Aprende a hacer ñoquis cannábicos con esta sencilla receta

Los ñoquis o “gnocchi” en italiano, es un tipo de pasta muy típico de la comida tradicional de Italia. Se trata de una receta humilde...

Los ñoquis o “gnocchi” en italiano, es un tipo de pasta muy típico de la comida tradicional de Italia. Se trata de una receta humilde que tiene sus orígenes hace casi dos siglos, cuando los señores feudales decidieron subir los impuestos para el uso de los molinos de su propiedad. Ésto elevó el precio de la harina, por lo que los campesinos decidieron sustituir la harina por puré de patata. Su traducción al español es bollo o pelotita, no hace falta decir que en referencia a su pequeña forma de canica. Sus ingredientes básicos son patata, harina, yema de huevo y sal, pero admite muchísimos otros como espinacas, plátano, queso ricotta. Generalmente se usa como acompañamiento de cremas de queso o salsa de tomate.

En nuestro blog cannábico adaptamos como es habitual todo tipo de recetas para incluir cannabis. Es una forma saludable para consumirlo y también divertida ya que la cocina cannábica es mucho más de bizcochos y galletas. Puesto que los ingredientes de los ñoquis no admiten ingredientes grasos pues se endurecerían en exceso, hemos optado por añadir el cannabis a una deliciosa y sencilla salsa de nata, bacon y queso. Puedes fácilmente sustituir los ingredientes de la salsa por otros más a tu gusto, como gambas, anchoas, setas, carne picada…

INGREDIENTES PARA LOS ÑOQUIS

  • 500 gramos de patatas
  • 100 gramos de harina de trigo
  • 1 yema de huevo
  • Sal

INGREDIENTES PARA LA SALSA CANNABICA

  • 400 ml de nata para cocinar
  • 5 gramos de cannabis
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla
  • 100 gramos de bacon
  • 50 gramos de queso rallado

ELABORACIÓN

Hacer las dos elaboraciones a la vez no será demasiado complicado. Por un lado lavamos bien las patatas y las ponemos a cocer enteras y con piel, ya que ésto hará que la patata no absorba agua durante la cocción. Depende del tamaño de las patatas, pueden tardar unos 15-25 minutos.

Por otro lado en un cazo, añade la nata y los cogollos de cannabis e infusiónalo durante unos 30 minutos a 120º. Debemos remover cada poco tiempo para evitar que la nata se nos derrame. Pasado este tiempo colamos para retirar la materia vegetal y reservamos.

Las patatas que ya deberían estar cocidas, las dejamos que se enfríen hasta que podamos pelarlas sin quemarnos. No debe estar frías del todo en el momento de amasar, ya que será más complicado trabajarlas. Con la ayuda de un pasapuré o un tenedor, haremos un puré de patata homogéneo y sin grumos.

Echamos harina en la superficie donde vayamos a trabajar la masa para que no se pegue. Empezamos haciendo un volcán con el puré de patata, añadiendo en el hueco la yema de huevo batida y una pizca de sal. A medida que vayamos amasando, iremos añadiendo harina en pequeñas cantidades.

La cantidad de harina dependerá de la cantidad de humedad de la patata. Debe quedar una masa blanda, flexible y que no se pega a los dedos. Tras ésto, hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar unos 10-20 minutos mientras continuamos ahora con la salsa.

Pica fino el ajo y la cebolla y sofríelo en una sartén. Cuando estén dorados, añade el bacon en pequeños taquitos. Deja que se dore también un poco, a continuación añade la nata cannábica y para terminar el queso rallado. Deja a fuego muy suave para que vaya reduciendo el contenido de agua y ganando espesor.

Con la bola de masa hacemos rollitos largos de aproximadamente 1,5 cm de grosor. Y de cada rollito, iremos cortando con un cuchillo porciones de unos 2cm. Los ñoquis tienen unos característicos surcos que se pueden hacer con un utensilio específico o con un simple tenedor. Ayudará a que después la deliciosa salsa cannábica los impregne mejor.

En una olla añadimos dos litros de agua y 20 gramos de sal, y la ponemos a fuego fuerte. Cuando hierva el agua, vamos echando los ñoquis en tandas pequeñas para que no se peguen. Al principio veremos como las pequeñas bolitas se al fondo de la olla, para pasados unos momentos comenzar a flotar. Ése sería su punto exacto de cocción.

Los ñoquis una vez hechos se deben servir inmediatamente. Cuando reposan, la masa se humedece y quedarían excesivamente duros. Tan sólo te queda añadirles la salsa cannábica que hemos preparado y disfrutar de esta sencilla y tan tradicional receta. Los ñoquis se pueden congelar antes o después de cocerlos en el caso de que te salgan muchos. Después no hace falta descongelarlos, simplemente hervimos y listo.

Más Artículos
Estudio, cannabis medicinal mejoraría la calidad de vida relacionada con la salud
>