Tras casi un año preso, la justicia argentina libera a un cultivador

El sistema judicial argentino sigue castigando con penas ridículas el autocultivo y perjudicando la vida de cientos de personas que solo buscan bienestar.

justicia
Macfoto

La justicia argentina sigue castigando con penas ridículas el autocultivo y perjudicando la vida de cientos de personas que solo buscan bienestar.

El jueves, la balanza de la Justicia hizo un poco más de peso para el lado de los cannabicultores, con la liberación de Damián Raña.

El joven vive en Ensenada, a 60 kilómetros al sur de la ciudad de Buenos Aires, y en junio de 2019 la policía lo detuvo en forma irregular, según publica La Izquierda Diario.

Damián, que usaba cannabis contra dolores de tumbas heridas pero lo encausaron como “narco”, se convirtió en una bandera para la disgregada militancia argentina.

Tras meses de silencio, el Poder Judicial modifica la carátula y lo liberó.

Damián estuvo casi una vez meses con prisión preventiva. Entre el 23 de junio y el 5 de diciembre, el joven de 28 años pasó por dos comisarías y una alcaidía del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Durante esos cinco meses su familia salió a las calles a reclamar justicia y libertad en un caso absolutamente bochornoso.

En Argentina, las cárceles están sobrepobladas en gran medida por millas y millas de jóvenes con presuntos delitos cometidos en el marco de la anticuada Ley de Estupefacientes 23.737, que castiga el cultivo con una pena similar a la de homicidio.

Hasta el jueves sobre él pesaba un proceso penal por el supuesto delito de “cultivo de plantas y guardado de semillas para producir estupefacientes y de materia prima destinada a su producción o fabricación”, un delito que contempla penas de entre cuatro y 15 años.

La defensoría oficial, patrocinante de Raña, había pedido el cambio de carátula de la causa, ya que todas las luces se habían de un despropósito acusado de narcotraficante.

Beneficio para su salud

Un informe médico del Hospital San Martín certifica que lo que Damián hizo era totalmente lícito y busca un beneficio para su salud.

Sin embargo, el juez Agustín Crispo, titular del Juzgado de Garantías 6, rechazó ese pedido.

Luego, de varias apelaciones, ahora sobre él pesa un proceso por el supuesto delito de “cultivo para el consumo personal”; que determina una pena máxima de dos años, es decir que es excarcelable.

En diálogo con La Izquierda Diario Luis Raña, el padre de Damián, dejó un mensaje emocionado para conocer la noticia de la libertad de su hijo: “Gracias a todas las personas que se solidarizaron con Damián, por haber creído en nuestra verdad y por no habernos abandonado nunca. No tengo palabras para agradecer todo lo que hicieron. Ahora vamos a seguir nosotros apoyamos las luchas que hay por delante ”.

“Hoy fui notificado que recuperé mi libertad, después de casi un año de espera y lucha se hizo justicia como debe ser, como no tuvo que haber pasado”; dijo el propio Raña en un vídeo casero (abajo) con el que celebró su libertad.

El joven, visiblemente emocionado aprovechó para “agradecerles a todos, porque sin la organización de toda la gente esto tuvo otro final, estoy muy agradecido”.

“A la Alcaidía Petinatto (lugar de detención) ya entré hablándole a todo el mundo del cannabis; de sus propiedades y de que no está bien que me metán preso por cultivar”, entrevista en una entrevista anterior con el mismo medio.

“Cuando estoy haciendo la necesidad de entrar, mientras hablaba de eso, se juntaron varios penitenciarios alrededor y yo escuchaban con mucha atención, les interesa conocer la receta del aceite porque tienen varios familiares o conocidos que lo necesitan. Eso fue muy loco también, me escuchaban muy interesados ​​pero al rato ellos mismos me terminaron metiendo en la celda ”, sonriendo sonriendo.

Hoy Damián ha vuelto a su casa, y se hizo justicia.

Más Artículos
Argentina, Gobierno estudia legalizar la marihuana
>