Etiquetas Posts etiquetados con "aceite cannábico"

Etiqueta: aceite cannábico

por -
0 1.256 vistas

La elaboración es básicamente la misma que se emplea en la fabricación del aceite cannábico y hasta de la mantequilla cannábica.  Esencialmente el mismo proceso. Por eso recomendamos tener siempre reservas listas en casa.   En mi caso suelo tener la mantequilla cannábica lista en barras y guardadas en el congelador y el caso del aceite lo tengo listo en frascos de cristal de entre 50 gr a 100 gr y guardado en la nevera.

Antes de hacer el aceite de cannabis es necesario determinar cuál aceite que deseas utilizar. Los aceites que utilizo con más frecuencia son de oliva, coco y canola (o colza).

THC es liberado en el aceite durante el proceso de calentamiento y el aceite por su alto aporte de grasa absorber la mayor parte de THC de la planta. De oliva y de coco tienen un mayor contenido de grasa que la canola.  Pero atención, no deben ser calentados a una temperatura muy alta. El aceite debe estar en la temperatura ideal para que el cannabis pueda liberar efectivamente el THC.

Me gusta usar para recetas dulces, postres, batidos, la mantequilla y / o el aceite de coco para la mayoría de los postres y el aceite de oliva y/o de canola para las recetas salados.

Comencemos

Ingredientes:

  • 30 gr de marihuana (tallo, ramas, cogollos y restos)
  • 2 Tazas de aceite de coco (o el que elijas a tu gusto)

Preparación:

  • Sigue el proceso que utilizamos en la elaboración de la mantequilla cannábica, te dejo el link, es muy fácil de hacer. AQUÍ
  • Dejamos reposar toda una noche y mas si fuese necesario en la nevera, hasta que veamos una capa solida

Y listo para usar en nuestras recetas.

¡ADVERTENCIA!

La subida y la duración de un colocón varía mucho dependiendo de si se ingiere o se fuma la marihuana. Cuando se fuma, el subidón llega unos cinco o diez minutos después. Cuando se ingiere, puede pasar una hora o más hasta que se note el subidón. Dado que el efecto psicodélico deseado no se percibe inmediatamente, a veces se cae en la trampa de seguir comiendo, hasta acabar en una sobredosis. ¡Y todavía puede ser peor dado que es posible que el colocón dure cinco horas o más! Por eso, aunque tu cuerpo esté acostumbrado a los porros, vigila la cantidad de marihuana que consumes en una comida: más vale no repetir que arrepentirse después. Si no cultivas tus propias plantas, averigua de dónde proviene la hierba y asegúrate de que los cogollos no han sido regados con pesticidas u otros compuestos químicos que puedan ser nocivos.