balanzas de precisión , grandes cantidades de dinero, o cualquier otro indicio que sin duda señale al individuo como posible traficante y no como consumidor individual (sea medicinal o recreativo).

Cierto es que, a los jueces, no se les debe subestimar nunca. Ellos saben perfectamente como funciona la ley y los recovecos que ésta esconde así que de nada sirve hacerles creer que todo ha sido un malentendido. Ellos tendrán en cuenta tanto la condición personal del cultivador como la cantidad de marihuana que éste poseía. Los expertos en ley conocen profundamente la situación actual y la estricta regulación que existe alrededor del cannabis. Para ellos, no es ilógico que el usuario final prefiera plantar cannabis entre las seguras paredes de su casa que acudir al mercado negro El problema surge cuando, el hecho en sí, es ilegal y considerado delito en muchos países. Ahí se encuentra la gran dificultad, en que el fin no siempre justifica los medios. Al menos no en estos casos y eso es, precisamente, lo que intenta cambiarse.

La pregunta es, ¿un individuo, por fumar marihuana en casa o por plantar semillas de cannabis, debe compartir celda con un traficante? ¿sería eso justo?.

Para muchos la respuesta obviamente es NO. No sería justo pero, para otros, ciertas acciones, sin duda, deben ser castigadas. De manera desproporcionada o no, ésa ya es otra historia.

shutterstock_70285381-300x211Lo que está claro es que los procesos judiciales, ya sean penales o administrativos, han aumentado enormemente. Por otro lado, no es un secreto que, la mayoría de veces, los que se ven envueltos son los pequeños consumidores, razón por la cual los despachos jurídicos no se lo han pensado dos veces a la hora de prestar asesoramiento y protección legal a estas “nuevas víctimas”. Puede que sea porque la demanda fuerza la especialización de los abogados en este ámbito o bien porque al fin, en determinados sectores, se apoya la descriminalización del cannabis. De un modo u otro, el resultado es que, por primera vez, se están tomando en serio este tipo de casos y no se apunta al usuario particular con el mismo dedo con el que se apunta al traficante.

Sensi Seeds apoya los movimientos sociales que luchen por la descriminalización del consumo medicinal o recreativo del cannabis, abogando por el ejercicio independiente de los derechos y libertades individuales. Por Diana

Fuente SensiSeeds

 

por -
0 428 vistas

logo-brotons-albertLa demanda de pequeños consumidores fuerza la especialización de bufetes

Los jueces aceptan ya la tesis terapéutica si las cantidades son pequeñas

‘La clave son los indicios, no es lo mismo un kilo en bolsas que todo junto’

El eterno debate sobre la legalización de la marihuana para consumo propio o uso terapéutico ha empujado a un puñado de abogados a crear despachos especializados en estos asuntos. Desde ahora, fumarse esta hierba o plantarla no tiene por qué conllevar una condena penal.

Las cifras hablan por sí solas: hasta junio la Fiscalía Antidroga de Alicante había decomisado cerca de nueve toneladas de plantas de marihuana y los procesos penales relacionados con pequeños consumidores se han disparado en los juzgados valencianos. Sobre todo, porque comerciar con semillas no es delito. La demanda social ha jugado un papel clave en la especialización de estos despachos.

Bertomeu & Albert es uno de ellos. Están localizados en el barrio de Benimaclet, en Valencia, pero trabajan asociados con el estudio jurídico de Pinoso, Brotons & Albert, un despacho dirigido por Héctor Brotons, asesor jurídico de la Asociación de Estudios del Cannabis de Alicante. En Valencia, Joan Bertomeu (que también es criminólogo) y Andreu Moreno dirigen las investigaciones. Los dos acaban de incorporarse al mercado laboral y aseguran que trabajo en el despacho no les falta, precisamente, por el aumento de pleitos relacionados con este consumo.

Ambos coinciden en que no existen informes que avalen que la marihuana es más perjudicial para la salud que el alcohol, por ejemplo, y que su legalización acabaría con la venta en el mercado negro. Pero ¿cómo consiguen convencer al juzgado de que sus clientes tienen plantas para autoconsumo? La clave, las pruebas indiciarias y lo abstracto del delito por las opiniones enfrentadas sobre las cantidades fijadas como autoconsumo.

«Nuestro sistema implica invertir la prueba» ya que «impugnamos los análisis de Sanidad porque en ellos se incluyen todos los elementos de la planta que no se consumen», explica Bertomeu. También «los detalles de la vida personal» del imputado como si tiene trabajo o dispone de recursos. «Los indicios son fundamentales, porque no es lo mismo tener un kilo de marihuana en tu casa todo junto que repartido en bolsitas y con una báscula para medir junto a dinero en efectivo», completa Moreno.

Estos dos jóvenes valencianos no sólo consiguen absoluciones en juicios, sino que muchos asuntos se archivan en instrucción. No obstante, admiten que en la evolución de los procesos influye, en gran medida, la interpretación de la norma que hagan jueces y fiscales.

El consumo terapéutico es otra de las áreas en las que trabajan. Bertomeu confirma que hay juzgados que ya aceptan esta tesis porque demuestran «que consumiendo cannabis recupera las ganas de comer o ve reducidos los dolores que parece» por lo que ese cultivo se despenaliza. «No hay ningún régimen que reconozca la realidad terapéutica, pero es una prueba del consumo, es decir, lo archivan no porque sea consumo terapéutico sino porque es autoconsumo», puntualizan.

Pero Joan y Andreu no son los únicos abogados especializados en estos asuntos. Cannabis Consulting Abogados, de Clara Colomer, es otro estudio dedicado «al asesoramiento y defensa jurídica integral de cultivadores de cannabis, asociaciones y clubes de consumidores, tiendas especializadas en cultivo de marihuana y bancos de semillas». Con Colomer colabora un ex magistrado jubilado, Juan José Madrid, y todos cuentan con «amplía experiencia y especialización en la defensa de cultivadores privados».

logo (12)Según señala Colomer, no existen «criterios jurisprudenciales homogéneos y uniformes para concretar la cantidad de estupefaciente marihuana que puede obtenerse del desarrollo de una concreta actividad de cultivo de plantas de cannabis». Un extremo que «dependerá, en cada caso concreto, de los criterios empleados por el laboratorio».

El denominador común de estos despachos es su colaboración con publicaciones especializadas en cannabis que apuntan a los movimientos sociales como la mejor vía para su legalización.

Publicado en ElMundo